16 ene. 2011

Banco de Esperma

Entró en la clínica. La enfermera levantó una ceja. Bien afeitado, traje gris, zapatos italianos negros y relucientes, corbata de seda correctamente anudada.
—¿Sí?
—Buenas tardes. ¿Me podría decir qué pagan por una donación?
—60 euros, caballero.
—Bien. Quiero que mi nombre no aparezca por ningún lado. Y nada de cuestionarios.

La enfermera, mientras pensaba si el marxismo dialéctico era una alternativa válida, lo acompañó hasta una pequeña habitación blanca.
—¡Señorita! ¿Cuántas donaciones se aceptan en un día? —preguntó él antes de que cerraran la puerta.
—Una por día. Puede usted volver mañana.
—¡Bien! Es que tengo unos compañeros de promoción… Y entre todos podríamos crear un grupo, una asociación de proveedores, no sé si usted me entiende. Y así, unidos, hacer aumentar el pago por las donaciones, y con el tiempo…
—¡Oh! Antes de dejarlo solo. Lo olvidaba —cortó la enfermera, sin prestarle atención—, sí necesito un dato. ¿Profesión?
—Ah... Promotor inmobiliario, señorita.

Share/Bookmark

10 comentarios:

  1. Al mal tiempo, buena cara.

    ¡Aish la crisis! :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Maldita crisis! Mira dónde está ahora, el pobre...

    ResponderEliminar
  3. No des ideas, de seguir subiendo la oferta de semen...bajará la cantidad de euros por donación y dejará de ser rentable.

    ResponderEliminar
  4. ¡Juer! eso antes del 1 de diciembre, que ahora que ya no puedo ser donante jajajaja

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. ¿Y por qué no? ¿El colesterol navideño?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. El tipo trata de crear un oligopolio para la mejora de la raza. Es un eugenetista que sueña una generación de jóvenes "bien afeitados, traje gris, zapatos italianos negros y relucientes, corbata de seda correctamente anudada".

    ResponderEliminar
  7. Ja, ja. Le has dado un giro de ciencia-ficción. No lo había pensado, pero da para más esta historia (un poco tonta) del tipo en el banco de semen.
    Ostia, muy bueno.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. creo que los diseñadores de moda, sobre todo los italianos, a esta hora ya dan palmas con las orejas ante la perspectiva de esa nueva raza de jóvenes bien vestidos...

    te das cuenta Igor que no se puede dar tanta ventaja al enemigo?

    ResponderEliminar
  9. Ah, yo empiezo a meditarlo seriamente. Así seré un hombre "eco-sostenible", pues los niños son unidades de alto consumo.
    Saludos.

    ResponderEliminar