19 ago. 2017

Dolly campea tras los atentados de Barcelona


Y no va a pasar nada, en realidad. Hubo el atentado de Barcelona. Hubo una gran consternación, muy concreta para mí, pues por allí paseo a menudo. La puerta de atrás sigue abierta de par en par. Debe ser así, para unos pocos.

Porque en realidad no nos interesa saber qué ha pasado. Nos contentamos sabiendo que están cazando a los terroristas, unos asesinos a los que han adoctrinado y financiado. Con eso nos vale. De repente llega un wasap. Es una foto de un amigo jugando a tenis. Luego otro wasap. Es una paella. Enciendo la tele. Vuelven a hablar de famosos y futbolistas, que tienen muchos problemas. Los ciudadanos siguen con sus vacaciones, un poco más tranquilos, y los turistas siguen en su pertinaz asedio a la Sagrada Familia. Las calles de Barcelona van volviendo a la normalidad. Los políticos se reúnen. Sus rostros reflejan la gravedad del momento. Hay proclamas. Hay imágenes en televisión.


Se suceden los tuits, incluso se crean grandes frases que van repitiéndose en el desfiladero de la red. El eco que el viento se lleva. En las Ramblas se amontonan las velas, las flores, los muñecos de peluche. Una eficaz barrera contra el próximo atentado. Se hacen fotos. Hay abrazos. Solidaridad sobre las aceras. Luego uno vuelve a casa y abre el frigorífico. Hay cerveza fría. Todo bien en Barcelona. El Barça, tras cobrar durante años de Catar, lucirá un bonito slogan en la camiseta. Todos somos…

Hay una inmensa minoría que sí sabe. Saben quién ha puesto el dinero, quién paga las escuelas, las armas, las ideas. No cuesta nada. Con un par de horas en internet se averigua quiénes son. Nuestras élites, europeas, españolas, catalanas, mantienen grandes negocios con ellos. No van a renunciar a sus grandes beneficios. Nuestras élites van contra nosotros, no nos sirven. Solo se sirven a sí mismas. Incluso imponemos sanciones económicas a los países que luchan de verdad contra ellos. La puerta de atrás seguirá abierta de par en par.

Ellos están aquí y son muchos. Y volverán a atentar. Me llega otro wasap. Es una bonita cala, el mar azul zafiro. Ahora bajaré al supermercado. Me falta agua, coca-cola, galletas. La gente, espontáneamente coreó el No tinc por (“No tengo miedo”). Yo sí tengo miedo. Y mucho. Las ovejas siguen balando a mí alrededor. Estúpidas ovejas. Ovejas sumisas. Agacho la cabeza. Sigo masticando hierba.


Share/Bookmark

6 ago. 2017

Dunquerque, la independencia, Neymar y otras cosas que pueden suceder en el ferragosto 2017.

El otro día fui a ver Dunquerque o Dunkirk, de Christopher Nolan en el cine Phenomena, de Barcelona. Un auténtico espectáculo visual y auditivo. En cuanto al lado narrativo del asunto, menos. Salí del cine apabullado, pensando en la verdad y la manipulación de la verdad. Porque la huida de Dunquerque fue un desastre militar que en la película se nos vende como hazaña. Los aliados habían perdido 500.000 hombres ya y las divisiones panzer de Hitler avanzaban a una velocidad de vértigo, incluida la división fantasma de Rommel, que ni el Alto mando alemán sabía por dónde estaba. Ingleses y franceses dejaron en las playas de Dunquerque material bélico como para llenar 500 Ikeas y 19 Carrefours y miles de prisioneros abandonados a su suerte.  Y es que el que gana luego explica lo que le da la gana.

Es verano, la ciudad de Barcelona se vacía, y queda una invisible nube de calor pegajoso de día y de noche. Empiezo a moverme como los ancianos. Me despierto antes de que el sol salga, hago la siesta y de noche respiro.  El movimiento independentista en Catalunya va perdiendo fuerza, la fuerza que nunca tuvo, porque el mundo gira y gira según ecuaciones de fuerza (demografía, grandes capitales, diplomacia, fuerza militar, diferenciales tecnológicos, fuerza política, etc.), algo de lo que siempre careció el movimiento que defiende desgajarse del ajo que es España. Para un tipo como yo, que piensa en catalán y escribe en español, el dilema es claro. Es como si a los veinte años mi padre me quisiera casar y me presentara a dos feas: ¿con cuál te quedas hijo, con la fea o con la fea? Porque la clase política española y la que defiende la independencia catalana se parecen, tienen cosas en común, son mediocres y así la historia los (y nos) recordará. Eso sí, se va saliendo de la crisis vía ganancias de competitividad por bajadas de sueldo. Se sale de la crisis, pero la crisis se paga, y durante mucho tiempo, a los grandes prestamistas, los mismos que financiaron la conquista del Mediterráneo a Jaume I y sucesores y los mismos que prestaron a Carlos V para sus guerras en Francia.

