15 sept. 2013

Relato Finales de Agosto Principios de Septiembre


Aquí os dejo el relato libre Finales de Agosto Principios de Septiembre. Si es que es un relato o es pura divagación. El verano se acaba, no así lo que aconteció, hoy, mañana y siempre. Un relato online, para pasar el rato.
relato finales de agosto principios de setiembre

Relato Finales de agosto principios de septiembre

No pudo ser. Me esperaban en Montecarlo para dejar correr el agosto. Ni yates, ni amigos ni fiestas. Que un habitual como yo no pueda pasarse por los casinos es signo de decadencia para estos templos del azar. En fin. El rey me invitó a las regatas —pues sí, fui yo quien escribió su discurso de Navidad, “igualdad ante la ley” o isonomía— en Palma de Mallorca. Por problemas de agenda no puede asistir. Luego, cancelé mi viaje a las Seychelles por dos razones: ya no son lo que eran desde que dejan ir a algunos fugaces y famosos futbolistas y, por si faltaba algo, un tiburón devoró a un buceador, que de este modo puso fin a su luna de miel sin divorcio mediante. Ni nadar se puede hoy.

En pocas palabras que no en las jesuslinianas dos: me he ido a hacer de okupa a casa de mi madre. En la montaña. Aislado de las noticias —miedo, miedo, miedo—, sin televisor ni internet, por las noches no haga nada. No hacer nada es mucho.

Así que observo. Viven en la casa dos perros mil leches. Dos despropósitos de la naturaleza. Para ser amable, diríase que no son el par de perros intelectualmente más dotados del orbe de la creación; pegajosos, ñoñas, traumatizados, carentes de toda virtud y reclamando constante y lastimosamente cualquier forma de cariño. Son casi humanos.
También vive en la casa de campo una gata enana con cráneo jibarizado junto a otra gatita asilvestrada y furiosa defensora de su prole de gatitos que deja sobre un muro antiperros del jardín. Él último felino es Sami, (de Sami David Jr), un gato macho de acero, aunque tuerto y completamente sordo. Se trata del primer caso registrado en la historia de gato jedi, porque si no es así no me explico como evita coches y perros sin oírlos antes y medio viéndolos entre tinieblas. Incluso caza. Los gatos no son los únicos supervivientes del holocausto que provocan los sapiens allí donde se asientan. También son habitantes y residentes del jardín un gorrión afónico, una serpiente que fue atropellada y se desplaza con muletas y un zorro que a veces fuma hierba y siempre toma ginebra con unas gotitas de limón, que anda por ahí contando la misma historia de una guerra que nadie recuerda ni comprende.

Pues toda esta turba de animales, incluidos el par de perros —intelectuales trotskistas ellos—, respetan a un animal pequeño, de apenas un par o tres de kilos, que llega silenciosamente cuando la luna decide ser la reina pálida del mundo. Llega, con pasos lentos. Parece un anciano. En ataque no vale nada, ¡pero en defensa!, ¡qué catenaccio tan perfecto! Lo he bautizado como Pequeño T-34. Ahí llega, la importancia de un buen blindaje… Es el puercoespín. Y, cuando a medianoche, el puercoespín devora tranquilamente la comida para gatos, masticando como si en su pequeña boca tuviera una trituradora industrial, todos desaparecen como por arte de magia. El jardín se vacía por completo. Es la hora de ir a dormir.

relatos online
En las noches insomnes de finales de agosto, principios de septiembre, me quedo fumando en la soledad de la escalera del jardín, bajo las estrellas y la hendidura sarracena de la luna. Abstraído en un firmamento de pensamientos de cola fugaz, algunas noches oigo un terrible aullido. Una voz que llega del alma del bosque que rodea la casa, un sonido que remueve las hojas y hace que la hierba cruja. Tras el lamento, aparece el fantasma del perro que maté en su apogeo. El perro que se asilvestró y mordía. Es una visión de azules y blancos, un destello en la noche de verano. La figura del perro flotando en la oscuridad, apareciendo de la nada, corriendo por el jardín a una velocidad atroz. Durante unos segundos quedo petrificado en las escaleras. Aúlla el animal como si suplicara algo que no entiendo a la luna y deja una estela de escarcha por allí donde pasa. Nunca me mira, tan sólo se deja ver, recordándome a mí, su verdugo, la juventud truncada, la fuerza de la naturaleza tajada, el ímpetu partido. El hombre que todo lo estropea. Se va, la escarcha de derrite en el calor de la noche de finales de agosto, principios de septiembre. Volverá, como el mar que al llegar los primeros fríos reclama lo que le han quitado. Volverá el fantasma, volverá a por mí, con preguntas sobre las que no quiero recordar las respuestas.
relato perro fantasma


Share/Bookmark

16 comentarios:

  1. Es como el recuerdo de un urbanita de vacaciones en el pueblo. Memorable. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Soy un urbanita 100%. Mira, planté 9 plantas aromáticas en la terraza y dos ya se han muerto. Seguro que a un payés no se le muere nada. En fin.

