5 abr. 2011

Ciudades de Fantasía I

Ciudades Fantásticas, ciudades soñadas. En realidad, una ciudad de fantasía es una urbe que no existe. Y, en cambio, a través de la literatura fantástica, la piedra que no existe puede llegar a tocarse. La función de estas ciudades es dar un hogar a personas que no existen, y otra vez, personajes como Aragon, el mago Ged, el Vizconde Demediado o John Nieve pueden llegar a tener más sitio en nuestras vidas que aquel amigo de la adolescencia, real, que hace años que no has visto y que nunca llama. De fantasmas y ciudades de papel va esto, literarios y fantásticos.
vamurta ciudades fantasticas
Si sietes curiosidad por Vamurta puedes descargar gratis un largo fragmento del libro de fantasía épica de Antigua Vamurta en este enlace: Guerras de Antigua Vamurta Vol 1 en pdf, epub, kindle, mobi, word, etc.


En cuanto a los tipos, me atrevería a decir que se pueden dividir en tres categorías: los burgos de corte realista, las bellas, imaginativas pero poco creíbles ciudades de pura fantasía, y las que son un punto medio entre las dos, que son mayoría y conforman los núcleos urbanos de Canción de Hielo y Fuego, Señor de los Anillos, Terramar, etc.
Las que figuran en sagas como Dragonlance no me interesan mucho, pues jamás soy capaz de concebirlas. Existen sin hierro, existen sin campos, existen sin peones ni artesanos, son como esas bolas de cristal que sacudes y levantan tempestades de nieve, tan bellas como futiles.


ciudades_fantasia
Ciudad de Fantasía, by Igor.

En la novela fantástica Antigua Vamurta he usado del primer y el tercer grupo. ¿En qué me he basado? Pues prácticamente sin darme cuenta he trazado las ciudades del libro buceando en la historia y mezclando elementos de distintas civilizaciones y épocas sin muchos reparos. Ahí hay restos de las poleis griegas, de Roma, del románico, de la arquitectura mozárabe, del gótico, de la Barcelona hispanoromana (cuando el Imperio se desplomaba lentamente) e incluso hay préstamos del Renacimiento.

poblados íberosEn un relato largo que próximamente subiré al blog, Taonos, las ciudades del norte salvaje de Vamurta son de corte íbero, recordando los restos de Ullestret (Girona) y otros asentamientos.

Tanto la civilización de los hombres grises como la de los rojos se cimentan en ciudades de corte realista, como lo es la ciudad de Vamurta. Las ciudades de los murrianos también, pero basadas en los núcleos dispersos de los espartanos. Por contra, las civilizaciones de sufones y vesclanos cuentan con ciudades de fantasía del tercer grupo, basadas en la verosimilitud pero con toques fantásticos. Así, las urbes de los sufones recuerdan los templos de la antigua Mesopotamia pero a lo bestia, magnificados, y las de los vesclanos tiene un puntito de fortalezas de los enanos del Señor de los Anillos, pues son ciudades semienterradas.
En un par de días subo la segunda parte de este paréntesis, Ciudades de Fantasía.

Share/Bookmark

27 comentarios:

  1. Ah, ¡me encantó! Me parece un buen ejercicio para soñar.

    Te diré que el 2º grupo es posible. Quiero decir, todos los grupos mencionados son posibles en la realidad. Hay lugares, casas, patios interiores, cascos antiguos, jardines... tan, tan preciosos, que realmente son más de "fantasía" que los que puedan salir en los libros de literatura fantástica.

    Por mi parte, a mí me fascinan la arquitectura mozárabe y la bereber, la nahua... ¡Hay tantas formas, todas tan preciosas!

    Saludos^^.