La salida de la crisis es como una posguerra. Como cuando Inglaterra vivió en los años 50 un claro empobrecimiento para pagar los tanques y las 33.0000 ametralladoras dejadas en Dunquerque, entre otros muchos juguetes.

Cada vez creo menos. Quisiera creer en el Dios cristiano y no creo, quisiera creer en Catalunya y no creo, creer en España y no creo. Hasta he empezado a no creer en Europa. No olvido lo que Alemania y Francia han hecho con Grecia, destrozarla. Europa era la princesa prometida y ha resultado ser, como el cuento de Oscar Wilde, el Gigante Egoísta. Y en España el pago será diferido, es la única diferencia con Grecia. No me quejo, simplemente observo y pienso. Me siento un poco como los REM en Losing My Religion. Eso sí, lo que pierdo en fe lo gano en libertad. Desde hace unos años siento que vivo en una cierta plenitud, en general estoy contento. Sigo escribiendo. Y es que con diecinueve años, por ejemplo, se vive con más intensidad pero también se sufre mucho. Este es nuestro mundo que mucho se parece al mundo de hace 501 años. No creer es asqueroso, produce desamparo.

La historia que queda es la de los que ganan. Eso lo entendió bien Julio César al escribir la Guerra de las Galias (De Bello Gallico), y eso lo saben los norteamericanos, la potencia hegemónica de hoy, aunque por primera vez contestada, primero por Rusia y China, y pronto por Alemania, que en unos años dejará de ser la fiel aliada de los Estados Unidos para ser competidora de los USA, sino lo es ya.  Pensaba en Dunquerque y los 400.000 tíos que salieron de ahí como pudieron, incluyendo pequeñas barcas de pesca y hasta patinetes de playa, seguro. Desde entonces no ha habido ninguna guerra entre países desarrollados. Ni una que yo recuerde. Desde la Segunda Guerra Mundial todas las guerras han sido interpuestas. ¡Qué se maten los pobres!, parecen haber pensado las potencias del mundo. Si hay intervención militar de un país desarrollado, es con bajas minimizadas y sobre países sin estructura de estado. Nadie ha puesto un pie en Irán, por ejemplo. Cuando el gobierno sirio bombardeaba el Alepo ocupado por los rebeldes acusábamos al régimen de bombardeos indiscriminados contra civiles, pero cuando la Coalición Internacional (o sea, nosotros) bombardeaba Mosul (Iraq, ocupado por Estado Islámico hasta hace poco) o Raqqa (siguen allí los de Estado Islámico, pertenece a Siria pero pronto será de los kurdos) se nos dice que los yihadistas usan la población civil como escudos humanos.  Y claro, como no van a morir.
 
Biblioteca de Mosul
Los vencedores. Yo no sé, pero dejo un par de fotos de Mosul para que cada uno juzgue sobre la intensidad de nuestros bombardeos. La primera foto es de la Biblioteca de Mosul, donde se guardaba buena parte de la historia escrita de Oriente Próximo. Todo esto no mejora la vida de nadie, ni hace que haga menos calor en agosto. Lo que sí puede cambiar la vida de uno es que Neymar se ha ido del Barça, ¿no?, 222 millones de euros. ¿Quién los ha pagado…? Ah, sí, los mismos que financian al Estado Islámico y pagan el logo de la camiseta a Cristiano Ronaldo. En París jalean la llegada de Neymar. Parece que pocos se han preocupado de saber qué ideología, qué dinero estaba detrás de los atentados en esta ciudad: las petromonarquías del Golfo, los mismos que pagan por Neymar. ¡Ah, quién no quiere estar en el lado bueno de la historia! No deja de sorprender que todos hagamos tanto la vista gorda.
 
Calles de Mosul.
Y hoy, seis de agosto de 2017, ha sucedido otra vez. Algún dios burlón se ha dejado la puerta del horno abierta. Empiezo a desparecer por evaporación, soy casi un fantasma translúcido en esta ciudad de Barcelona harta, muy harta de turistas que convierten la ciudad en un parque temático, solo dejan plusvalías a las grandes empresas y crean trabajo de baja cualificación. Y obviamente hacen que la vida de Barcelona sea mucho más incómoda, estúpida y cara. Próximo post, algo de champán y rosas. ¡Seguro!

