8 nov. 2014

Crocodile, aquel que me hace reír en One Piece


Este es Sir Crocodile. Alguien a quien voy dibujando. Largo pelo negro petróleo, engominado hacia atrás como un Mario Conde cualquiera. Surgido de un oscuro pentagrama llamado Baroque Works.  Voz cavernosa y risa estertórea. Pequeños ojos crueles y lánguidos. Crocodile fue uno de los siete Shichibukai, piratas con patente de corso (“cursus”, en la antigua Roma), a las órdenes del gobierno en el mundo One Piece. Una cicatriz surca el ecuador de su rostro, una marca que retrotrae a viejas desgracias. Si te toca te convierte en arena o sardina ahumada y, sobre todo, disecada. Usa en la siniestra un gigantesco garfio de pirata de ley. Egoísta, manipulador, falso, fuerte y muy mentiroso. Viste elegantes trajes negros y largos abrigos como los que usaron los poetas románticos. Puros fuma con sumo placer, sabedor que la vida es poco más que nada. ¡Ah! Su sonrisa burlona, su actitud en apariencia despreocupada. Será esa la razón por la que Crocodile es el que más me hace reír en el manga de One Piece.



Share/Bookmark

2 comentarios:

  1. Vaya sonrisa de cocodrilo que tiene el angelito.

    ResponderEliminar
  2. ¡Maldito Crocodile! Cómo me gusta este personaje y cómo me gustó dibujarlo. Saludos.

    ResponderEliminar