7 oct. 2014

Yeats se levanta de su tumba

poesías poeta irlandés Yeats

Al menos para mí, el poeta Yeats se levanta de la tumba. Tremenda la fuerza que puede tener el cine. Estaba viendo yo una película de ciencia ficción llamada Equilibrium, de esas malas-sobadas-previsibles, una especie de versión cruzada y sonrojante entre Fahrenheit 451 y Matrix, cuando uno de sus protagonistas cita a Yeats. Qué momento (al final del post, el vídeo). Los mecanismos del cíborg-ratón de biblioteca que vive al noroeste de mi hígado se activaron. Busqué los versos de Yeats para volver a levantarlos de la tumba. ¡Vigila por donde pisas!




Él desea las telas del Cielo
Si tuviese yo las telas bordadas del cielo, 
Recamadas con luz dorada y plateada, 
Las telas azules y las tenues y las oscuras 
De la noche y la luz y la media luz, 
Extendería las telas bajo tus pies: 

Pero, siendo pobre, sólo tengo mis sueños; 
He extendido mis sueños bajo tus pies; 
Pisa suavemente, pues pisas mis sueños.

He wishes for the cloth of haven

Had I the heavens' embroidered cloths, 
Enwrought with golden and silver light, 
The blue and the dim and the dark cloths 
Of night and light and the half-light, 
I would spread the cloths under your feet: 
But I, being poor, have only my dreams; 
I have spread my dreams under your feet; 
Tread softly because you tread on my dreams.

En la película, la versión de los últimos versos dice: “pisa con cuidado, pues caminas sobre mis sueños”. Bueno, Yeats, poeta irlandés del pasado siglo, forma parte de ese increíble orbe de grandes poetas en lengua inglesa, que quizá sea irrepetible, compuesta por Auden, Ted Hughes, Silvia Plath, Seamous Heaney, Cummings, Dylan Thomas, Anne Sexton, Robert Frost, Ezra Pound o T.S. Eliot (éstos dos algo anteriores) cuya obra, a grosso modo, ya estaba consolidada llegados a los años cincuenta y sesenta. Y algún otro que ahora no recuerdo. Lo pensaba el otro día. Aunque hay diferencias de décadas, son una bandada de demiurgos como pocas veces se ha visto en la historia de la poesía, como en lengua española, unas décadas antes, lo fueron los de la Generación del 27. Irrepetibles.

Y hablando de héroes, poesías y tumbas y días sabáticos. Dejo también este breve poema de Yeats. Es bello. También extraño y tiene un punto de inquietante. Yeats era esotérico, quizá algo tenga que ver. Más bien parece un poema de vampiros que no acierto a entender en toda su profundidad. Acaso sea éste un motivo de fascinación. En cualquier caso, me parece un poema estupendo.

Aceite y sangre
En tumbas de oro y lapislázuli
cuerpos de santos y santas exudan
aceite milagroso, fragancia de violeta.

Pero bajo los pesados cúmulos de arcilla pisoteada
yacen cuerpos de vampiros pletóricos de sangre;
sus mortajas están ensangrentadas y sus labios están húmedos.


Share/Bookmark

8 comentarios:

  1. Me gusta más, " él desea la telas del cielo" que " aceite y sangre", sin embargo los dos son muy buenos.
    Gracias por compratir y feliz semana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. A mi se me activa sólo el hígado cuando alguien dispara.
    Un saludo, es que acabo de ver el vídeo.

    Bs.

    ResponderEliminar
  3. Un libro de Yeats perforado por un balazo. Eso es imperdonable.
    "Pero, siendo pobre, sólo tengo mis sueños; " Cómo me gusta. Pero eso compartí los versos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Curiosa tu lista de autores relacionados. No sé si es porque lo veo en antologías con ellos, pero en mi mente lo asociaba con Shelley, Blake, Keats, Coleridge y Wordsworth. Aunque para mi el trío dorado de la época sea Shelley, Byron y un poco Keats. Pena que la película que los retrataba tan bien ("Remando al viento", cooperación anglo-hispana en la que se conocieron Hugh Grant y Liz Hurley) sea muy difícil de encontrar.

