1 ago. 2014

Poemas de hoy, Poemas 3,14

Iré desgranando el rutilante libro de Poemas 3,14 (2014) que he publicado este año para ser bajado gratis en Smashwords en epub, mobi, kindle, pdf etc. (Poemas 3,14 en GOOGLE PLAY), también en (POEMAS 3,14 en EPUB, MOBI, PDF, KINDLE) y en Amazon en kindle, no siempre gratis (POEMAS 3,14 en AMAZON). Son poemas que pueden considerarse modernos, son versos de hoy. De esta primera entrega de cinco, dos son poemas nocturnos. La ausencia de luz acrecienta las visiones.

¿Por qué publico estos poemas en descarga gratuita? Sencillamente, ante la pereza de emprender otros caminos preferí atajar y dejarlos en libre descarga en Internet. No tengo ganas de pelear ni de concursar por mis libros. Y sé que la gente se toma más en serio un texto literario si ha pagado previamente.

En unos meses tendré un segundo libro de poemas, ya veré qué hago con ellos. De momento dejo en este post algunos los poemas del libro que he publicado en el blog. Luego, subiré el resto de poesías publicadas anteriormente en un segundo post. Más adelante iré publicando los inéditos uno a uno para que quien así lo desee los pueda leer. Ahí van, son unos cuantos:

poemas español gratis epub pdf mobi


Llega la Noche

Se descuelga blanda por los cabellos del bosque
a oscuras se desliza sobre el silencio del agua, 
los párpados ciegos sueñan ventanas.
Oleaje de quejas, imágenes y cristales 
asoman en el aroma de la noche dormida, 
el corazón desvestido por corrientes subterráneas.
No soy el de hoy, ya recuerdo las rutas. 
Golpes, las membranas del corazón, ¿dónde estás?,
en la calle muy ancha y sin nombre, la noche, 
donde miles llegan, diluyéndose. Vuelven. 
Resuena la canción de cuna, ¿dónde has estado?,
aquí, ¡tan cerca!, remendando las leyendas 
que calman mis manos retorcidas de hoy. 
También estas flores que se incendian y se alejan 
dejando regueros de desperdicios, ¡hasta nunca! 

La noche hace llover matices, la brisa 
dice, musgo en los oídos, de otras melodías
no preguntas pero van llegando respuestas, 
más respuestas muriendo en la arena mojada. 
No te molestas en recogerlas, como las conchas
que has ido dejando aquí y allí y en otras playas.
Creo que es la brisa y esta música que flota 
para ir elevándose hasta arriba, 
agarrándose a las paredes del patio, creciente. 
Los grises muertos que tanto amo 
en la ciudad de los colores, el amor del puerto 
subiendo fétido y vital, charcos barnizados con lunas,
las voces que se van perdiendo en el tiempo, 
madera negruzca de una mesa, bar de medianoche, 
los pasos besando calles torcidas, Casco Antiguo, 
el jardín de luces, bombillas solitarias de pensión, 
reflujo del aria a lo largo del paseo deslumbrado 
abriendo el iris, calando en las mandíbulas abiertas. 
Sangras porque morir es la continuidad, 
las fachadas desmoronándose, el yo silenciado, sueños, 
palabras extraviadas en llanuras de hierba violácea,

las distancias que la noche, ya herida, exhala en un salto.



Lluís Viñas Marcus Del libro Poemas 3,14

poemas español modernos

Madre

Se extienden los llanos más allá
de donde alcanzo, hoy, aún
maniatado a los cuadros viejos
que cuelgan de este suburbio que desaparece.

