25 oct. 2012

La guerra de las Galias en PDF


descargar guerra galias
Bueno, lo cierto que este escritor superventas, Julio César (100-44 a.C.), ya no ostenta derechos de autor desde algún tiempo antes del nacimiento de Jesucristo y bastante antes que Obama dijera aquello de “Yes, we Kant”. La Guerra de las Galias es un interesantísimo libro bélico, una fuente para historiadores y, de alguna manera, un libro épico. A Maquiavelo le debió gustar. Una gozada si te interesa la historia antigua. El libro está disponible para descargar gratis en el siguiente enlace: PDF Guerra de las Galias.

Sorprenden dos cosas: la increíble complejidad de los movimientos militares (ver la Batalla de Alesia) que eran capaces estos grandes ingenieros y soldados, los romanos, y la absoluta crueldad de la guerra. Me impresionó la suerte de los vencidos. Incluso en algunas ciudades, al estilo Masada, se suicidaban colectivamente antes de ser apresados. En ambas cosas, nada hemos cambiado. Además de mucha acción, el libro explica las costumbres y los paisajes de esa vasta tierra por conquistar, las Galias.

Cayo Julio César era muy consciente de la importancia propagandística de los informes que enviaba al senado. Quizá ya soñaba cruzar el Rubicón, a saber. A través de estas cartas forjó la imagen de gran general invencible e imprescindible, tanto como su legado en forma de libro, Commentarii de bello Gallico.


Share/Bookmark

9 comentarios:

  1. Lo siento, pero algunos impulsos son incontrolables. Es leer "Guerra de las Galias" y venirme esto a la mente :-P
    http://3.bp.blogspot.com/_zqcri9fiPm0/S89Oupf3PhI/AAAAAAAAABs/Y0agy6Up064/s1600/Examen+de+latin.jpg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, je. A mí me pasa. La Guerra de las Galaxias, je, je. Será el subconsciente maldito. Y ya, pensando mal, igual viene de allí...

      Eliminar
  2. El amigo Caius era, como él mismo decía, el primer hombre de Roma, y eso es todo lo que quería de sus "colegas" senadores, que se lo reconocieran. Pero ya veis. Así acabaron las cosas, que por si acaso y para asegurarse la gloria, tuvo que llevar a cabo uno de los genocidios más salvajes de la historia. Se debió cargar a un millón de galos, creo, el amigo.

    Gracias por el aporte. Pienso hacerme con él. Creo que tengo el texto físico en algún lado, pero hace años que no lo encuentro :).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Mauro,
      Sí, es verdad, aunque cuando los galos invadieron la península itálica no fueron muy benevolentes. No es que defienda Roma, es que en aquellos tiempos ser conquistado era la peor de las suertes.
      Ah, el texto en papel va bien. Yo lo tengo en edición de bolsillo que por cuatro duros puedes releer.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Nadie podía permitirse el lujo de ser compasivo en esos tiempos, a menos que ganara otra cosa con ello. Hay que contextualizar y yo no creo que César fuera un monstruo por lo que hizo, igual que tampoco lo serían los francos. En realidad, lo que siempre me ha sorprendido más es nuestra capacidad para ensalzar las virtudes de uno (César) y defenestrar a los otros (galos, francos, etc). Al final somos todos iguales. Es lo que deberíamos aprender de la historia, pero nada, que ni patrás :D.

      Eliminar
  3. Qué recuerdos, traduciendo a César en clase de latín. La pura verdad es que había partes soporíferas, pero desde entonces he querido leer la obra en castellano y del tirón. Supongo que esta es una oportunidad tan buena como cualquier otra.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Acabas de teletransportarme a mi época de instituto! Como soy nulo en mates, elegí latín y griego (de ahí que en mi época universitaria me creyese Apolo jajaja) y el texto que más traducíamos era La guerra de las Galias. Super interesantes y escrito con una gramática sencilla y clara (al joputa de Virgilio lo teníamos entre ceja y ceja...).

    Bravo, César.

    ResponderEliminar
  5. No tuve yo a César cual si fuera un Rubicón en mi camino para pasar al curso siguiente. Cosa que siento enormemente. El latín fue una asignatura que no tuve, un hueco imprescindible en mi educación.
    Pero es un documento histórico, y eso es tanto como decir un trozo vivo de humanidad, de nosotros mismos. Lo más doloroso de la obra es que no es una novela, y el sufrimiento que uno intuye allí no es de cartón piedra. Gracias por traerlo aquí.

    ResponderEliminar
  6. Yo hice un par de años de latinorum con profesores no muy estimulantes. Por suerte, hay traductores y traductores atrevidos.
    dafd, me pasa lo mismo que a ti. La violencia de La Guerra de las Galias me dejaba hecho polvo. No, no es cartón piedra.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar