15 may. 2012

A la deriva

Imagínese un conflicto armado. Barcelona es atacada. De pronto los cazabombarderos enemigos fijan un nuevo objetivo. Un objetivo simbólico. En cinco minutos la Sagrada Família se viene abajo. Es una montaña de cascotes. ¡Oh! ¿Qué pasó ahí?
¿Qué sucedería?
A la mañana siguiente, todos los periódicos del mundo -bueno, menos los controlados por el enemigo- abrirían sus portadas con grandes fotos de lo sucedido y grandes exclamaciones indignadas. En Facebook y Twitter los mensajes se subirían a una velocidad de vértigo. Habría campañas de solidaridad, competiciones de plañideras. Incluso el Papa saldría al balcón y diría unas palabras. Hermanos... Aquello sería un clamor, el Planeta Tierra una olla en ebullición.

Pero luego pasarían las semanas. Una tras otra, irresistibles. Inexorables.
Y ahora que lo pienso, ¿quién se acuerda de Montecassino?


Monasterio de Montecassino tras el bombardeo aliado de 1943.


gaudí la sagrada familiagaudi colonia guell
Los bocetos de Gaudí. ¿Quién supera esto? ¿Alguien sería capaz de imaginarlo?


Share/Bookmark

18 comentarios:

  1. Usted, por ejemplo. Usted se acuerda. Pero cuando las cosas dejan de ser noticia para convertirse en historia, comienzan a ser olvidadas, desde luego. Y al final todo se asume. Una pena.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Así es, lo que deja de ser noticia pasa al olvido. Pero, bueno, para eso también sirven los blogs.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta la frase de La Dame Masquée de que "todo se asume". Reviste los hechos de una naturalidad muy certera.

    Una duda que me asalta es si las redes sociales aceleran el proceso. Cuando algo se hace "viral" parece omnipresente durante varios días, hasta que llegamos a la saturación y necesitamos olvidar. ¿Qué diferencia habrá con los días en los que la información llegaban más objetiva pero a menos gente?

    Otra duda que me asalta: ese "planeta tierra" en la cuarta línea empezando por el final ¿es con mayúscula?

    ResponderEliminar
  4. Buenas,
    Pues pienso que la información, casi toda, no es más que entretenimiento. A más información, más aturdimiento. Las redes sociales lo acentuan, mucho información, la mayor parte para nada. Aunque, ¿quién recuerda los titulares de El País de hace dos semanas?
    Vivimos la era de la información kleenex o en términos milicos, "dispara y olvida". O así lo veo yo. Los receptores se fragmentan, viviendo en burbujas informativas cerradas que son trajes a medida.
    ¿Eres catastrofista? Hay mil sites catastrofistas para ti.

    Planeta Tierra. En Mayúscula. Tienes toda la razón, aunque lo dice la RAE, que hace unos días decía que era correcto el "sólo" y el "éste".
    ¡Bien señalado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, si era duda de verdad. Siempre pensé que era con mayúscula, pero hace un tiempo vi una valla publicitaria de una empresa energética que lo tenía con minúscula, después vi tu artículo y la inseguridad se acrecentó.

      Ah, la RAE se ha medio-retractado con lo de "sólo" y ahora acepta las dos formas - lo dijo Perez-Reverte en un artículo y lo acabo de comprobar en el diccionario.

      Eliminar
    2. De verdad, cuando me quitan normas tan asumidas es un poco como cuando te quitan el suelo de los pies, aaaahhhh. Qué fuerte lo del anuncio.
      Y nada sabía del relajamiento del solo-sólo. Gracias por el apunte, lo tendré en cuenta.

      Eliminar
  5. ¿Montecassino? La mitad iglesias y palacios de Alemania fueron arrasados sin piedad por los bombardeos sistemáticos de los aliados. La Guerra tiene su propia estética. La estética de las ruinas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué grande. La estética de las ruinas. Que me hace pensar en aquel verso de Gil de Biedma, "No leer,
      no sufrir, no escribir, no pagar cuentas,
      y vivir como un noble arruinado
      entre las ruinas de mi inteligencia"

      La doctrina de los mil bombarderos, creada por el alto mando de la Royal Air Force.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Pues si, es una pena, pero la vida pasa, y nos olvidamos de las cosas que sucedieron.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. Qué pasaría. Cómo saberlo.
    Pasaría algo (mucho) al principio. El tiempo todo lo puede.

    ResponderEliminar
  8. Fa ben poquet amb les obres de l'Ave, la sagrada família gairebé va a terra... Moltes vegades la realitat supera la ficció amic!

    ResponderEliminar
  9. Nooooooooo.... La sagrada familia nooooooooo

    ResponderEliminar
  10. Es posible que sucediera como usted dice. Y si se acuerda usted de Montecasino, yo hago memoria y recuerdo los budas de Bamiyán. Ni diez años hace que fueron volados con disparos de mortero. Llevaban puestos allí 2.500 años. ¿Quién se acuerda de ellos?
    Mire que alguna vez he leído comentarios suyos, pero no había visto su blog aún. Bueno, ya dice el refrán que nunca es tarde si la dicha es buena. Creo que lo es. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Imagínate que en mi país hubo una dictadura terrible, murió mucha gente inocente, el país cambio radicalmente y aun así ...las cosas se olvidan ..quedan en el papel ...es una lastima ...Michel

    www.micheldeb.tk

    www.lamalapoesia.tk

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad. Cuántas matanzas han sido rápidamente olvidadas. Barremos para un lado, como si nada hubiera ocurrido.
      Saludos.

      Eliminar
  12. Miles de páginas, comentarios y sentencias condenatorias. Ya todo sobre unas ruinas. Y habría que plantearse la restauración (?) o aceptar la insolubilidad del hecho asumiendo las palabras de un famoso torero:"lo qué no puede ser, no puede ser, y además es imposible".
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Así como Montecasino es recordado por los amantes de la arquitectura, La Sagrada Familia no podrá ser olvidada del todo...y entonces se tendrá la responsabilidad si no de superar, al menos de igualar esa belleza. Así somos los humanos creativos.

    Pérdidas así no solo son indiganantes y lamentables, no deberían ocurrir.

    Abrazo de buen día.

    ResponderEliminar
  14. Gaudí nos ha dejado joyitas que, afortunadamente, cada pueblo, cada ciudad que las acoje se siente orgulloso, y nosotros, los visitantes, maravillados por la imaginación que las creó. No conozco La Sagrada Familia, solo deduzco lo que será.

    ResponderEliminar