Share/Bookmark

27 jul. 2017

La siesta del gato

Estoy casi de vacaciones. Irán bien para vaciar mi cabeza. Uno de los males modernos es la saturación mental. En parte es culpa mía, más información, casi toda irrelevante para mi vida, más saturación.

Los gatos lo hacen mejor. En esta foto sale uno de mis tres gatos. Llega el calor, ¿qué hacer? La siesta, por supuesto.



Share/Bookmark

15 jul. 2017

haru ya yuku, sostiene Kito

Takai Kito fue un poeta en breve, de haikus y otras historias, que nació y vivió en Japón (1740-1788).  No se sabe mucho de él. Dejó espléndidas piezas como esta que he traducido al español porque no la he encontrado en lugar alguno, solo en japonés e inglés.

mezurashi to
miru mono goto ni
haru ya yuku

qué maravillosa
cada cosa que he visto – y
la primavera se desvanece

How wonderful
Each thing that I look at – and
Springtime goes away


Kito tenía otras auténticas piezas de orfebre, como este haiku del ruiseñor.

El ruiseñor
unos días no viene;
otros, dos veces.

Hace tiempo que no escribo nada en el blog. Lo mío es pura vagancia y lo demás son cuentos chinos. Acompaño este par de haikus de Kito con una ilustración sinn hanga o shin-hanga (“nuevas impresiones”), un movimiento pictórico japonés de principios del siglo pasado.




Share/Bookmark

12 abr. 2017

Prólogo de 21 Cabezas y Relatos


Que mejor manera que el prólogo de un libro sea un cuento y no una tediosa lista de atributos, como si del prospecto de una aspiradora se tratara. Pues esto he hecho en el prólogo de 21 Cabezas y Relatos (2017), que a falta de amigos y por pereza de pedir favores he escrito yo. En realidad el prólogo ni tan siquiera es un cuento, funciona como breve cachondeo bajo la apariencia de ensayo sobre Dios. 

El riesgo es que algún creyente pueda sentirse ofendido. Espero que no. La intención no es provocar sino pensar pasando un buen rato. Poner en cuestión al Dios cristiano o al Dios musulmán o a los múltiples y multiformes dioses asiáticos. 

Porque, al fin y al cabo, nadie se cuestiona si los coloristas y arrebatados dioses griegos existen o no. O si los mágicos dioses vikingos realmente alguna vez caminaron sobre las heladas tierras escandinavas. Me veo preguntándole por ejemplo, a finales del siglo VII, a un vikingo barbudo si Thor es real o si solo existe en su cabeza. Menudo hachazo me llevaría. Y en cambio hoy ni tan siquiera nos lo planteamos y damos por hecho que todo eso fue un agradable error enrollado con los tejidos de una fábula. 


Prólogo.
Las voces de Dios.

Las razones que llevan a un tipo como yo a volcar ciertas ideas, impresiones y hasta visiones sobre una hoja de papel usando un lápiz para garabatear una serie de combinaciones de signos acordados por la comunidad, que otros pueden interpretar a su manera, son diversas pero hay una fundamental: ¡sacar esas voces de mi cabeza!

No me culpes de nada. Dime cómo interpretas y te diré quién eres. Ya me lo dice mi mujer, Lluís, Lluís, oye, deja de mover los labios. Se refiere a que cuando salgo a fumar al patio, ella que me observa a través del cristal, me ve hablando conmigo mismo. Malo, malo. Todavía no le he confesado que hasta me respondo. Eso te lo explico a ti, que no te conozco de nada, porque así resulta más higiénico. Las voces de la cabeza. No es culpa mía,

Share/Bookmark

4 abr. 2017

La poetisa Anne Sexton

Una gran lectura la de esta poetisa norteamericana, tan libre, tan genial, que te desnuda con versos que parecen escritos ayer y no hace décadas. Anne Sexton (1928-1974), la magnética y adinerada mujer que no era feliz con su vida y que, en algún momento, decide empezar a escribir porque quizás hay algo que no encaja o porque siente la necesidad de plasmar o porque se lo ordena su psiquiatra como terapia. Así nacen sus poesías. Una mujer tardía escribiendo con energía arrolladora. Como ella, De ésas, un espléndido autorretrato y una bandera para Sexton, que empezaba sus recitales siempre con esta pieza.

