25 may. 2013

Microrelato La Viejecita

Ahí está, como cada mañana, la viejecita del balcón de enfrente barriendo la terraza con una escoba. Deja de barrer y me mira a mí. Esto es sorprendente. ¿Qué hace? Levanta un fusil. Veo un fogonazo.
I.K, hace menos de tres minutos.

Share/Bookmark

13 comentarios:

  1. ¿No sabes que no te puedes fiar de las viejecitas con aspecto amable?

    Salut! (Collons amb la iaieta!!)

    ResponderEliminar
  2. ¡Agáchate! Por cierto, que relativamente fácil es montar un microrelato si te llega la idea. Debo salir a fumar más en el balcón.
    Saluttten.

    ResponderEliminar
  3. Qué casualidad. Hoy, después de semanas de bendita paz, volví a ver a la vieja/bruja del primero. Y, por cómo estaba, si alguien le diese un fusil, ya no tendríamos obras en el cuarto.

    ResponderEliminar
  4. Espero que no sigui autobiogràfic! Molt bo i sorprenent, com un fogonazo.

    ResponderEliminar
  5. Cambió la escoba de barrer el polvo por el fusil para barrer al mirón. ¿O fue el flash de la cámara fotográfica del nieto para inmortalizar la imagen?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. jajaj qué bueno.. adioss personaje.. micorelato interactivo

    ResponderEliminar
  7. Acaba usted de recordarme a Gracián, si es que acaso no sea usted mismo el propio Baltasar redivivo. Ya sabe.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Parece qe las escobas las carga el diablo.

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado. Superdivertido, la verdad.

    ResponderEliminar
  10. Me alegra que encuentres el cuento divertido, ¡es para eso! Para reír un poco.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Todo es tan oscuro, tan equívoco. Ya no sabemos de qué fiarnos. Ni siquiera de esta encantadora señora.
    Estos cuentos tan cortos tienen tanta miga por detrás.
    Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  12. Ahí está, un cuento corto es como un susto, que luego tiene miga.
    Saludos.

    ResponderEliminar