      Eliminar
    2. Je, je, yo también, lo de urbanita, bueno y lo de las plantas también.

      Eliminar
  2. Una divagación con muy buena prosa, compañero; más interesante que muchas novelas que hay por ahí. He sonreído con lo de T-34...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Un relato estupendo, me ha resultado curiosa y extraña su lectura, como leer un sueño. Me ha gustado mucho Igor.

    ResponderEliminar
  4. Uy, mejor que os haya gustado, pues no las tenía todas, porque la historieta es un dejarse llevar. Y eso es peligroso. Empieza con un ja-ja-ja, luego hay el zoo este peculiar (ahhh.. T-34, Pedro) y luego aparece el perro fantasma. La culpa. Acaba en drama.
    Y sí, mezclando realidades y fantasías, esto parece un sueño, y hasta que no lo has dicho, Zavala, no me he dado cuenta.
    Bueno, gracias por comentar "esto".

    ResponderEliminar
  5. Quizá por ese dejarte llevar te ha quedado bordado. Da al lector la opción a divagar o a quedarse en la superficie, algo que se agradece. A veces con los relatos cortos complicas la prosa un poco, aquí te ha quedado más sencilla, como la de la novela (paradójicamente, porque imagino que en la novela sería donde te dejaste ir menos).

    Al puercoespín de casa de mis padres lo llamábamos "Pinchitos". Bebía leche desnatada y era muy sociable. Como con los seres humanos, "cada uno sale como sale".

    ResponderEliminar
  6. Biiieeen. Tomo nota de que a veces me embarroco en algunos relatos, que por definición te tentan con experimentación. Ese tipo de comentarios me permiten progresar y se agradecen.
    ¿"Pinchitos" bebía leche semidesnatada? Jopeta, a "Pequeño T-34" nunca se nos ocurrió darle leche. Y era muy tímido, el pobre.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. jaja. Vaya observador de la naturaleza es tu narrador. Aquella casa encaramada en la montaña da la impresión de ser un hospital de animales retirados que cobran un retiro por lisiados. Pero eso es como un hilo argumental que va en espiral, desde afuera a dentro, y dentro, muy adentro hay un episodio traumático: ese sabueso rabioso que hubo de ser sacrificado. Ese can que aúlla queda para siempre, como un fantasma que nunca desaparece y vuelve a señalar con su cómplice la luna. Es el meollo de la espiral. El nudo que el narrador prefiere no desatar.

    ResponderEliminar
  8. ¡Eso es! Lo has sabido ver mucho mejor que yo. Es un relato en espiral, desde las tonterías hacia el trauma, el interior. Qué bueno. Lo cierto es que, ¿quién no tiene fantasmas? El de ese pastor alemán todavía me persigue. Y además intuyó el sacrificio y aún y así obedeció, cuando ya a casi nadie obecedía. Causó un río de lágrimas, pero, caramba, a él le mate. En fin.
    Lo sigo viendo correr por el jardín. Es curioso y eso que el episodio tiene años.

    Realmente, hay que ser muy cuidadoso al abrir las puertas de según que armarios.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Ya no me queda comentario que hacer. Lo leí con agrado y me parece muy bueno en imaginación y representación.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Acertado para estos tiempos que corren, Lluís. Yo no podría vivir rodeado de tantos animaluchos y alimañas, pero lo que más ha captado mi atención es sin duda ese fantasma, que me da igual que sea de un perro o de un hombre. Los fantasmas siempre aparecen, de una forma u otra. Algunos son un verdadero tormento, pero otros son más dulces que la miel, y los añoramos... Divago y me disperso ¡Qué asco!

    ¿El dibujo del T-34 es tuyo?

    No sé si te abracé, pero si no lo hice, debí hacerlo.

    Salut!

    ResponderEliminar
  11. M'ha agradat molt el to i l'estil d'aquesta divagació. Hi ha moments irònics i altes de gran lirisme. Felicitats!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merci Mercè!
      Es un relato abierto, un breve relato sobre un fragmento de un día cualquiera, con la vida pasando por delante, como si nada.
      Petons.

      Eliminar
  12. como siempre, Igor, magnífico. Me encanta tu visión, tan amplia, tan sensible. Al leerte, parece que uno pudiera oír las pisadas de los gatos en ese jardín, la calada del pitillo. Y el fantasma, el que todos tenemos. En forma de perro, o de gato, o de sombra, o de duda. Yo temo al mío. He de dejarlo pasear por el jardín.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Hola,
    Vaya qué bien, pues intentaré hacer más relatos de estos de divagaciones personales. Muchas gracias por los comentarios.
    Y no, Dissortat, el dibujo no es mío. Pero, sabes, me da una idea de intentar hacer nuevas ilustraciones con esta técnica que recuerda a los grabados.

    Saludos.

    ResponderEliminar