    ResponderEliminar
  5. Shelley, Blake, Keats, Coleridge y Wordsworth... Son una tremenda generación de poetas en lengua inglesa, ¡que no ingleses y que también ingleses! Son anteriores. Son los padres de Auden, de Ted Hughes, etc. El problema que tengo con ellos es que ni de lejos sus poemas me emocionan y me giran el cráneo como los de la siguiente generación.
    Remando al viento no la he visto. Error mío, jdjjdjdjfdjfj!!!!

    Por cierto, con doce o once años navegué por los lagos, los de "Lake District". Todavía recuerdo bien ver cómo asomaba un ciervo detrás de un árbol en la orilla de esos lagos. Y ahora que lo pienso, ¿no serán los lagos de las colonias de Vamurta un Lake District transformados en peligrosa tierra de frontera? No lo sé, los lagos me impresionaron mucho, eso sí lo sé.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Ah, mira que cosa tan hermosa escribió W. H Auden

    Parad los relojes y desconectad el teléfono,
    dadle un hueso jugoso al perro para que no ladre,
    haced callar a los pianos, tocad tambores con sordina,
    sacad el ataúd y llamad a las plañideras.

    Que los aviones den vueltas en señal de luto
    y escriban en el cielo el mensaje “Él ha muerto”,
    ponedles crespones en el cuello a las palomas callejeras,
    que los agentes de tráfico lleven guantes negros de
    algodón.

    Él era mi norte y mi sur, mi este y mi oeste,
    mi semana de trabajo y mi descanso dominical,
    mi día y mi noche, mi charla y mi música.
    Pensé que el amor era eterno; estaba equivocado.

    Ya no hacen falta estrellas: quitadlas todas,
    guardad la luna y desmontad el sol,
    tirad el mar por el desagüe y podad los bosques,
    porque ahora ya nada puede tener utilidad.

    ***

    Stop all the clocks, cut off the telephone,
    Prevent the dog from barking with a juicy bone,
    Silence the pianos and with muffled drum
    Bring out the coffin, let the mourners come.

    Let aeroplanes circle moaning overhead
    Scribbling on the sky the message He Is Dead,
    Put crepe bows round the white necks of the public doves,
    Let the traffic policemen wear black cotton gloves.

    He was my North, my South, my East and West,
    My working week and my Sunday rest,
    My noon, my midnight, my talk, my song;
    I thought that love would last for ever: I was wrong.

    The stars are not wanted now: put out every one;
    Pack up the moon and dismantle the sun;
    Pour away the ocean and sweep up the wood.
    For nothing now can ever come to any good.

    Auden también se acordó de Yeats, en su muerte, el poema empieza así:

    “In Memory of W. B. YEATS (d. Jan. 1939)”

    He disappeared in the dead of winter:

    The brooks were frozen, the air-ports almost deserted,

    And snow disfigured the public statues;

    The mercury sank in the mouth of the dying day.

    O all the instruments agree

    The day of his death was a dark cold day.

    Far from his illness

    The wolves ron on through the evergreen forests,

    The peasant river was untempted by the fashionable quays;

    By mourning tongues

    The death of the poet was kept from his poems.

    ResponderEliminar
  7. Vaya, Sean Bean. Uno de los momentos especiales de La comunidad del anillo, del Señor de los anillos a lo Peter Jackson, lo monopoliza este actor (Boromir) al pie de Caradhras, con el dije en la mano. Él parece tan frágil, todos ellos, como la joya misma, incluso su oscuro hacedor, como la propia existencia. El tiempo se para y pronuncia su frase.
    Es en efecto emocionante el fragmento que traes. "Písalo suavemente", dice, y no sabemos si, respondiendo a la invitación (pues todo es tan hipotético, y tan frágil nuestra esperanza), alguien lo hará, caminará con el cuidado que merece sobre la más digna alfombra que imaginarse pueda.

    ResponderEliminar