    ResponderEliminar
  2. Buenas Sergio,
    ¡Soñar! De las pocas cosas que el sistema permite. Imaginar otros mundos.
    Quizás sí que las de la segunda categoría sean posibles. Aún me falta encontrarla, seguramente.
    Me voy al Oh! Gran Oráculo a ver esto de la arquitectura nahua. Y sí, todas las formas son preciosas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. La fantasía y la literatura dan vida a todo

    ResponderEliminar
  4. Me alegra ver que la fecha se acerca, a ver si llega ya :)

    El dibujo mola un montón (como envidio a quien sabe dibujar bien), y estoy de acuerdo con Sergio: cualquier lugar imaginable puede llegar a ser verosímil. Por mi parte, como modelo exacto de lo que me gustaría ver mientras paseo por mi ciudad viene de un nombre de ecos antiguos: los jardines colgantes de Babilonia :)

    Espero seguir imaginando esas ciudades que ofrece tu imaginación.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  5. Yo tengo un lugar mágico, un sitio donde me refugio cuando duermo, cuando sueño o simplemente desconecto; allí vive un ser especial, alguien que me hace sentir extracorpórea, me inutiliza los limites y despliega como mapa topográfico mis delirantes anhelos y fantasías, es un lugar que no tiene nombre, aún no se le he puesto, tampoco le hace falta; allí me paro a veces largas horas, otras solo es un segundo diminuto, mi lugar mágico es púrpura y se que algún día le veré en la tierra, se que algún día él me encontrara a mi y entonces, solo entonces, seré feliz.

    Besos Igor y me encanta ese dibujo que te me has sacado de la manga, nos vemos guapo

    ResponderEliminar
  6. Así me gusta: entrándonos en ganas.

    ResponderEliminar
  7. MIra por dónde me has recordado a Calvino y sus ciudades invisibles y también a Borges, no sé por qué... Ya queda menos para Vamurta, el final del viaje siempre es un nuevo principio, te lo aseguro ;-)

    ResponderEliminar
  8. Me alegra que os mole el dibujo. Evidentemente no es como esas genialidades que se ven en las revistas o en los cómics pero, espero, cumple su función de acompañar.

    Jardines colgantes de Babilonia, ¡ah! Eso creo lo leí en la novela "Creación". Menuda ensoñación.

    Irene, espero encuentres ese lugar o él te encuentre a ti. Sentirse bajo techo, seguros, para soñar.

    ResponderEliminar
  9. "el final del viaje siempre es un nuevo principio", sí Guillem. Y así sucesivamente, pero es bueno que lo recuerdes, así sigo dándole a los pedales y a las teclas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Pues ya queda poquito! bieeeeen...
    Espero pues el resto de estas ciudades de fantasía ;)
    A mi el dibujo me parece estupendo y creo que cumple su función sobradamente.

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  11. ¿Eres Igor o Italo Calvino! ¡Mare de Déu, Igor! Tienes un gusto terriblemente refinado. Es una delicia leerte y contemplar esa fantástica ilustración. Me alegra el corazón saber que pronto saldrá tu novela. Me muero de ganas por verla publicada. Cada fragmento que nos regalas va cargado de mil sensaciones. Desde crueles batallas al lirismo más suave y delicado de flautas sonando entre los ecos de un bosque lejano, perdido en el tiempo.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. ¡Ah, los jardines colgantes de Babilonia! Es verdad, siempre que lo oigo me suena de fantasía a saco. Hubo de ser precioso.

    De arquitectura nahua y mesoamericana, Tikal, Chichén Itzá (el descenso de Kukulcán, es algo que siempre he soñado con ver)... Cada vez que pienso en cómo tuvo que ser Tenotichlán antes de la llegada de los españoles... Decían que era una segunda Venecia, llena de canales, chinampas (jardines flotantes), pulquerías... Debió ser... ¡Aaaaargh!

    Desde luego, a cada tierra se le pueden sacar mil cosas maravillosas del pasado. La antigua Persia, Bagdad; la India...

    ResponderEliminar
  13. Por partes: el dibujo mola. Tu increíble repaso a los tipos de ciudades fantásticas también. Y en cuanto a tus referencias e inspiraciones... qué decir, que estoy deseando tener el libro. Espero que vengas a Madrid a firmar

    ResponderEliminar
  14. Monsieur, nos pone usted los dientes largos esperando a septiembre. Ya me mata la curiosidad :)

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. ¡Vamoooos!
    Como te dije en su momento, haremos un cambio. Yo no he publicado nada aún concerniente a lo mío, pero está cargado de sorpresas. En un mes debería estar listo. Te mantendré informado.
    Un abrazo y suerte.

