4 ago. 2011

Louis Ferdinand Celine, el hombre.

el escritor Céline

Hablar de uno de los mejores novelistas de todos los tiempos y hablar de infamia, es un doloroso ejercicio de realismo. Y más si amas a Louis Ferdinand Céline. Escribió hasta la náusea a favor del fascismo, en contra de los judíos, los extranjeros y en contra de casi todo. Fue una figura destacada entre los colaboracionistas durante la ocupación alemana de Francia, y de paso, también escribió algunas de las mejores páginas de la historia de la literatura en Viaje al Fin de la Noche, y, sobre todo, en Muerte a Crédito.


novelas de Celine
El recuerdo de Louis Destouches —Louis Ferdinand Céline— resume toda la grandeza y la miseria del ser humano. A la vez, es el testimonio de una época trágica y convulsa que el tiempo se tragó. Henry Miller o Vargas Llosa se declaran admiradores de los libros de Céline. El hombre es hombre y la obra es obra.

Un oficial de la Wermatch, Ernst Jünger, un aliado, pues, lo describe en sus Diarios.

Una tarde de diciembre de 1941, en París.*

«Tarde en el Instituto Alemán, en la calle de Saint-Dominique. Allí está, entre otras personas (…) alto, huesudo, robusto, un poco cargado, pero vive en la discusión o más bien en el monólogo. En él hay la mirada de los maníacos, girada hacia dentro, que brilla como en el fondo de un agujero. Para estas miradas no existe nada ni a la derecha ni a la izquierda; tienes la sensación que el hombre va lanzado hacia un objetivo desconocido. “Siempre tengo la muerte a mi lado” —y cuando dice esto parece que señale con un dedo, al lado de su butaca, un perrito que tuviera tumbado.

»Se declara sorprendido, estupefacto, que nosotros, soldados, no fusilemos, no colguemos, no exterminemos los judíos —está estupefacto porque alguien que tenga una bayoneta no haga un uso ilimitado. “Si los bolcheviques estuvieran en París, ya lo veríais qué pan se daba; os enseñarían cómo se depura la población, barrio por barrio, casa por casa. Si yo llevara bayoneta, sabría qué hacer con ella.

»He aprendido alguna cosa de oírlo hablar de esta manera durante dos horas, porque expresaba con toda evidencia la monstruosa fuerza del nihilismo. Este tipo de hombres sólo oyen una canción, pero singularmente insistente. Son como las máquinas de hierro, que continúan su camino hasta que no las rompen.

»La alegría de este tipo de gente, hoy en día, no deriva del hecho que tengan una idea. De ideas ya tenemos muchas; aquello que desean fervientemente es ocupar fortificaciones desde donde puedan abrir fuego sobre las grandes masas de hombres, y propagar el terror. Cuando lo logran suspenden todo trabajo cerebral, con independencia de cuáles hayan sido sus teorías en el transcurso de su ascensión. Entonces se libran al placer de matar; y era esto, este instinto de la mantanza en masa, lo que los impulsaba desde sus inicios, de una manera tenebrosa y confusa.»

Una fantástica descripción hecha por un militar con dotes literarios en una fiesta, imagino, en que muchos invitados podrían haberse considerado asesinos. Como aquella frase de Apocalipsis Now, donde Sheen decía que acusaban a Brando de asesino. Como poner multas de velocidad durante las carreras de Indianápolis o algo así. Claro, es un tema de actualidad. Sube la extrema derecha en toda Europa y en Noruega ha ocurrido una desgracia terrible. A Céline lo estuvieron a punto de colgar los franceses, tras la guerra. Huyó y se le perdonaron los pecados. No en vano es uno de los mejores escritores de siempre, aunque su literatura sea dura.

En un futuro, volveré a hablar de Céline, de dos de sus mejores libros.

He tenido la suerte de leerlo en castellano, Viaje al Fin de la Noche, y en catalán, Mort a Crèdit, gracias a una fabulosísima traducción de Joan Casas, que no sé quién es, ni he encontrado rastro alguno de él o su obra. El problema de muchas traducciones al catalán es que el traductor pretende lucirse, ser más normativo que el Papa. Joan Casas no, se limita a estar a la altura de la obra, brillantemente. Y eso que, dicen, Céline utilizaba toneladas y toneladas de jerga, además de ser un gran poeta en prosa.

*Mort a Crèdit. Edicions 62. “Presentació” JOAN CASAS//Septiembre de 1987.


Share/Bookmark

18 comentarios:

  1. No conocía a Celine; ni ideología ni obra. Pasaré este nombre a la lista "pendientes de estudio".
    Apabullante historia, extraordinaria exposición. No sólo me ha instruido, puso en marcha canales emocionales. Separar su obra de su pensamiento, mostrarlo con la destreza que lo has hecho, me ha dejado el sabor de lo bien cocinado. Ni eufemismos ni lenguaje timorato. Magistral. Gratitud te debo. ¡Y un saludo!
    DEMIAN

    ResponderEliminar
  2. Carai Demián, me alegra un montón que te haya gustado el post este de literatura. Soy fan de Céline. Escribía...Cómo explicarlo. "Muerte a Crédito" es total, absoluta. Hay gente que dice que es muy desagradable. Y es verdad que hay cosas durillas, pero es tan magistral al trasladar la vida, la época, en papel que te arrastra. Ya no ves el mundo igual, con perdón de expresión tan rimbombante.

    Si no separar vida y obra jamás hubiera leído a Bukowski, por ejemplo. ¡Y me lo perdería!

    ResponderEliminar
  3. A ver si ahora me deja publicar ;P Decía que me da asco, pero me parece un novelista extraordinario, aunque no sé si todo el malestar que es capaz de provocarte provenga de su talento, aunque ojalá fuera así. Decía W.H.Auden sarcásticamente que el tiempo perdona a los ue escriben bien. Incluso así, será duro perdonar a Celine ciertas ¿ideas? absolutamente repulsivas. Afortunadamente no es necesario perdonarlo para poder leerlo.

    Un saludo, estupendo post, me han gustado las reflexiones de Jünger, de él sólo conocía el apellido :)

    ResponderEliminar
  4. No creas, tampoco yo conocía a este testigo. Este testimonio, que yo sepa, sólo está recogido en la versión catalana de Muerte a Crédito. Lo traducí ayer, y aunque ya lo había leído hace años me volvió a producir un intenso escalofrío.
    ¿Cómo se puede llegar a pensar eso?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. No conozco la obra de Céline, de su vida algo. Lo de su fallido homenaje y poco más. Pero menos de lo que cuentas.
    A mi me cuesta horrores separar vida y obra, no obstante, termino haciéndolo siempre y cuando merece la pena de verdad. De todas formas la grandeza y la miseria suelen ir unidas. Shakespeare. Qué decir de ciertos grupos de música. ¿Bukowski? su "ideología" sólo le dañaba a él.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Tampoco yo le conocía pero, por lo que cuenta, no sé si querré conocerle dada la naturaleza de sus escritos. Se prevé una lectura cruda. Siempre sigo tus consejos, Ígor, pero en este caso, tanta crueldad, me da un poco de yuyu.

    ResponderEliminar
  7. Fíjate que yo no sabía eso del fallido homenaje. Entiendo que gente así siempre ha habido, que también los favorecía los vientos de aquella época.
    Da igual. Ahí está Muerte a Crédito.
    Pero sí, cuesta no pensar en las barbaridades de Céline.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Aina,
    Bueno. Si vas a una bilblio.... Si no te gusta, devuleves el libro. Sí que da yuyu. Parece mentira lo que salía por su boquita.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Igor ,iré a la biblioteca y sacaré alguno de sus libros,pero por lo que cuentas...me parece que no me va a gustar,aunque su estilo literario sea impecable.
    Millones de besos.

    ResponderEliminar
  10. Como decian por ahi "todos somos humanistas, lo que cambia es a quienes consideramos humanos"

    Agrego el nombre a la lista que los verdaderos fanaticos (los que no son creyentes) suelen ser intensos

    ResponderEliminar
  11. Monsieur, definitivamente no hay que confundir al autor con su obra, ni prejuzgar ni condenar la obra porque la persona del autor deje mucho que desear. Pero del mismo modo tampoco creo que sea justo perdonar crímenes a quien escribe bien. Simplemente no veo la relación entre ambas cosas, ni me parece decente usar algo así como eximente. Y sin haberlo deseado me ha salido un pareado.

    Feliz domingo, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Un placer que alguien valore las traducciones de uno... casi al cabo de un cuarto de siglo...

    Joan Casas

    ResponderEliminar
  13. ¿? Pero, pero, pero. Disculpe, es que me cuesta mucho creer que esto sea de verdad. Y perdone. Y si es de verdad, me da usted una alegría que ni se la puede imaginar.
    Precisamente busca información para hablar sobre usted. Esa traducción me dejó totalmente fascinado (también la novela, por supuesto), de las mejores que he leído, aunque tampoco sea yo un intelectual ni tan siquiera un gran lector.
    Le dejo mi email por si quiere que escriba algo sobre usted: igorvamurta@gmail.com

    Muy atentamente,

    ResponderEliminar
  14. La descripción del oficial de la Wermatch, TOTAL.

    ResponderEliminar
  15. Efectivamente, el hombre es hombre y la obra es obra. No caigamos en falacias. Buena entrada, como siempre

    ResponderEliminar
  16. Estupendo post Igor, me ha entusiasmado. Sin embargo, Woody Allen no da esa imagen de él en Midnight in Paris. Qué te pareció, por cierto, la película? En mi opinión, con una idea tan original, se le podría haber sacado mucha más magia.

    ResponderEliminar
  17. Hola Agustín,
    Pues no vi esa peli. ¿Woody Allen habla de Céline? Pues tendré que verla...
    Merci. Es una buena recomendación. Saludos.

    ResponderEliminar