La tierra me espera.
Exhalo arcilla sangre bajo el cielo.
El lecho de madre limpio y adorno ¡polvo!
Embrido en la tarde las luces del sur.
Lluís Viñas Marcus Del libro Poemas 3,14
leer poemas modernos

Poema con corazón

Si un sábado de luces bajas
te sobreviene la tristeza,
no me lo reproches mucho, corazón.
De los rostros que perdieron el habla
aún podría trazar las sonrisas,
también los ojos en las esquinas.
Si decaigo, lánguido sobre la tarde,
no me prestes atención.
Son las fuerzas que buscan remanso
para fluir con el trino del mañana
y así abarcar lo que hoy fallece.
Te parezco serio y sombrío,
oyes murmullos en la quietud
me anticipas que se han marchado.
Son sólo unas horas. El tiempo
y su juego de máscaras macabras.
Así, calla y aguarda
que estoy por aquí cerca escuchándote,
espesando entre alambiques luces del alba.

Lluís Viñas Marcus Del libro Poemas 3,14

¿Era Abril?
Desangro el sol, vidrio de un día,
entra aire fresco que me arrastra.
El hielo en nueva corteza.
La piel escucha el lamento de la golondrina.
Voces de mujer cerca de la puerta.

Lluís Viñas Marcus Del libro Poemas 3,14
Paseo Nocturno

Vestido con aguas de noche,
vuelvo a casa.
No más que una aguja,
constante baja la lluvia.
Quietud, toda la avenida,
la noche es la llanura
de los labios de la luna,
sin mi voz llega el latido
de los árboles dormidos.
Avanzo en la ansiedad,
charcos con memoria
pintarrajeados con preguntas.

Medianoche sin hombres,
medianoche sin dioses.
Quisiera entender pero sé
que me alejo de la piedra.
Me espera una esposa
me espera una hija
desordenando la larga
trenza de los días.
Atrás, impacientes
muchas muertes esperan
cada una con un ramo
de color cansancio
que no se dice.

Siento el beso del cielo
subiendo por la avenida,
canto despacio a la lluvia.
Lo que sé es poco
y poco me dice,
lo que creo que es
me enturbia la vista.
Leve como esta lluvia
las uñas del aire
me perfilan.
Dame, dame un nuevo
rostro esta noche. 
Con harapos de plata
en la negrura sin forma
vuelvo a casa.
Lluís Viñas Marcus Del libro Poemas 3,14


Erótico

Majestad eres tú
cuando desnuda
al alba me abandonas
en la crisálida
donde hemos mezclado
anhelos y lunas.
Dejando un velo de espuma
—¿alguien más lo ha visto?—
cruzas el espacio,
trituras la luz
y con gesto imperial,
cuando todavía es mío
el oleaje y el salitre,
al balcón te asomas.
¿Es esto el amor?
Imaginar tus pezones
bajo el sol,
lamer la mañana,
devorar lo fugaz.
Tu espalda azul
gotea verano
y reptante

arquea su sombra.

              Lluís Viñas Marcus Del libro Poemas 3,14

Aquí cuelgo la canción Majestat, compuesta por Ronald de Roeck, y basada en este poema erótico que escribí y acabas de leer. ¡Esta música tiene la cadencia de las olas!




Share/Bookmark

5 comentarios:

  1. Gracias. Por compartir estas obras de arte. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola Amapola, espero que te gusten estos poemas, y además te los puedes bajar gratis en los distintos formatos para ebooks, ¡y sin registros!. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. No soy un, lo que se dice, auténtico lector de poesía. Me cuesta más leerla y disfrutarla. Tu generoso esfuerzo, así editado, encontrará más adeptos, aunque publicar poesía, hoy en día, es llorar.

    ResponderEliminar
  5. Para llorar absolutamente. En el mundo hay 103 personas escribiendo poesía y 47,5 personas que leen poesía. Por eso tengo los poemas gratis y en formatos de ebooks. Veo que hay bastantes descargas, algo que me ha sorprendido un poquito. Lo que sí tenía claro era el tema de las expectativas, que son muy humildes: el que quiera que se los lea y poco más.
    En fin, sacar un libro de poemas no deja de ser una minúscula ilusión.
    Saludos.

    ResponderEliminar