30 mar. 2016

Miedo y Circo, de Antoni Puigvert

Dejo un extracto del artículo del periodista Antoni Puigvert y el enlace al mismo. Y sí, siempre en los períodos de transición de un viejo mundo a un nuevo mundo, reaparecen los monstruos, que vivían en estado latente, como en los Años Oscuros, cuando cayó el Imperio Romano, por poner un ejemplo. Poco de lo de ayer me va a servir, así que debo comprar gaseosa.
Aquí el enlace: Miedo y Circo. La Vanguardia. . Para pensar un rato.

«Es evidente que la ciudadanía no tiene conciencia de este contexto severísimo, acostumbrada como está a la información reactiva y sentimental. Una espiral de emociones rodea a cada noticia trágica (los atentados de Bruselas, por ejemplo) hasta que es sustituida por una espiral emotiva de carácter banal (por ejemplo: la muerte de un héroe del fútbol). Esto explica que los profesionales de la política puedan dedicarse a la politiquería y a los pactos de feria, sin que se produzca una reacción cívica de fondo. Ningún clamor social se ha producido en estos meses de interinidad a favor de un pacto estratégico para hacer frente a los retos colosales de la realidad.»

Share/Bookmark

23 mar. 2016

Igor visita el Fnac

¡Oh, cuánto tiempo sin verte Fnac! Tras años, el viernes pasado volví a pisar la megasala Fnac de Plaça Catalunya, cargada de libros, pero menos, cargada de juegos de PC, pero menos, cargada de cultura, pero menos. Lo cierto es que mi mujer estaba en una tienda gigante de cosméticos, dos pisos más abajo, una catedral, un enorme disco de eróticas luces consagrada a la vanidad femenina, como los coches caros lo son para la vanidad de muchos hombres.
En fin, que subí al Fnac en lugar de deambular entre espejos, neones y barras de labios de infinitos colores. Primera observación empírica: la sección de libros ha empequeñecido, y viendo la de discos y cds, que es poco más que un quiosco, el proceso de empequeñecimiento seguirá. La sección de Fantasía ha adelgazado hasta el grosor de una compresa de verano. La sección de policíaca también ha perdido peso. El merchandising (muñecos, accesorios, logos, llaveros, porquerías varias) crece. Las aspiradoras también se venden en Fnac y requieren espacio. La sección de poesía de Fnac es digna del Mercadona. Había poca gente, y eso que era viernes por la tarde. Solo dos secciones estaban abarrotadas: la novela romántica y la sección de autoayuda, la más llena, la que más pasta mueve. La crisis sigue ahí y no tiene prisa por marcharse. De la Iglesia católica no sabemos nada, excepto malas noticias. El bombardeo de información al que nos someten es insostenible, al menos para mi pobre cabeza, y los referentes que nos ponen para alcanzar la ansiada, imposible y resbaladiza felicidad son sencillamente mundos imaginarios que nada tienen que ver con las calles frías y sucias de mi barrio de este mes de marzo del año del señor del 2016. Eclosionamos, compramos libros de autoayuda, seguimos aferrados a no pensar nunca, pillados los dedos en el fotograma sin fin del Smartphone. ¿Habrá gente con el cuello doblado hacia abajo y las falanges de los dedos convertidas en papilla en pocos años?

Volveré al Fnac un año de estos. Quizá haya crecido en 2019 la sección para conseguir el “éxito pasivo”: cómo ser rico, cómo ser feliz sin esfuerzo, como adelgazar comiendo como una morsa hambrienta sin esfuerzo, cómo dejar de fumar (ese me lo pido) sin sufrir, cómo montar un startup que no muera en dos días y cosas así. Quién sabe. Si lo recuerdo, lo escribo.

Share/Bookmark

10 mar. 2016

Una poesía árabe y romántica

poesia arabe romanticaUna poesía arrebatadoramente romántica de un poeta que habló sobre el amor con un estil directo poco usual hoy. Su nombre era más largo que un día sin pan: Jamil ibn Abdallah ibn Ma’amar al-Udri. Fue llamado “Yamil Buzaina”, para abreviar, por el nombre de la mujer que lo rechazó, su amada Buzaina. Hasta podría tener todo esto un punto de humor, ser recordado por el nombre de la mujer que lo dejó plantado. Y esto que hablamos de una época lejana, en el mundo árabe, ya que Jamil nació en el año 660 y murió en 701 en la actual Arabia Saudí. El poema destila más libertad de la que hoy parece destilar el mundo. Es un poema, este a Buzaina, fenomenal. Directo, con unas imágenes sencillas y al tiempo verdaderas, potentes. Leerlo fue una sorpresa.


A Buzaina

El día en que no veo tu mensaje
o no nos encontramos,
es largo como meses.
¡Ojalá que ahora mismo me muriera,
si el día de nuestro encuentro
no se hubiera aún fijado!
No creas que, obediente, te dejé:
sería algo asombroso
-¡por tu vida!-
que a ti se te dejara.
Te amaré mientras viva. Y cuando muera,
mi eco seguirá al tuyo
por las tumbas.
Prendado estoy, de ti y de tus promesas,
como el pobre lo está del opulento.
Y es que tú,
y todas las promesas que me hiciste,
no sois mas que el relámpago
de una nube que aún no ha dado gota.

Incluido en Poesía árabe clásica oriental (Litoral. Revista de la poesía y el pensamiento, año XVII, nº 177, Málaga, 1988, selec. y trad. de Pedro Martínez Montávez).

Share/Bookmark

5 mar. 2016

Niños. Un poema que autocensuré

Resulta difícil explicar la autocensura y sus razones. Lo cierto es que la practiqué en esta poesía que debía ir incluida en el libro de Canciones de Hierro. Es una visión sobre los niños. Una visión descarnada. Luego, decidí que no coincidía del todo con lo que pienso. Que fue un momento, un chispazo, que quizá faltaba a mi propia verdad. O quizá sea esta la verdad. No lo sé. De un lado a otro de la frontera todo es confusión. Dejo el poema, ni que sea como testimonio de.

Niños.

Antes, me acercaba a los niños
y les decía: «Hola, niños,
¿qué tal va eso?».
                              Ahora no.
Los niños piden mucho.
Piden que los mires y rías,
que juegues con ellos al balón
que les digas los guapos que son
y lo bien que lo hacen todo.
Luego se olvidan de ti
y a otra cosa, a otro juego,
en un carrusel de probar cosas
hasta que se ponen a trabajar.
Si los veo, cambio de acera
sin excepciones.
                            No voy a hablar
más con ellos y, además,
no tengo nada que aportar.



Share/Bookmark

1 mar. 2016

El peluquero de señoras contraataca


Tras pensar mucho, pero mucho, mucho, mucho, he intentado sintetizar al máximo la actual situación política en España en tan solo tres frases, que bien mirado, no es mucho. Ahí dejo mi concienzudo análisis del ruedo.


El peluquero de señoras contraataca.
El chico de la copistería se enfada.
Y el rey pasmado no dice nada.

*inspirado en los comentarios de un actriz retirada cuyo nombre, lo lamento, no consigo recordar.

Share/Bookmark