13 mar. 2011

Antes, después y siempre

Este escrito, esta especie de cuento de conexiones, constituye un antipost. Largo, estalactítico... Lo que no debe hacerse en internet o en Twitter donde las palabras son paquetes de un minuto.

Antes, después y siempre, acepta muchas acepciones. Como el amor eterno, ya sea bello, como el de Tristán e Isolda, falso, como la boda de la Pataky (vendo boda, vendo divorcio, vendo una libra de carne...), o zafio, como el amor que siente Marta Sánchez por sus muslos rellenos de clombuterol o la admiración devota de Gonzalo Miró por sus pectorales de plastelina.

soldados italianos stalingrado
Italianos en retirada. Stalingrado.

 Antes, después y siempre. También son los grandes fabricantes. Hubo en la Alemania nazi un ingeniero brillante, el señor Porsche, que diseñó la joya de la corona, ese monstruo de acero bautizado como Tiger o Panzer IV, que montaba un cañón de 88mm (una barbaridad), y que hoy, sus herederos, fabrican bonitos coches deportivos. ¡Ah! Y el señor Krupps, como el señor Daimler-Benz, hacían cañones y carros de combate para Hitler, y hoy manufacturan nuestras queridas Nesspresso, entre otras cosas.


imagenes segunda guerra mundial
Zero Japoneses



Rolls Royce proporcionaba los motores a los famosos cazas Spitfires británicos y a los Mustang norteamericanos, y la Mitsubishi a los destellantes Zero japoneses (Mitsubishi A6M “Zero”) que bombardearon a placer la bahía de Pearl Harbour como un enjambre de golondrinas.
Y antes, después y siempre son las violetas que se asoman en la orilla de los bosques, antes de volver a desaparecer.

Antes, después y siempre, era una canción de los Sisters of Mercy, que tuvieron su momento de gloria antes de hacer el más absoluto de los ridículos.

Antes, después y siempre es la injusticia en el mundo, la diferencia abisal entre ricos y pobres. Ya, en 440 d.C el ciudadano romano Salvià se quejaba: «¡Qué indigno crimen! Dos o tres disponen lo que aniquila a muchos; unos pocos decretan lo que han de pagar muchos miserables. ¿Creemos que no somos merecedores del castigo de la severidad divina cuando así castigamos constantemente al pobre?”. Aquello eral el final del mundo antiguo, se acercaba el feudalismo.

Antes, después y siempre es la necesidad de soñar, de express-arte, de amar, de comer. Y también, desde que el hombre perdió el paraíso, es la necesidad de religión, que da consuelo ante el impenetrable muro de la muerte, y que además, causa tantos estragos, líos y guerras en su nombre, que es poder.

Antes, después y siempre somos todos nosotros, vagabundeando algo perdidos por los caminos del Señor (¡o los Señores, según los griegos!), repuestos, replicados y encadenados entre nuestros padres y nuestros hijos.

Antes, después y siempre son las guerras. 400.000 jóvenes franceses se llevó Napoleón a Rusia y volvieron 10.000; 400.000 jóvenes italianos se llevó Mussolini a Rusia y volvieron 10.000. Y debajo de la locura de la guerra, estamos nosotros, los locos humanos.

Antes, después y siempre es la infidelidad, de hombre a mujer, de mujer a hombre, de hombres a hombres y de mujeres a mujeres. Y de padres a hijos y viceversa y así hasta perderse en la historia de los tiempos.

Golondrinas
Golondrinas,
by Igor.
Hoy he salido al balcón. El aire de invierno traía una fragancia leve y nueva. La sutil primavera. Que es cuando llegan las golondrinas, así, de repente, ellas también eternas en su cadena de réplicas, las mismas golondrinas que se vieron hace 5.000 años volar sobre Mesopotamia, las mismas que vio Bécquer, las mismas que vemos nosotros, antes, después y siempre.

Y antes, después y siempre es el juego del “un, dos, tres, piedra, papel, tijera”, que acaso cada día juguemos sin saberlo con la vida y la muerte.

Y antes, después y siempre es el mejor truco de los poderosos: hacernos creer que no hay nada que hacer, creer que el mundo no puede cambiar, hacernos creer que debemos cruzarnos de brazos y sólo pensar en llegar a fin de mes, mientras de fondo, suena la tele.


Share/Bookmark

24 comentarios:

  1. Y por cierto, ¿alguien conoce algo que no sea Goaear, que va hasta los topes de publicidad?----¡Por favor!

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno. Añado, como modesta aportación a los Thyssen y el turbio origen de su riqueza, a Tiberio Sempronio Graco y su lucha por los desfavorecidos, y te agradezco la reflexión sobre el ciclo de la vida y la aparente incapacidad humana de aprender de los errores pasados.

