4 dic. 2010

La Flecha Negra, Stevenson

La Flecha Negra, la novela de aventuras medievales de Stevenson. Aventuras, guerras, amores, ambiciones y disputas y el bosque como territorio libro. Una novela juvenil que se lee maravillosamente bien a cualquier edad. Hoy se puede comprar como libro o como ebook en los formatos habituales de epub, mobi, pdf, kindle, etc.

Estoy convencido de que esta gran novela de aventuras medievales ha tenido y tiene una influencia directa en toda una generación de escritores de fantasía épica, especialmente entre los anglosajones. Leyendo Canción de Hielo y Fuego lo pensé, por ejemplo. A veces tenía la sensación de pasear por los oscuros bosques de Tunstall en lugar de Invernalia. ¿Está olvidada La Flecha Negra? ¿Soy yo que estoy susceptible? Si te gustan autores como Kipling, Tolkien, George R.R. Martin o Wells, ¡agarra esa flecha voladora!

descargar gratis flecha negra

Novela epub flecha negra
Libro Aventuras
«Zumbó la flecha en el aire como un avispón enorme (…) No se movía una hoja. Las ovejas ramoneaban plácidamente; los pájaros habían vuelto a posarse. Pero en el suelo yacía un viejo con una flecha de veintisiete pulgadas en la espalda
Está disponible La Flecha Negra en papel y en formato ebook, en pdf, epub, kindle y otros. R.L. Stevenson parece que pudiera acometer cualquier empresa. Desde el terror y el análisis del alma humana de Dr. Jekyll and Mr. Hyde, una novela contemporánea de su tiempo, hasta este libro, ambientando en la Guerra de las dos Rosas (la blanca de York, la roja de Lancaster), en la fascinante Inglaterra feudal. The Black Arrow narra el paso de la adolescencia a la edad adulta de su protagonista, Richard Dick Shelton, forzado por la violencia y la permanente injusticia que imperan en su condado, gobernado con mano de hierro por uno de los mejores malos de la literatura (¡y recordad al señor del loro, también de Stevenson!), Sir. Daniel Brackley, que bien merece un capítulo aparte, y es además el tutor del joven Dick.

Así, en este camino y descubrimiento del mundo, el inocente Dick Shelton inicia un periplo que lo llevará a convertirse en caballero, en un final salpicado por la sangre de una de las mejores batallas narradas en una novela, la de Shoreby. Una batalla que es un manual de cómo escribir batallas.

«Y ahora los peones de la plaza retrocedieron a la carrera en todas direcciones. Los jinetes, que habían estado aguardando en fila de a dos, picaron espuelas de repente, convirtiendo su flanco en su frente y, veloces como la víbora al morder, la larga columna vestida de acero se lanzó sobre la deshecha barricada.».
Y tras alcanzar la gloria, el joven reacciona de un modo un tanto extraño, en el que Stevenson ofrece una conclusión atípica e inteligente. También, como en el Dr. Jekyll, hay una reflexión moral.
Entremedio, una historia de amor muy lograda, convincente, con una dama muy diferente a las que pueblan los cuentos de hada de Disney, que tanto mal han hecho a la humanidad. El encuentro con los emboscados, arqueros feroces de flechas negras capitaneados por John Amend-all, una historia de venganza, el desencanto al descubrir qué sucio puede ser el mundo, la voluntad de un hombre en reestablecer eso de lo que andamos cojos, la justicia. El capitán Arblaster, un secundario impagable, y un sinfín de escenas dotadas de dos cosas importantes para hacer que una lectura sea amena: intensidad y credibilidad. Pues casi toda la narración parece extraída de una realidad, aunque lejana. Una novela catalogada de juvenil pero que es para todos los lectores.

¡Ah! Pero, ¿no he mencionado el misterio que esconde esas malditas flechas negras? En las saetas se puede leer:

Tenía en el cinto cuatro flechas negras por las cuatro penas que he soportado
y para los cuatro hombres malvados que nos tiranizan y nos atropellan
Una dio en el blanco, una ya acertó pues al viejo Appleyard muerto lo dejó.
Otra, Master Hatch, para vos,
no miento por quemar Grimstone hasta los cimientos.
A Oliver Oates otra irá a parar que a Sir Harry Shelton mandó degollar.
Y para Sir Daniel la cuarta será y todos dirán que bien hecho está.
Cada cual tendrá lo que ha merecido una flecha negra por cada maldad y ahora caed de rodillas, rezad
¡porque ya estáis muertos, vosotros, bandidos!.
Como apunte final, decir que el autor escocés traza hacia el final del libro un personaje formidable. Ni más ni menos que Ricardo III; el último rey de la casa de York y el último muerto en batalla. William Shakespeare lo maltrató, presentándolo como un cobarde, nada más lejos de la realidad. Richard III fue un militar experto y temerario. Ya se sabe que la historia la escriben los vencedores, como en el caso de griegos y persas. Y ya se sabe, que, muerto Ricardo III “el jorobado”, llegaron los asquerositos de los Tudor.


