8 may. 2011

Las Paradojas de Aina

Aina Rotger se levanta, baja hasta el nivel de mar. Mira el Mediterráneo y se zambulle. ¡Plaf!

 Bucea. Se mueve como una serpiente bajo las aguas azules y busca.
   Perlas, pocas. Es conocido que en el mundo hay pocas perlas. A mí me parece que la mejor es la de John Steinbeck.
     Allí, en el fondo, encuentra cosas que no he sido capaz de ver, rincones claros, a veces oscuros. A veces son las extrañas relaciones entre hombre y mujer, a veces son los colores del alma. Otras, los contrasentidos, el humor, la absuridad, el erotismo, el sabor del vivir.
       Cuando vuelve a la playa, siempre lleva algo. Es conocido que los fondos marinos de Mallorca son ricos en historias y leyendas.
-------------------- Una voz que llega desde lejos ---------------------




En la terraza de un café, sola, pero rodeada de gente.

Insonorizada del ruído infernal de coches que, a dos metros de distancia, aceleran a mi espalda para evitar frenar en ámbar.
Bandada de niños que salen del colegio de la mano de mujeres de mi edad, incluso más jóvenes. Sus hijos, que podrían ser los míos, caminan entre fumadores por calles infestadas de humos, en aceras sucias de colillas que mantienen limpio el aire del café-bar.
Un chico negro con americana blanca montando en bicicleta, sobre el andén, sentido opuesto al que marca la calzada y una mujer en pantalón de chandal, saca a pasear a su perro, que asoma la cabeza por una minúscula abertura de su inmenso bolso.
Paseantes acalorados en manga corta y yo helada bajo mi chaqueta.
Nueve veces me has dicho te quiero y con nueve silencios he respondido a ellos.
Y sin embargo, me encuentro sola tomando una limonada y pensando en que, quizás, debería haber pedido un café.
Mis piernas me pedían un paseo y mis pies se han parado a reposar en la primera mesa libre al girar la esquina.
Y te llamaré aprovechando que leo el periódico, como cuando, por la noche, escucho la tele si me apetece leerte.
Y terminado mi vaso, y ahora que estamos casi en verano, iré a comprarme unas botas de invierno por aquello de no romper con las contradicciones de la vida.


Share/Bookmark

17 comentarios:

  1. Maravillosa paradoja. Inmensa contradicción. Pero hay que decir te quiero, aunque sólo hallemos silencios. Que no nos arrepintamos de no haberlo dicho

    ResponderEliminar
  2. Madre mía que bien sabes engancharme de los nervios, los sacas de detrás de mi nuca y tiras de ellos como cuerdas de tender, así me dejas, colgada, pendiente, arrugada sobre tus letras y con cara de felicidad al leerlas, ese niño de color con chaqueta blanca, y esa mujer que no contesta nada a los te quieros regalados, esa percepción de la vida en monotonía y de vez en cuando.... nos revelamos
    Genial Igor, como siempre genial, que ganas de que saquen tu libro por favor...
    Besos guapo

    ResponderEliminar
  3. Los fondos submarinos guardan, esconden o muestran recovecos que, dependiendo del que bucea, serán de húmeda belleza o anodina transparencia.
    Pulcras gafas y anchos pulmones son deseables para sumergirse en los mares que tu nos creas.
    Gracias por ello y un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. increible palabras Igor ..como siempre es un gusto leerte ...aunque no psae muy seguido ... un saludo ...Michel

    www.micheldeb.tk

    www.lamalapoesia.tk

    ResponderEliminar
  5. ¡Cuidado! El texto no es mío. Es de Aina Rotger Vives, una escritora de Mallorca. Cuidado que estos baleáricos fueron grandes honderos en la antiguedad, y hoy seguro que también.
    Gracias por pasaros y comentar.

    ResponderEliminar
  6. Pues Aina Rotger describe muy bien esa esquizofrenia atávica nos acompaña. Si en vez de humanos de carne y hueso fuéramos metálicos, o de silicona o de microfibra, otro gallo cantaría.