    ResponderEliminar
  16. Por cierto, ¡por fin has quitado el control de seguridad para los comentarios! ¡Qué coñazo era!

    ResponderEliminar
  17. Lo bueno de la fantasía es que puedes jugar con muchas variables y recrear realidades a partir de tus propias mezclas y sabores.
    Yo creo que, de vez en cuando, conviene saltarse un poco los cánones y plantar algo chocante como esas ciudades semi-enterradas.
    Sigues rellenando piezas de este puzzle llamado Vamurta (como las historias de Ermesenda, que hace pocos días que leí, o la de ese futuro Taonos). Eso significa que Vamurta sigue viva, creciendo, diciéndote cosas nuevas y tú a ella, y quizá nosotros, asomados testigos, también podamos revelarte algún secreto que no hayas visto.

    ResponderEliminar
  18. Hola, y muchas gracias por pasaros y dejar un comentario.
    Me sabe muy mal la lentitud en la publiación del libro y la espera. Todo esto son molestias y soy consciente de ello.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. dafd,
    Pues justamente lo que dices es lo que más me fascina y me motiva del género. La absoluta libertad, aunque es una libertad peligrosa, ya que se corre el peligro del desfase... Pero cuando ves que un autor la maneja con acierto, pocas cosas mejores hay.
    He leído tu comentario en la Historia de Ermessenda, ¡gracias! Voy a recoger las correcciones que propones. Ya ves, un texto es una historia sin fin.
    Para Taonos falta poco, me da pereza repasar el relato. A ver.
    Saludos y gracias.

    ResponderEliminar
  20. Buf, me acabo de dar cuenta al ver tu ilustración. REsulta que me estaba fijando en esas aves que vuelan sobre los barcos y pensaba para mí: es curioso lo que a Igor le gustan los vencejos. Joé, ¿y la cabecera de Vamurta? Que la has cambiado y eso que llegamos a la época de nidificar de estos realmente singulares pájaros.

    ResponderEliminar
  21. Y no hizo falta acaso imaginación y fantasía para imaginar que en donde un día hubo un páramo podría algún día haber una ciudad? No son todas las ciudades, al menos un poco, fruto de los sueños de aquellos que nos precedieron?

    ResponderEliminar
  22. Me alegra mucho esta noticia, Igor.
    Espero con ilusión la salida de tu libro, y ese cuento que nos prometes como anticipo.
    Un abrazo.
    Pilar

    ResponderEliminar
  23. Cuál sería tu ciudad ideal/imaginaria?

    ResponderEliminar
  24. La ilustración me gustó mucho. Y estoy de acuerdo con el comentario de ALMA.

    Un fuerte abrazo,

    Andri

    ResponderEliminar
  25. Gracias Andri... Me falta técnica, pero bueno, todo se andará.

    Respondiendo a la pregunta de Cesc....
    Las antiguas polis griegas, todo su entramado, sus pequeños reinos y codicias, su arquitectura. Las evoco con irrealidad, ese es el problema, idealizándolas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. Tarde como siempre llego a estas ciudades de fantasía, pero el Bosque está muy oscuro y es difícil salir de él.
    Lo primero filicitarte por la próxima publicación de Vamurta, que ya estoy deseando leerla, y lo segundo, las ciudades de fantasía, como bien explicas, creo como tú que deben tener una base real. Las ciudades son de piedra y madera, y no de plata y oro como se lee en algunos relatos. ¿Cómo serán tus ciudades? ¿Tú que las has fundado no desearías vivir en ellas?

    Saludos desde mi exilio voluntario.

    ResponderEliminar
  27. Hola,
    El bosque es oscuro, pero también hermoso y profundo.
    Sí, creo que son de piedra y huelen a orines y pescado en salmuera. Las bases reales están ahí, básicamente medievales.
    Mis ciudades no son un prodigio de originalidad, ¡que conste! ¿Vivir en ellas? Seguro que hay más oportunidades que en las actuales.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar