19 abr. 2012

Vendiendo vinilos y un pedazo del pasado

discos
Parálisis Permanente
Como la crisis y la realidad son tan tozudas como un elefante, he empezado a vender mi colección de vinilos. Ha venido un tipo agradable a casa y se ha llevado las rarezas y los EPs. Mañana vendrá otro, con una furgoneta, y se llevará los LPs.
Tras un ligero temblor de manos he cerrado el trato. Aviso a navegantes: los discos y los CDs que no son de colección se pagan a un euro la unidad. Más o menos lo que cuesta un kilo de patatas. Precio cultural.
El tipo que ha venido a casa era curioso: simpático, educado, vestido como un hombre de clase media, pero… Conocía a grupos que ni Dios los recuerda: Cáncer Moon, L7,  Parálisis Permanente, Durruti Coloumn, Parkinson DC, Bauhaus, El Inquilino Comunista, Stray Cats. Las apariencias engañan, es verdad.

Luego, cuando he cerrado la puerta y he fumado un cigarro en la ladera del Tibidabo, he llegado a una conclusión cierta: una cosa es la calidad artística y la otra es el precio de mercado, que no tienen porque coincidir en nada.

Uno, cuando se vende los discos, siente que rompe un hilo invisible que lo ataba al pasado. Romper con el pasado es algo así como ser un poco más libre hoy que ayer. Y para celebrarlo, dejo por aquí música de ayer o anteayer.



Share/Bookmark

21 comentarios:

  1. Yo sí recuerdo a un buen número de esos grupos.

    ¿Merece la pena vender a ese precio? Yo es que creo que me estoy volviendo un poco Diógenes con los años xDDDD

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Ja,ja. Síndrome de Diógenes. Sí que merece la pena. Además tengo el tocadiscos estropeado, pffff. Oye, que creo que somos de la misma quinta y no la del Buitre. ¡Parláisis Permanente! Qué singles tan buenos sacaron. Por cierto, en cada mundanza dejo atrás un montón de objetos, como un barco.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parálisis era de mis favoritos, y con eso de la muerte del jovencísimo cantante, pues aún más.

      Tú eres un lustro más joven que yo, querido Igor, pero eso, con estas edades, no se nota.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Se me olvidó escribir que yo nunca me he mudado, y que seguramente no lo haré jamás, así que... ;-)

      Eliminar
    3. Anclado a la tierra, pues. Casi te envidio. En Barcelona y en un relato de JG Ballard, el tema del espacio es un poco dramático. A veces sueño con sótanos enormes donde guardo los tesoros.
      Sobre las edades, ¡un lustro es un soplo de aire!

      Eliminar
    4. Ya hablo por fases, como los androides.
      De Parlásis Permanente y Benavente, de lo mejor que surgió de la movida madrileña, junto a Radio Futura. Sería un buen post, por cierto. Creo recordar que no ha habido otro movimiento cultural desde entonces que haya dejado tanta estela, siguiendo con lo de los barcos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Lo malo de soltar lastre es que suelen ser cosas queridas pero bueno hay que llegar ligero de equipaje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Qué me dice! Tan baratos son? Yo pensé que valdrían una pasta. Y siendo de colección a precio de obra de arte, claro.
    Yo no sé si es ser más libre que ayer o es cortarse por la mitad directamente. Sin recuerdos nos parecemos más a los peces. No?

    Feliz día, monsieur.

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Grandes esos videos!!! Siento lo de los vinilos.

    ResponderEliminar
  6. Pues, la verdad, me acabo de acordar de la ligereza aquella de Milan Kundera y su novela La insoportable levedad del ser.
    Madame, la mayoría de discos hacía años que no los pinchaba y ya digo, en cada traslado de piso acabo pareciendo más un caracol que un pez despistado.
    Feliz día.
    Velkar, qué gran cosa la música.
    Saludos-

    ResponderEliminar
  7. No cometis aquest sacrilegi Igor! Justamment jo ara he començat a invertir en vinyls. Son el futur. Els cd's es desmagnetitzaran i desapareixeran. llarga vida als vinyls!!!!!!

    Per cert, molt bona vista. És Normandia, concretament Omaha Beach, testimoni d'un dels episodis més sagnants de tota la història!!

