30 jun. 2019

Antropoceno, ¡cierra esa puerta!

Allí arriba en los cielos, sin que julio haya llegado, hay un dios que va corriendo de una a otra constelación. Me he dejado la puerta del horno abierta, otra vez. ¿Cómo puede ser?

Qué tipo de pastel está cociendo no lo sé. Abajo, los tecno-humanos, van haciendo sus cosas. Hay grandes pensadores que hablan de una nueva era geológica, el Antropoceno, marcada por la huella de la mano del hombre en el barro de la Tierra. 
En un terreno más práctico, el nivel de supermercado de descuento, que es el que más me afecta, algo está pasando. Vuelven a amontonarse los coches sin vender en las praderas. Y un poquito más arriba, en el viejo juego de a ver quién manda, los antiguos engranajes hace tiempo que han sido cambiados. Otra era llega con otra era. Adiós Marx, adiós Adam Smith. Adiós estados del bienestar. Además, hace tiempo que no hay alternativa, como antes, con los comunistas. Hasta el Barça es una sombra de lo que fue. Un ciclo de cambios. ¿Mejor o peor? Como el fútbol de ahora y e fútbol de Pelé, sobre todo distinto. Por ejemplo, hacía tiempo que los cascabeles de la ultraderecha no resonaban tan alto en Europa. Al final, el sueño feliz de la globalización ha sido una fiesta muy, muy privada. Todo bien en verano. Hay cerveza fresca. Hay que trabajar, hay que pensar en el futuro y ser muy feliz en la gran casa de los nuevos amos.

Share/Bookmark