    En fin, Marco Aurelio dijo que quien contemplaba un día en la vida de alguien, lo había visto todo...en cierto modo consuela...en cierto modo es estremecedor. Ahora estamos en algo así, gatopardesco, supongo: "Todo ha de cambiar, para que nada cambie".

    Enlace entre temas aparentemente distintos de veras muy sugestivo, con esa joya sobre las golondrinas volando sobre Mesopotamia. Que imagen más asombrosa y excepcional :)

    Saludos, y gracias :)

    No sé que se puede poner aparte del goear, si no es el youtube, lo siento...

    ResponderEliminar
  3. Wow. Con los Thyssen tenía alguna duda. Había un historia de prisión, pero ya no sé qué pensar.
    Con esta supercita de Marco Aurelio, que cosa más rara, me he acordado de James Joyces y su Ulises. ¿No eran 24 horas, también?

    Lo de Goear es un poco coñazo, tarda mucho en cargar y ya ves, publicidad hasta en canciones que no escucha nadie. En fin. Lo gratis.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Sólo puedo decir que es un texto largo...pero se me hizo corto. Me han gustado las reflexiones, eres todo un filosofo Ígor.

    ResponderEliminar
  5. Igor, no se me ha hecho largo tu relato, muy al contrario ha sido todo un deleite.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Tus finales suelen ser atronadores. Lo peor de todo es que ese final es auténtico en un mucho por ciento.

    En cuanto a lo de la música puedo sugerirte un par de cosas.

    1. Que sigas utilizando Goear, pero en lugar de pegar el reproductor entero copia el texto para vincular un enlace. Cuando alguien pinche irá directamente a la página y no saltará la (mierda) de publicidad.

    2. www.listengo.com.
    No es que sea muy bueno y hay cosas que no están, pero en fin, a mí me ha salvado de unas cuantas.
    El reproductor es espantoso, pero puedes editarlo y hacerlo más grande, pequeño y variar el color.

    Espero que te sirva, Igor. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Antes, después y siempre, será un placer leer esas reflexiones tan sinceras que trae el aire de tu balcón ¿o es una terracita? Te imagino apoyado en la barandilla, la mirada soñadora perdiéndose en el paisaje, mientras la mente construye historias con principio y fin, capaces de atar cabos entre Gonzalo Miró, la tele de fondo y el final de mes.

    Estás que te sales, Igor :)

    ResponderEliminar
  8. Estoy tan de acuerdo contigo que no tengo nada que añadir a todas las verdades. Sólo quiero que vuelvan ya las golondrinas. Que vuelvan y no se vayan nunca!

    ResponderEliminar
  9. Abans, després i sempre et llegirem. Sigui més llarg, més curt, o com sigui.

    ResponderEliminar
  10. Asolada,
    gracias. Miraré lo de www.listengo.com. Eso de que se pueda personalizar...
    Patricia, un balcón es media vida, porque allí puedo fumar, perdiendo la otra mitad. ¡Ah! Y tiendo la ropa y veo el cielo. Cojonudo. Y una vez se metió un "falciot" en el comedor, entrando por el balcón, claro.
    Meme, Cesc, gracias por pasaros. El próximo, menos estalactítico.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Vamos... que no cambiamos... es cierto, es cierto!
    Besos abisales

    ResponderEliminar
  12. Antes, después y siempre; así es el movimiento helicoidal que en su giro sobre si mismo nos aleja hacia el devenir, así es el cíclico desplazamiento que nos acerca a la gloria del desastre. Difícil es la modificación de la trayectoria y complejo el recorrido para la mayoria de los mortales. Al menos, ser conscientes de ello ya es un logro, y tú, Igor, nos ayudas a ello. No ceses.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Antes, después y siempre es la injusticia en el mundo, la diferencia abisal entre ricos y pobres. Así ha sido y así es, pero, como tú mismo dices, no hay por qué cruzarse de brazos, con la tele de fondo, y dejar que el tiempo pase, sin más. O sí. Es lo que hacemos ante la evidencia de que poco más podemos hacer, sobre todo los meses de cuesta, que son muchos.
    El mundo nos ha hecho hollar los caminos que nos convierten en Sanchos y no en Quijotes. ¡Lástima!

    Dichosa edad y siglos dichosos aquellos a quien los antiguos pusieron nombre de dorados, y no porque en ellos el oro (que en esta nuestra edad de hierro tanto se estima), se alcanzase en aquella venturosa sin fatiga alguna, sino porque entonces los que en ella vivían ignoraban estas dos palabras de tuyo y mío.
    Don Quijote de La Mancha.

    ResponderEliminar
  14. Enmarcándolo en un escenario de hipocresías o, al menos, curiosidades, el texto encaja perfectamente en el desasosiego de un domingo gris. Me encantaría poder tener un balcón urbano donde inspirarme con los viandantes y transeúntes picarescos. En vez de eso, escribo sobre los árboles.

    Especialmente, me ha gustado la correlación el juego pueril con el que tantas disputas y destinos se han fraguado y menguado. Exacto.

    Que yo sepa, hoy día sigue fabricando Rolls Royce motores de aviones. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Al parecer no soy la única que invita a filosofar de vez en cuando. No somos dignos de la vida que se nos ha regalado, porque la despreciamos y dejamos convertida en purita mierda siempre. Cada uno por supuesto en su medida y en su tamaño, desde esos de los que hablas que dan prioridad en gastar grandes sumas de dinero para ponerse tetas postizas o abdominales de plastilina, otros intentan llegar a fin de mes "vivos", hasta esos otros que pasan cerca de los pies de los que mandan y agachan la cabeza, sumisos, porque "¿que puedo hacer yo?" No cambiaremos nunca, somos así de ingratos, así de cobardes, y los que despuntan al final les cortan la cabeza, no pondré ejemplos porque tengo miedo de ser decapitada, jeje
    Un beso Igor y siempre un placer leerte
    Esas marcas de coche-muerte, muy interesante saber sobre ellas, datos que no conocía

    ResponderEliminar
  16. La conclusión final es absolutamente desesperanzadora y no llega en el mejor momento, pero el post (anti-post) es muy bueno y currado.

    Te saludo desde aquí, donde hace un día desapacible y que además a venido cargado de noticias, si no malas, casi malas, como casi siempre en las últimas semanas.

    ResponderEliminar
  17. Agustín, casi que prefiero los árboles. Y sí, Rolls Royce es un gran fabricante de motores de aviones, tanto civiles como militares. Es su core buisness.
    Hola Irene. Pues yo quería decir que sí se pueden hacer cosas. Como pequeñas cosas que intento hacer yo: la deuda que nos encadena, no creer en la información, votar en blanco, no gastar energía a lo loco... ¿Qué más?
    Dissortat. Lamento la desesperanza, pero como bien pusistes en tu último post, vuelven a emerger las flores de la tierra.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Hola Igor, aquí otra vez para resolver tu duda, creo que es Amy Adams

    http://www.google.es/images?q=amy+adams&rls=com.microsoft:es:IE-SearchBox&oe=UTF-8&rlz=&redir_esc=&um=1&ie=UTF-8&source=univ&sa=X&ei=L1p-TcijJYWV8QPY5PzKAw&ved=0CDkQsAQ&biw=1259&bih=811

    Guapa y muy buena actriz por cierto, aunque se obstinan en concederle personajes manidos y siempre con el mismo calibre, nada, es lo que tiene el cine americano, ya sabes
    Y yo también hago mis pequeñas cosas, desde ayuda a los más cercanos necesitados, como cooperaciones con entidades benéficas, pasando por reciclajes y concienciación, todo escaso, pero muy de buena voluntad, eso si
    Besos nene

    ResponderEliminar
  19. Joé, de miedo te ha salido esta anotación. Demuestras que no sólo hacen falta hilos, también aguja para trenzarlos. Me gusta ese estilo como de remolino que se remansa hacia el final, casi pastoril, pero que resulta ser una ilusión. La música muy bien se me adapta.

    ResponderEliminar
  20. ... mientras de fondo, suena la tele.
    Nos han anestesiado.
    Presos y anestesiados.
    Y mucha democracia de cartón.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Y viceversa: siempre, después y antes. Nada cambia.

    ResponderEliminar
  22. El mundo es redondo como na naranja. Ya lo dijo el gran Aureliano Buendía. Creo que la vida es eso que pusiste allá arriba, o no, quién sabe. El poder es mellizo del hombre, no hay caso. Según Dolina la vida es un eterno desencuentro y gratitud tardía. Más de lo mismo.
    Muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Hola Igor, me ha gustado mucho este antipost y este concepto me ha traído a la mente la antipoesía de Nicanor Parra que seguro te gustaría... mmm, el tiempo, el inexistente implacable con su antes, su después y su siempre... y su nunca claro está. Siguiendo esa lógica me parece que son las miserias y las grandezas humanas las que se enclavan en estas palabras.
    Soy de las que siente que la transformación individual es el único y gran aporte posible ( y con la tele apagada).
    Mis besos!

    ResponderEliminar
  24. Y con la tele apagada.
    Decía un amigo mío que antes de la tele la gente estudiaba música, como entretenimiento, por hacer algo antes de la cena.
    Besos.

    ResponderEliminar