17 nov. 2014

Mircorelato Desahuciado

Fuente: lamentable.org

Orden judicial en mano, y con un representante de Bankia al lado, los mossos d’esquadra subieron las escaleras hasta llegar al tercer piso de aquella vivienda de Nou Barris. Los fueron sacando a todos con prisas y sin tiempo para cortesías, dejándolos en la calle, observados por los jubilados que iban congregándose. El niño no paraba de gesticular, señalando su antiguo hogar. Empezó a gritar. Gritó tanto que un sargento avisó al padre: «o el niño se calla o os venís con nosotros, detenidos».  El niño estaba indignado. No le habían dado tiempo de recoger su cuaderno de matemáticas, con los deberes hechos para el día siguiente.

Inspirado en el Arte de la disculpa, un texto que encontré en un libro de texto de mi hija.

Share/Bookmark

13 comentarios:

  1. El mandato de la aritmética: los números negativos son superiores a los positivos en valor absoluto, provocando un resultado negativo. Y el pobre infante también tendrá que encajar su negativa puntuación al no presentar los deberes. ¿Le comprenderá el profesor?
    Saludos positivos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siguiendo el mandato de la aritmética y teniendo como variables al niño y al profesor... Soy incapaz de saber si el profesor admitirá el deshaucio como disculpa. La realidad sigue tensada como la cuerda de un violín. Muy dura. Aquí hay otro círculo, el cuaderno del niño y el cuaderno de mi hija, aunque de eso me dado cuenta ahora.
      Saludos positivos.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. La pura realidad. Y va por barrios, a mayor pobreza, más embargos. En fin. ¿Cómo se deben sentir los funcionarios que practican los desahucios?

      Eliminar
  3. Real como la vida misma, con el representante de Bankia y todo, completito.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un pequeño juego, cuando los dineros están en juego, los de arriba olvidan las diferencias: Bankia y Mossos d'Esquadra de la mano.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Quedo estupefacto al saber que se trata de un texto de libro escolar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. ¿Qué clase de profesor tendría en la escuela ese niño para que, de todo lo que deja atrás, lo que le traiga el llanto sean los deberes de Matemáticas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero igual no es el profesor. Al contrario, pudiera ser que el niño tuviera un alto sentido de la responsabilidad y estuviera muy orgulloso de tener los deberes acabados....

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Los jubilados miraban... Con las deudas de vértigo que tenemos muchos, podría decirse que cualquiera de nosotros podría ser el siguiente.
    Somos mirones y potenciales víctimas. Son otros los que ni serán mirones ni jamás serán víctimas. Atisban signos de recuperación, pero no para mejorar su situación, sino para volver a exprimir la economía inmobiliaria y volver a empezar. Y otra vez la piedra a subirla a las espaldas de Sísifo. No es que no aprendamos, es que forma parte de nuestra esencia.
    Bueno, que me desvío. El texto es tragicómico. La palabra indignado es una especie de consigna en el mundo adulto. En esa palabra se encuentra la comprensión de todo un entramado de relaciones en que quedamos aprisionados los mayores. Por eso cuando al niño se le aplica el concepto "indignado", de pronto parece una paradoja o una maldición. El niño indignado es como el niño con pensamiento de hombre. Y un niño debería pensar como tal, y jugar y hacer lo que hacen los de su edad. Pero, claro, no se le deja.

    ResponderEliminar
  8. Así, cualquiera puede ser el siguiente, y el proceso es maléfico. Si el banco te desahucia llevan tu piso a subasta, lo mal venden por menos de tu saldo vivo de hipoteca y la diferencia, esto es, mucho te es embargada de tu nómina o ingresos. En la mayoría de los casos significa pagar penalti de por vida.

    Ahí quería ir, a un texto tragicómico. La inocente rebeldía del niño, que reclama en el fondo sus derechos. Los jubilados anodinos, la sociedad, el hecho trágico y cómo los guardianes del sistema, la policía, ejecuta sin miramientos. Qué jodido ser poli y hacer desahucios. En fin, el pan nuestro de cada día.

    ResponderEliminar