4 feb. 2019

Frío

Hace frío, ¿no?. No sé qué tiempo hará en Venezuela donde se disputa el gobierno, el país, sus gentes y el petróleo. En algunos países el "zumo de dinosaurio" es una maldición. Democracia, libertad. En realidad es el petróleo, el resto es secundario. Bien recuerdo los Freedom Fighters que pagan los norteamericanos en los ochenta y que años después los llamamos talibanes. "Libertad, libertad..:". Eso en la banda alta. En la banda baja —nosotros—, es un desastre. Cuando en un país se marchan los pueden, muchas veces los jóvenes, más vale apagar la radio y hacer las maletas. No sé cómo acabará, solo sé que en Siria, Iraq y Libia las cosas no fueron a mejor. Claro que Venezuela no es Oriente Próximo. Y este frío es malo para los sapiens mediterranensis. Y para todos. Incluso para los de Vox, que no dejan de recordarme un tema machacón de los ochenta que repetía mil veces el I'm living in a Box. Que malas son las cacofonías mentales y que malo es vivir encerrado en una caja en la que todos están de acuerdo y todos te dicen que tienes razón, como le pasa a Maduro, a los de Vox, a sectores independentistas o a mi amiga Teresita May. Los ejemplos son infinitos. ¿Alguien se acuerde de Bunbury? Pues tiene una carrera interesante. El otro día escuché una versión de una pieza de Manolo Tena. Bunbury me gusta aquí. Lo borda. La canción fue muy conocida. Se titula Frío.


Share/Bookmark

19 ene. 2019

Lucian Blaga, ese loco poeta

Primero fue la estupefacción. Lucian Blaga (1895-1961) es un gran poeta y es un poeta diferente. Luego llegó una sospecha: ¿hay un juego en sus versos? ¿Está jugando como lo hace cierta gente muy inteligente o es emoción verdadera lo que emana de sus versos? ¿O son las dos cosas? En cualquier cosa, el fin de este escrito es solo llamar la atención sobre este poeta, filósofo e intelectual rumano de los tiempos del telón de acero que hoy, a un lado y otro de la línea que fue, muchos poderosos parecen añorar. Qué bueno era tener un enemigo.



La traducción es de Darío Novaceanu, publicada en la UNAM, potente e inquieta Universidad de México, para mí, todo un referente en poesía española.

Para los lectores

Allá está mi casa. Más allá es sol y el huerto con colmenas.
Vosotros pasáis por el camino, miráis por entre las rejas
y esperáis a que os hable. ¿Cómo empezar?
Creedme, creedme,
se podría hablar sobre cualquier cosa cuanto se quisiera:
sobre el destino y sobre la serpiente del bien,
sobre los arcángeles que surcan con su arado
los jardines del hombre,
sobre el cielo hacia el cual crecemos,
sobre el odio y la caída, sobre tristezas y crucificaciones
y más que nada sobre el gran correr.
Pero las palabras son las lágrimas
de los que quisieron llorar y no pudieron.
son tan amargas todas las palabras;
por esto, dejadme
pasear mudo entre vosotros,
salir a la calle con los ojos cerrados.

El roble

En la clara distancia siento desde el pecho de una torre
cómo suena el corazón de una campana,
y en los dulces sonidos
se me antoja
que gotas de silencio y no de sangre
son las que corren por mis venas.

¿Por qué, oh roble, en el umbral de la selva,
cuando a tu sombra me acojo
y me acaricias tus trémulas hojas,
por qué me vence con sus alas frágiles
tanta paz?
Imposible saberlo. Tal vez con tu tronco
muy pronto han de hacer mi ataúd.
Y es quizá el silencio que me espera
dentro de mi ataúd el que ahora siento.
Gotea e mi alma desde tus hojas
y mudo
escucho crecer en tu tronco el ataúd.
Mi ataúd
creciendo en ti a cada instante que pasa,
oh roble en el umbral de la selva...

Share/Bookmark