    Muy buen texto :)

    ResponderEliminar
  7. Aina es un ángel.
    Desde que la descubrí mi vida es mejor.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Ay, mire usted que hoy está juguetón blogger y me borra los comentarios cuando trato de subirlos.
    Bueno, veamos, le decía que al fin y al cabo la vida es una suma de contradicciones y paradojas, la sustancia de la que estamos hechos. Así que es mejor asumirlo como hace madame.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Los honderos baleáricos eran élite del ejército de Aníbal, un ídolo mío ;)

    El texto es excelente, el final es magistral, y el principio...leno de ruido...cuanto ruido, literal y metafórico hay en nuestras vidas, ¿verdad?

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  10. Aina, qué gran descripción nos relatas. La imagen es fresca y se dibuja y desdibuja por sí sola. Gracias.

    ResponderEliminar
  11. Increíble. ¡Me encantó! Hay que saber narrar, y ella lo hace estupendamente. Tiene una voz suave, cálida, para nada molesta. Una voz perfecta para el cometido que ha logrado. De verdad, a mí, que no soy de dictados y recitales porque no sé escuchar la voz (solo entiendo cuando leo), me ha resultado comodísimo son su voz.

    El relato, genial, acabando de forma magistral con la contradicción.

    «Y te llamaré aprovechando que leo el periódico, como cuando, por la noche, escucho la tele si me apetece leerte.»

    Esto se me escapa, debo de estar espeso. ¿alguien me lo puede explicar? Gracias.

    Igor, en el escrito sobran un par de tildes. Y no se ajusta el texto a lo hablado, aunque eso no tiene importancia alguna, es solo por destacarlo.

    Gracias por mostrarnos esto. De verdad.

    Nosaltres, els foners mallorquins, som els millors XD.

    ResponderEliminar
  12. Esto que nos muestras hoy de Aina es genial. Podría describir perfectamente uno de mis días.El tema de la contradicción y derivados es uno de mis preferidos. Suelo salir cuando no tengo ganas,me suelo meter en la cama para no dormir, me horroriza el café y me revuelve entera y es mi desayuno diario,hago pilates sólo por ver a mi monitor... ;).
    A mi me encanta la contradicción, y creo que a todos nos persigue. Y podría contar mil historias,mil pensamientos... mas no voy a aburrir.
    Y eso, que me ha encantado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Yo cada vez que entro aquí salgo más sorprendido. Curioso video y presentación. Me hace gracia eso de que quieras dar un paseo pero termines sentándote en la terraza. Por esa contradicción he pasado yo también, y supongo que por otras más, muchas más.
    En cierto modo, la superficie del mar es una puerta. La traspasas y lo que se queda atrás no te acompaña abajo. Bueno, no sé.

    ResponderEliminar
  14. EL ESCRITO ME TRASMITE CIERTO CANSANCIO EXISTENCIAL DEL PROTAGONISTA," NUEVE VECES ME HAS DICHO TE QUIERO"..., EXPRESA EL AGOBIO DE LA INDIFERENCIA URBANA QUE SE DA EN EL MALTRATO DE LAS BUENAS COSTUMBRES, E INSISTE EN LA PARADOJA DE IR A CONTRAMANO DE LA FELICIDAD, QUE SE LE OFRECE EN LA PERSONA QUE LA AMA.

    ResponderEliminar
  15. de paradojas: trabajando en mi despacho, con la estufa a todo trapo, oyendo de fondo el escándalo de la rua del Barça, mojada de la resaka de una estrella caida del autocar, lejos de mi amado admirador al que nunca le digo lo mucho que le quiero, y silvando la música del telediario...


    (desde mi azotea el mar no se ve)

    ResponderEliminar
  16. Ja,ja. Cruda paradoja. Las masas blaugranas vociferan al viento y Tara sueña con el mar. Y el amado, perdido en algún lugar de la gran ciudad, o el gran mundo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Es peligroso leer a esta mujer. Puede enganchar.

    Exiliado, de nuevo

    ResponderEliminar