24 feb. 2014

Rilke lo sabía

Rainer Maria Rilke, quizá el poeta en lengua germana más conocido, lo sabía. Sabía que todo tiende a desvanecerse, aunque esta no sea una visión demasiado vitalista de la vida. Volver a leerlo es un goce. El poema Retrato de juventud de mi padre de Nuevos Poemas (1907), basado en una imagen del progenitor en daguerrotipo, nos dice esto, en su final:
Y todo lo otro cubierto por sí mismo
y extinguido como si no lo comprendiéramos,
y hondamente borroso, desde su propio hondura.

Tú, daguerrotipo de rápido desvanecerse
en mis manos, que se desvanecen más lentamente.

Share/Bookmark

3 comentarios:

  1. Lo peor de que todo se desvanezca es tener conocimiento de ello. ¡Bendita ignorancia! Hay cosas que preferiría no saber.

    ResponderEliminar
  2. Hay que recordarlo... Al fin y al cabo, eso da perspectiva. Esos "problemones" empiezan a dejar de serlo. La poesía también es conocimiento, una manera de comprender. O eso pienso yo.

    ResponderEliminar
  3. No sabría decir si un algo se desvanece antes que otro. Todo se sublima a toda velocidad y parece como si cualquier esfuerzo en retrasarlo no importase. Somos tan efímeros.

    ResponderEliminar