Share/Bookmark

20 mar. 2017

Emily Dickinson, la extraterrestre

Una de las voces poéticas más conocidas, sobre todo en el mundo anglosajón. Estoy seguro que Emily Dickinson, como Einstein, era una extraterrestre, no sé yo si del grupo de los lagartos como Obama o no.  Su vida de reclusión, negación y renuncia es conocida. 
Queda su obra poética, afortunadamente. Una de las más interesantes, por ser distinta, original, casi pura, que se han escrito aquí en la Tierra.


Sobreviví la noche de un modo secreto
y entro en el día.
Le basta al que está a salvo saber que fue salvado
aunque no sepa el cómo.

Tomo, pues, mi lugar entre los vivos,
como quien deja que lo lleven,
candidata al azar de la mañana
pero citada con los muertos.

Share/Bookmark

17 mar. 2017

Los orcos invaden Almería

Mientras nos enredan y nos confunden con noticias menores, léase corrupción de los partidos y no nos vamos a engañar, también de las empresas y las personas si tienen ocasión. Mientras nos hablan sin parar de la Europa a media luz y a media velocidad, el auge de la ultraderecha, los milagrosos y constantes aumentos de salarios de los (afortunados) que trabajan, la bajada de los precios de la luz y la gasolina, el fin de la Era de Protección y Eterna Amistad de los EE.UU o las guerras que provocan nuestros queridos dirigentes (empresas y gobiernos) para ganar más y más y que luego generan pequeños problemas que los de abajo hemos de apechugar sin ganar gran cosa, como el terrorismo y la emigración derivados de las guerra de Libia, Siria, primaveras twiteras, Afganistán y etc’s por un tubo, nos ocultan problemas mucho más graves. Ya se sabe, las cortinas de humo sirven para ocultar la verdad.

¡Señoras y Señores! La verdad es que durante el mes de enero de 2017 huestes fuertemente armadas de orcos invadieron Almería, en un intento de crear la Taifa de Sauron. Sino, cómo explicar el precio del calabacín del pasado enero. Aquí aporto una prueba irrefutable de la invasión orca: una foto del super donde voy con el precio del calabacín a 5,99 €/Kg. ¡Oiga! ¡Que el calabacín es casi todo agua, coño! ¡Que tampoco tiene mucho gusto! ¡Que no lleva pilas de litio!



En febrero de 2017 (y aporto pruebas, la foto), el precio del calabacín cayó a 1,75 €/kg, que es una barbaridad, pero que está muy alejado de los 6 €. Todo esto en apenas unas pocas semanas. ¿Se trata de una especulación de los mercados? ¿Se trata de que hayamos empezado una nueva Edad de Hielo pero que por algún motivo que no comprendemos esta vez el polo norte está en el Sáhara y el hielo va ganado terreno de sur a norte? ¡No! ¡Nada de esto!


Nos han engañado y los orcos invadieron Almería en enero y nadie nos ha dicho nada. Y es que en esta sociedad, la ocultación y la manipulación del ciudadano (eufemismo de unidad de consumo) no tienen, al igual que ayer y anteayer, parangón.


Share/Bookmark

26 feb. 2017

Guía de (No) Concursos de Poesía

Antes de entrar en una habitación desconocida es bueno asomar la cabeza para ver qué hay dentro. Esto he hecho yo, con pobres resultados, para saber algo sobre concursos de poesía en lengua española. Lo descubierto es descorazonador. O mejor dicho, paralizador.

 
Pintura de Alessandro Sicioldr 

Terminado el tercer libro de poesía que escribo, me decidí a indagar sobre concursos de poesía. Leí varios artículos, tanto de blogs como de medios de comunicación. Y acabé hecho un lío. No puedo aseverar nada, pues mi información no es de primera mano. Vivo desconectado del mundo literario. Hasta demasiado desconectado y eso es malo. Dejo tres enlaces interesantes para invitar a la reflexión y a modo de guía para otros poetas que consideran el presentarse a concursos. Lo cierto es que no sé qué hacer. Seguro que queda algún concurso de poesía libre de amigos, conocidos y saludados. Pero, ¿cuáles?

a)     El artículo o mejor dicho, la ofensiva panzer de análisis ampliado de los premios de poesía, del colectivo poético Addison de Witt. Un análisis de los primeros premios de poesía en España en función de su imparcialidad. Dios. Con nombres concretos y referencias. 116 comentarios. Algunos muy interesantes.