Nota1: Hay una organización en Inglaterra dedicada a la restauración de la memoria pisoteada de Ricardo III. ¡Viva York! No recuerdo su nombre. ¿Alguien sabe algo?

Nota2: Hay mucho y muy interesante cine acerca de Ricardo III.¿Es una amenaza de futuro? Sí.

Nota3: Estudios recientes indican que en la batalla de Bosworth, donde murió el rey, y ganaron los Tudor (Enrique VII), en lugar de tantas ballestas y espadas se emplearon también armas de fuego e incluso las primeras piezas de artillería. Pero claro, eso se sabe ahora, en 1888 era imposible de imaginárselo.

dibujos flecha negra stevenson
Ilustración de N.C. Wyeth

Share/Bookmark

18 comentarios:

  1. ¿Todo eso puede leerse en las flechas? Imagino que será en un pliego enrollado, porque si está grabado, menuda faena. No he leído la novela, pero la historia es buena, montada en una Inglaterra convulsionada por la Guerra de las Dos Rosas. La peli sí la he visto, pero sin duda no hay color...

    Sobre las rosas blanca y roja, siempre me gustó -como aficionado a la heráldica y humildemente estudioso de ella que soy-, la conjunción que de ellas hicieron los Tudor, convirtiendo su rosa en roji-blanca (¿no hay una equipación de fútbol de ese color? Estas chorradas es porque no he tomado las pastis para el TOC todavía juas...).

    Sobre Ricardo III pues la verdad es que Tomás Moro se tiró de la moto e inventó su fea historia para ensalzar la de sus amo Tudor, y como bien dices, Shakespeare se aprovechó de ello. No obstante, los manejos de Ricardo III para la ilegitimización de sus sobrinos es obvia, y la desaparición "misteriosa" de los mismos en la Torre son ciertas, así que esas cosas "terribles" que se le atribuyen parece ser que son verdad. Era malvado.

    Enrique VII y sus historias con los niños-reyes "suplantadores" en la Torre, también se las traen... El Tudor fue un portunista y un usurpador, pero yo lo calificaría de rey por derecho de conquista, y no ha sido el único.

    ¡Buuuuf, como estoy dando la brasa! Menos mal que tus asiduos no me leerán porque morirían del tedio juas juas...

    Saludos, Lluís

    ResponderEliminar
  2. Hola Dissortat.
    Con este comentario y despligue de conocimientos, creo que nos has apabullado a todos. Bueno, lo de los colores de los Tudor me ha hecho mucha gracia, maldita diplomacia, y lo desconocía por completo.
    Espérate con lo de las películas, que serán sobre Ricardo III, de muy buena cosecha.
    No fue tan mal rey, incluso ahora se discute si el episodio de la Torre de Londres fue tal y como dices.
    ¡Ah! En una cosa llevas toda la razón, como en el amor, existe el derecho de conquista, que legitima a reyes. Luego llega la literatura, en forma de caballería (S) para justificarlo todo.

    Saludos, heráldico y no sé como agradecerte estas incursiones aéreas que me dejan más liso que el papel secante.

    ResponderEliminar
  3. Que conste que soy fan de "La Isla del Tesoro", pero no por eso doy la espalda a otras historias de tinte más histórico como pueda ser "La Flecha Negra". Las narraciones históricas beben de la misma fuente que las fantasías históricas, la realidad ¿existe mayor teatro? Y la llamada "Novela de aventuras" es el mejor refugio de los huérfanos de fantasía. Dejemos que nos abrace la voz de Robert Louis Stevenson, y ya puestos... La de Alejandro Dumas, Jack London, Charles Dickens, Jonathan Swift y Las Hermanas Brontë, por nombrar sólo algunos de mis favoritos.

    Excelente post, Igor. Me has hecho flotar a la época en la que me hundía en el sofá para perderme en mi libro de Grandes aventuras.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Hola,
    Me sumo al club de fans de la Isla del Tesoro.
    Joé, Patricia, el mundo es enorme, mi tiempo finito y mi vagancia infinita: apenas he leído a Dumas y a Dickens. A los otros sí, sobretodo a Jack London, que es magnífico.
    No, no hay mayor teatro que la realidad. Hoy he hecho de Rey Mago en el Corte Inglés. Un espectáculo insuperable.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Pobre de mi Igor, aunque me intriga todo lo que me expones, la novela histórica no me hace mucho, ya ves a veces los gustos nos juegan malas pasadas, pero Tolkien es uno de mis favoritos y si dices que tiene algún parecido con él, tendré que tomarme en serio esta novela de aventuras. No solo en eso de blasfemar a Ricardo III se equivoco William Shakespeare, porque el pobre tenía muchas injustas decapitaciones en sus obras, pero se lo debemos perdonar todo porque era y es el puto amo. (Perdón por mis palabras malsonantes, ya sabes que mi boca hace lo que quiere la mayoría de las veces)
    Como me dejaste con la intriga sobre esa historia de amor convincente, así que para allá irá la Irene y ya te contaré de mis impresiones sobre esta recomendación que me haces.
    Un beso y me alegra que te gusten los desvaríos que dejo en mi casa
    Un beso Igor y nos continuamos leyendo

    ResponderEliminar
  6. Pues el libro me encantaría leerlo. Qué buena entrada que has posteado. Me gustaría tener más tiempo para por comentarte más ampliamente. Pero que sepas que me ha gustado mucho leerla. Muy interesante todo. Esa cuatro flechas negras...Destaco esta parte: "Tenía en el cinto cuatro flechas negras por las cuatro penas que he soportado
    y para los cuatro hombres malvados que nos tiranizan y nos atropellan
    Una dio en el blanco, una ya acertó pues al viejo Appleyard muerto lo dejó.
    Otra, Master Hatch, para vos,
    no miento por quemar Grimstone hasta los cimientos.
    A Oliver Oates otra irá a parar que a Sir Harry Shelton mandó degollar.
    Y para Sir Daniel la cuarta será y todos dirán que bien hecho está.
    Cada cual tendrá lo que ha merecido una flecha negra por cada maldad y ahora caed de rodillas, rezad
    ¡porque ya estáis muertos, vosotros, bandidos!."

    Ay, esos dos: Dr. Jekyll y Mr. Hyde. Creo que llevo un poco de los dos dentro de mí.

    Muchas gracias por haverte venido a comentar.

    Un beso,

    Andri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran Libro esta Flecha Negra de Stevenson!!!

      Eliminar
  7. Se ve bien para leerlo aunque no conozca la historia de por aquellas tierras, habra que revisarlo uno de estos dias-meses-años-una-de-mis-reencarnaciones

    Lo de las flechas me ha dado una idea, si algun dia lo ves y lo reconoces puedes decir que tú lo inspiraste, solo espero escribirlo pronto, Saludos

    ResponderEliminar
  8. Hola Irene,
    Sí, Shakespeare era el "puto amo", como dices. Pero tenía sus cosillas. La historia de amor está bien y tiene sus cosillas, y situaciones equivocadas, lo que a veces la hace divertida.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Hola Andri,
    Gracias por pasarte. Stevenson plasmó eso que tenemos todos dentro: más de uno. Tengo yo Jekyll, Hydes, Gaddafis y algunos más. Seguro.
    Hola Gin,
    Dirás que te lo inspiró Stevenson, yo difundo. A ver, a ver, qué tal.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Otro libro que tengo en modo espera, ¡modera tus recomendaciones, que no doy abasto!! jajajajaja, que va, se agradece, es un empujón para saber las próximas lecturas. Stevenson era otro puto amo, además, es capaz de usar las palabras precisas y exactas siempre, y eso es dificilísimo, me parece. Así que a la guerra me iré pronto, espero disfrutarla. Muchas gracias :)

    ResponderEliminar
  11. Nunca dejarás de sorprenderme. Gracias, Igor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hola.
    Y espero que el libro guste. Hay muchas maneras de echarle una ojeada, antes de decidir ir a por él.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Pues muchos clásicos están, tal vez no olvidados, pero sí dejados de lado. Es sospechoso que la mayoría de textos en primaria sean más novedades que clásicos...

    No quiero pensar mal de editoriales y programación escolar... Noooo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi yo dictatorial haría obligatoria la lectura de La Flecha Negra de Stevenson a todos los... Prohibido prohibir y prohibido obligar. Es un gran libro esta novela de aventuras medievales y sencillo de leer.

      Eliminar
  14. Querida Magda,
    Acertadísimo y afilado comentario. Tienes toda la maldita razón. ¿Será que La Flecha Negra está en la red y por eso se estima que no van a vender?
    La Flecha Negra y los clásicos. Qué grandes.

    ResponderEliminar
  15. Enhorabuena por el blog, Igor.

    Yo a Stevenson en este tipo de literatura lo noto aún más viejuno. Es un autor que me gusta mucho, pero en el género de terror. Ladrones de tumbas es de lo mejorcico.

    ResponderEliminar
  16. Stevenson es un pieza clave para entender ciertas tendencias en su tiempo, un autor al que se puede culpar incluso de crear ciertos cánones (todavía respetados y seguidos mayoritariamente) en cuanto a la novela de aventuras y más aún en su vertiente juvenil.

    Por cierto que apenas hace seis días hablaba con un veinteañero y resultó que se había leído TODO lo publicado de Stevenson (cosa que por un lado yo no he logrado todavía y que por otro me alegró muchísimo).

    ResponderEliminar