31 ago. 2011

Inside Job, la película

Lo vi de noche. Un error. Pensando en la cama, sin poder dormir. Ostia, pero qué hacer cuando la aluminosis ha penetrado en los cimientos y se esparce en cada uno de los elementos estructurales de la casa. Cuando las termitas (¿La Selva Esmeralda?) devoran cada una de las jácenas y pilares de tu hogar… Salir corriendo, esa fue mi conclusión. Porque no supe ver una vuelta atrás, un nuevo inicio. Vi una, tarde o temprano, implosión.


inside job películaY recordé el Imperio Romano. Había villae tan grandes como la provincia de Badajoz. Muchas veces pienso que el Imperio empezó a desmoronarse cunado dejó de ser República, república severa y exigente, cuando los pequeños propietarios rurales del Lacio perdieron sus propiedades, adquiridas por grandes latifundistas, muchas veces por deudas. La República era sostenida por pequeños agricultores que creían en Roma. ¿Por qué luchar, después? ¿Por unos grandes terratenientes? Ahí empieza la historia de los mercenarios, en este caso, germánicos.

Lo dijo hace poco el estrafalario millonario Warren Buffett: "Mientras los pobres y la clase media luchan por nosotros en Afganistán y la mayoría de estadounidenses pasa apuros para llegar a fin de mes, nosotros los megaricos seguimos con nuestras extraordinarias exenciones fiscales", afirmó Buffett en un artículo publicado el 15 de agosto de 2011 el New York Times. En España esto tiene un nombre, la SICAV, que tributa al 1% con un capital mínimo, eso sí, de 2.400.000 € (Wikipedia, SICAV).

¿Sabéis cuál es el único personaje con poder real, durante el rodaje de este magnífico reportaje que explica la crisis financiera, que afirmaba que había que poner veto a los grandes bancos de inversión, que había que poner vallas a los toros?, Dominique Strauss-Kahn, francés y presidente del FMI, acusado y luego absuelto del delito de violación de una camarera en un hotel. En el camino perdió el cargo. La esperanza es que aún quedan periodistas, como los que rodaron este Inside Job.


Share/Bookmark

12 comentarios:

  1. Lo de Strauss olía a chamusquina, pero de nuestro propio incendio. Hace un par de meses que ví Inside Job: imprescindible para comprender este mundo donde vivimos e indignarne un poco más por si aún no era suficiente.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Joder, que mal rollo. Pero es cierto. Lo de las SICAV clama al cielo. Y que nadie se atreva a meterle mano indica mucho el mundo en el que vivimos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Este documental lo vimos en la Acampada Palma hace dos meses. Todo el mundo debería ver estas cosas.

    ResponderEliminar
  4. La vi en julio pero, sinceramente tío y aunque cuente verdades como puños, tras Michael Moore, Zeitgeist y tantos otros documentales acusadores, he dicho ¡BASTA!. Antes, está Frank Capra.

    ResponderEliminar
  5. Quien sólo puede ver el día a día, aunque vea la verdad de cómo son las cosas, no puede detenerse y sigue adelante para llegar al día siguiente. Supongo que gran parte de todo lo que la gente soportamos se basa en esto que acabo de decir.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. No he tenido la oportunidad de verlo.

    Pero me encanta tu forma de explicar lo que sentiste y asociarlo con otra cosa.

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Tendré que buscarlo... Thanks!

    ;)

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Es un poco complicado de seguir a veces. La ingeniería financiera es un poco difícil de entender para mí. Pero las caras que ponían algunos ejecutivos cuando el reportero apretaba eran todo un poema, y un indicio.

    ResponderEliminar
  9. No lo he visto tampoco yo y no sé si quiero verlo, supongo que saber estas cosas crean gran impotencia y un sentimiento de gilipollas, al mileurista de a pie, difícil de asumir.

    ResponderEliminar
  10. Pues esa es la sensación que me quedó a mí, Aina. dafd, sí, creo que todos nos hemos hecho un lío, pero el trasfondo sí que se entiende. O eso espero.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Pilar, era una sabia. Uno de los problemas más grandes, en todo es esto que señalas. Ahogados en el día a día. Y en nosotros, también.
    Saludos.

    ResponderEliminar