 


b)     Un artículo de la revista digital Diatribas sobre la poesía española de inicios del siglo XXI, de Pablo Lorente Muñoz. Quizá el escrito más ecuánime, pero no por ello menos inquietante.


c)      Artículo del diario El confidencial sobre los premios literarios. En este caso de narrativa. He pedido el ingreso en un monasterio. Dejo el enlace:


En fin, esto es lo que hay.  Por una vez, leer sobre algo me ha generado más dudas de las que tenía antes.


Share/Bookmark

5 feb. 2017

El bueno era Sanders

Jamás antes, y rezo por equivocarme, probablemente nunca más, he escuchado a un político cuyo discurso despertara en mí la esperanza de un mundo mejor.  Y de paso coincidiera tanto con mi visión de la sociedad, la economía y la política como la de Sanders. Bernie Sanders, el senador estadounidense derrotado por Hillary Clinton. Del partido demócrata, apartado de las presidenciales por el poderoso y ponzoñoso clan de los Clinton.



De algún modo, al apartar a Sanders, los Clinton nombraron presidente a Trump. La razón es que todos estamos hartos de los políticos tradicionales, que gobiernan para las élites, esa minoría que mandan en el mundo, y de las ellos mismos forman parte. Y a eso hay que sumar la corrupción, que no es más que el reparto del pastel entre los de la élite. Esto para ti, esto para mí. Igual que antes de la Segunda Guerra Mundial. El fascismo y el comunismo tuvieron sus antecedentes.

Bernie Sanders quería cambiar el sistema y Trump prometió hacerlo. Eso, los de abajo, sí somos capaces de olerlo. Aquí y en Estados Unidos también.
Hillary Clinton prometió a los que pagaban su campaña y a los que debía favores, más guerras y gasto militar, prometió en conferencias ante la banca norteamericana, por las que cobraba 600.000 $ por charla, desregularizar los mercados financieros y prometió no tocar mucho las cosas para perpetuar esta muy antigua, minoritaria y nueva clase social, los ultra ricos.

Ahora a Trump, peligrosamente,  lo acusan de todo. De manipular las elecciones, de aceptar chantajes de Rusia, de ser un tramposo, etc., sin que de momento no se haya visto prueba alguna.
Trump, en un principio, se perfila como aislacionista. Esto es, menos intervenciones militares en el exterior, menos gasto. De hecho, tras ganar las elecciones, uno de sus primeros tweets fue este:



Sí, en contra del carísimo y poco eficiente programa de los F-35, un superavión de combate polémico por sus fallos. Como dijo el presidente Eisenhower, el principal peligro para los USA es…

«En los consejos de gobierno, debemos evitar la compra de influencias injustificadas, ya sea buscadas o no, por el complejo industrial-militar. Existe el riesgo de un desastroso desarrollo de un poder usurpado y [ese riesgo] se mantendrá. No debemos permitir nunca que el peso de esta conjunción ponga en peligro nuestras libertades o los procesos democráticos».

¿Es una casualidad esta lluvia de acusaciones contra Trump o es el complejo industrial-militar que quiere cambiar las cosas? En cualquier caso Trump me parece un personaje nefasto en un país que corre un serio riesgo de implosión y en el que se dan casos de negros que son asesinados por la espalda por aquellos que debieran protegerles.

Hillary Clinton hubiera ofrecido un menú de muerte y destrucción para alimentar a unos pocos. Trump agudizará la división de un país fracturado. El bueno era Sanders. Al que el propio sistema apeó para no verse amenazado, justo el hombre que, quién sabe, pudiera haber reequilibrado el sistema, salvándolo. Dejo sus palabras en este vídeo. Atención a partir de 4:14, un político diciendo la verdad. Mañana va a nevar en Somalia.





Share/Bookmark

3 ene. 2017

21 Cabezas y Relatos


Estreno el 2017 con un nuevo libro de relatos, 21 Cabezas y Relatos, que publico como ebook. El libro habla sobre un mundo que no existe para observar el ser humano, que sí existe. Fabular para poder acercarme a la incierta verdad, mediante relatos de humor, historias de ciencia-ficción, cuentos de amor y fantasía o narraciones esperpénticas.

El libro lo podéis comprar en Google Play:  21 Cabezas y Relatos
Y en los distintos Amazon (en unos días) y otras plataformas. 


21 Cabezas y Relatos es un libro para reír, aterrorizarse y soñar. Escrito desde la imaginación o la ironía, y hasta desde una cierta ternura, además de explorar lo humano, pretendo que quien lo lea pase un buen rato, lo que no es poca pretensión. Cada relato es distinto y tienen en común las relaciones, las extrañas ciudades y universos que construimos sin que sepamos bien la razón.



Share/Bookmark