    ResponderEliminar
  8. Debes tener mucho pasado acumulado en música si pretendes salir de la crisi vendiendo vinilo, a mí no me daría ni pa pipas.

    ResponderEliminar
  9. Una pena, pero pasa mucho últimamente...

    ResponderEliminar
  10. Jajajaja, romper con el pasado a veces duele y otras veces... Hace a uno más feliz jejejeje.

    Un besazo no conocía esta música, debe ser de antes de ayer jejejeje.

    ResponderEliminar
  11. "Romper con el pasado es algo así como ser un poco más libre hoy que ayer." ¡Qué gran verdad!

    Yo también me he estado deshaciendo en los últimos tiempos de algunos libros y cómics que tenía desde hace mucho, y a menudo por precios irrisorios. En muchos casos he tomado la determinación de conservar sólo aquello que me ha 'movido el espíritu' de algún modo. Lo que se quedara en regular, acaba yendo fuera, es así. Aunque suene duro, a veces hay que hacer hueco para posibles cosas mejores que puedan venir. Y bastantes de esas veces, realmente merece la pena haber hecho un espacio previamente para cubrirlo con algo nuevo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Si. El detestable Juan domingo Perón; detestable pero inevitable para cualquier argentino decía que renovación tampoco es tirar un viejo por la ventana todos los días (es muy buena frase).

    Pero yo le tengo mucho miedo al estancamiento de las conversaciones astrales-ancestrales. Justamente el arte -cualquiera de ellos- es una de estas conversaciones,,, y es deber humano no dejar que estas conversaciones se transformen en fórmulas automáticas de pregunta y respuesta.

    Me gusta pensar la creación como un palimpsesto, o un diálogo eterno en el cual uno le está contestando al pasado y el esa respuesta surge el presente, el futuro... pero creo que ahora es tal el vacío y el desconocimiento de lo que hubo detrás que muchas personas se siguen respondiendo con lo mismo pero la existencia (que no es lo mismo que la insistencia) es otra. Debe ser por eso que andamos como hablando solos, y no en la calle.

    Es hora de cortar; eso mismo con lo que cortamos lo agradece, porque ellos hicieron lo mismo con su pasado.

    Pero volviendo a la frase de Perón, uno siempre vuelve a ellos. De todas formas me parece muy interesante ese corte con el objeto... interesante libertad.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  13. A veces, muchas, romper con el pasado es necesario si quieres futuro, o al menos presente.
    Las cosas, por afecto que se les tenga, son cosas. Casi todas prescindibles.
    Ánimo. Es una etapa nueva.
    Bs

    ResponderEliminar
  14. Ah, gracias por los comentarios.
    Debido a ellos he creado una viniloesfera, y me he quedado con unos 30 discos y 20 cds.
    Será que corría el peligro de transformación. Así, dejo un cabo atado al pasado.
    Quisiera ser un pez, sin pasado ni futuro, pero eso es otro sueño, soy un bípedo con pulmones.

    ResponderEliminar
  15. Espero que el "Transformer" no haya sido uno de los vendidos...;)
    ufff los vinilos! yo los guardo como oro en paño, aunque no tenga tocadiscos...llámame sentimental!

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Yo recuerdo perfectamente a todos los que mencionas (será la edad ;P) Y si ti sirve de consuelo, aligerar el peso de la mochila nos da libertad. Los objetos también se emancipan para vivir nuevas aventuras. Seguro que esos Lps ya tenían ganas de estirar las patas ¡un beso!

    ResponderEliminar
  17. Recuerdo cuando el año pasado fui a LA METRALLETA y un par de sitios de compraventa de vinilos, a ver si conseguía algún dinerillo por unas 100 piezas que la Dirección de mi Colegio Mayor estimaba que debían ir a la basura porque ocupaban sitio (en fin...). En uno de los sitios, me vieron sin barba y me tomaron por tonto. Pasé. En el siguiente, el hombre era un encanto, me ofreció 3 euros por vinilo y, sinceramente, con su camisa tiesa, su jersey de lacoste, sus gafas de pasta roja y su peinado de los años 80, jamás habría pensado que tuviese la cultura musical que tenía. Eso sí que abruma.

    Si algún día quieres comprar auténticas joyas a buen precio, los domingos en el mercadillo grande de Berlín (Flohmarkt).
    Saludos.

    ResponderEliminar