11 may. 2015

Circunnavegando la Isla Tuerta

A eso me he dedicado en las últimas noches, a nadar, orillando, la Isla Tuerta o
49 poetas británicos (1946-2006). De esta antología de bardos británicos contemporáneos (ojo, que muchos siguen vivos, ¡oh!), me quedo con algunos nombres:

John Betjeman.
David Gascoyne, W.S. Graham, John Betjeman y Nicholas Moore. Del libro están excluidos expresamente los pesos pesados como Auden, Ted Hughes o Seamus Heaney.

Del resto de poetas y poemas hay muchas cosas que están muy bien y otras que no me interesan. No es un gesto terrible, es simplemente que si a la primera lectura de un poema no entiendo nada de nada de nada, lo dejo estar. Ya lo decía el poeta catalán Gabriel Ferrater, cuando afirmaba que un poema «ha de poseer, como mínimo, el mismo nivel de sentido que tiene una carta comercial.». Aunque luego, Ferrater, no siempre cumplía dicho precepto.

La antología, el prólogo y la traducción de este libro recomendable publicado por Lumen va a cargo del escritor y crítico argentino Matías Serra Bradford.  El libro solo está en papel, pero se puede comprar a través de las librerías presentes en la red.

Y para acabar de recomendar este estupendo libro dejo un breve poema de amor escrito por John Betjeman.


EN UNA CASA DE TÉ DE BATH

«No hablemos, hagámoslo por el amor que nos tenemos—
    Tomémonos de las manos y curioseemos.»
Ella, una mujer pequeña y muy ordinaria;
    él, un cretino colosal;
pero los dos, por un momento, apenas más abajo que los ángeles
    en este rinconcito de la casa de té.»

Share/Bookmark

10 comentarios:

  1. M'agrada la frase de Ferrater, i m'agrada el poema que adjuntes! Diu Margarit que un bon lector de poesia a vegades amb la primera lectura ja en té prou fins i tot.

    ResponderEliminar
  2. Je, je. Ferrater mantuvo una distancia con el glamour supuesto de la poesía. La distancia de la ironía. Con la primera lectura hay bastante, creo que sí. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. De los versos que pones, me gustan. Sin rotundidad ya que la muestra es pequeña para una afirmación convencida.
    De lo demás: ignorancia supina. Perdóneseme.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cómo si yo supiera algo! Todos estos poetas son para mí recién llegados, prestados en una biblioteca pública y de los que apenas recordaré algún verso, algún nombre. En fin, disfrutar he disfrutado. Que grande es este océano de literatura. Enorme.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. No conocía la frase de Ferrater.
    Estoy de acuerdo.
    No sólo en poesía sino en todo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gabriel Ferrater era un genio preso del genio. Y todo lo que dejó.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Que deliciosa joya el poema, gracias por la recomendación.. Pienso que la poesía no debe ser retórica ni oscura para ser bella..
    un beso

    ResponderEliminar
  6. Bueno, parece que ese poema de amor recoge bien la filosofía de los enamorados: la de ser ciegos a los defectos del ser amado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Eso de Bath, ¿tendrá algo que ver con Jane Austen, la gran autora romántica de la isla? Aunque la a veces cicatera vida se lo niegue, todo el mundo tiene derecho a su hueco en el cielo del amor (con angelitos cantando y todo).

    ResponderEliminar
  8. Pues seguramente sí, a lo de Austen y a lo del pedacito de cielo del amor.... Un abrazo.

    ResponderEliminar