8 jun. 2013

Autoeditarse o No. Esa es la cuestión.


autoeditarse en Amazon
Interesante artículo en La Vanguardia sobre autoedición, Amazon-es, editoriales, plataformas digitales y otros monstruos de sueños y pesadillas. Para no ser muy gorrón, sólo dejo un par de citas para la reflexión.
«Aurelio Major, poeta, traductor, editor y asesor en España de cuatro editoriales europeas, es un buen conocedor del mundo de la edición en América y Europa. "Al final -dice-, lo que quiere el autor es llamar la atención de una editorial de prestigio para que le publique. Lo importante es que el autor que se autoedita tenga oficio, que el libro que ha escrito tenga por lo menos la mínima calidad para satisfacer las mínimas exigencias del lector. No es cierto que quien quiera escribir un libro lo pueda hacer sin formación previa.»
No, no es verdad. Lo que quieren las soprano, los escritores y escritoras, es ser leídas por millones. Cuando no lo consiguen, como a la mayoría de autores nos sucede, es cuando piensas. “Ay, ángel de amor…”. Y esperas el salvador en forma de editor, que evidentemente nunca llega. Se parece a estar rodeado de apaches, en medio de la nada de un infinito desierto de Nuevo México, y esperar el Séptimo de Caballería. O, siendo más preciosos, se parece al argumento de aquella obra de teatro, Esperando a Godot, de Samuel Beckett. Una tragicomedia del absurdo, ¿os suena de algo? Lo de tragicomedia del absurdo me refiero.
«Aurelio Major disiente. "Stephen King intentaron autoeditarse y él ha hecho marcha atrás. Para las ventas millonarias hace falta un departamento de marketing impresionante y el autor no puede dedicarse a ello. Muchos autores autoeditados logran un éxito momentáneo según su capacidad de activar sus redes sociales. En Amazon, por ejemplo, se ha descubierto que pagaban a reseñistas para que elogiaran el libro y obtener así más presencia. A las corporaciones les interesa vender libros a los precios más bajos posibles, porque no es su negocio, y eso es un peligro, porque la buena literatura puede pasar a no valer nada.»
Bueno, bueno. Linkeo el artículo. Para pensar un ratico:
http://www.lavanguardia.com/libros/20130606/54375394565/boom-autoedicion-reinventa-modelos-editoriales.html

Y muy relacionado con autoeditarse o no, dejo un vídeo de los geniales Talking Heads. Ellos tenían razón. "Road to Nowhere".


Share/Bookmark

7 comentarios:

  1. Me pierdo con lo que dice el Sr. Major. Que yo sepa, lo de paga a reseñistas es más común entre los libros no autoeditados. Para alguien como King no es tan fácil autoeditarse porque tiene ya contratos y compromisos con editoriales que le costará romper.

    Lo que dice Mellado era lo que estaba pensando yo cuando leía el artículo: que tarde o temprano los publicistas, correctores, etc serán autónomos que trabajen para el autor directamente.

    ResponderEliminar
  2. A mí se me quitan las ganas de todo. Autoeditarse significa, la mayoría de las veces, no llegar a casi ningún sitio.
    Y esperar a que alguien te edite es aún peor. Las opciones son casi nulas

    ResponderEliminar
  3. Bueno, me gustaría ver eso de que King se autoeditaba. Me recuerda al caso de Prince (no intento rimar) que perdió su nombre al romper con su sello discógrafico. Seguro que sí, que los contratos no le permiten hacer experimentos.

    Bueno Luisa. El riesgo es tremendo. La verdad, dudo. Igual el camino es la paciencia, dejar pasar el temporal y llenar las bodegas del velero con cajas cargadas de letras y leyendas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Interesante post y cuestión muy en boga, yo creo que las redes están haciendo su agosto con la autoedición que no llega muy lejos ni a muchas partes. Lo que te editen no sé si es cuestión de suerte o de padrinos o de ambas cosas, pero no de calidad literaria por lo que vemos publicado últimamente.. Así que, queda poca opción más que trabajar y seguir escribiendo lo mejor que se pueda.
    un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Ico,
    Así es. No hay soluciones buenas. La mayor parte de las editoriales están a un paso del tanatorio. ¿Cómo proponerle un proyecto a un cadáver? Excepto las grandes.
    No hay más: trabajar, escribir, seguir hacia adelante. Pienso igual que tú. Y recordar que cuando tienes un libro acabado no hay prisa, no pasa nada si lo publicas mañana, o pasado, o....
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Me hace gracia cómo define el éxito del libro publicado en autoedición como momentáneo cuando pasa exáctamente lo mismo con el libro tradicional. Un libro tiene éxito cuando sale, y al poco tiempo empieza a perderlo. Es algo que pasa tanto con los libros como con otros muchos formatos, y es la consecuencia de un sistema caduco. Las críticas que realiza a la autoedición por desgracia también se pueden hacer al formato tradicional. Es cierto que la cosa está jodida, pero es una consecuencia de lo masificado que se ha vuelto todo, ahora cualquiera puede producir, y eso no es malo, sino más bien bueno, porque el que vale sigue produciendo y al final acaba consiguiendo algo. El que no, lo deja y no llega a nada.

    ResponderEliminar
  7. En realidad no sé si sabemos cómo va a evolucionar esto de internet. La red de redes lo está cambiando todo y creo que nos falta todavía perspectiva suficiente para predecir hacia qué entorno vamos todos.

    ResponderEliminar