1 may. 2015

Echo de menos a Carmelo Gómez

No porque no fuera ni guapo, sino porque a fecha de hoy los actores y actrices se fichan por lo que arrastran. Casos paradigmáticos son Mario Casas o Blanca Suárez, cuya variedad de registros es tan amplia como un catálogo de colores de vestidos de novia. Los meten en las películas porque aseguran un mínimo de taquilla, pues los fans, fans morirán, también de aburrimiento.

Este tipo, Carmelo Gómez, ni tan siquiera tenía lo que hoy se llama un “físico espectacular”, en cambio sí sabía actuar, lo cual es un buen detalle si eres actor. E incluso, hacía buenas pelis. Su rostro podía colmar la pantalla. Todavía mantengo fresca en la memoria de mi retina la memorable Vacas (1991), cuando Julio Médem era Julio Médem y no una sombra en busca de la inspiración perdida. 


Share/Bookmark

5 comentarios:

  1. Jo, y yo también. Cada vez que paso por aquí te leo encantada y no dejas de sorprenderme. "Secretos del corazón", "Territorio comanche"... sin ser grandes títulos, él les dio poder con su presencia.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, yo siempre me quejo del cine de hoy y del cine español. Pero vi el otro día La Isla Mínima. Qué aroma. Es serie negra, pero a su manera. Una muy buena película.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Poderoso caballero Carmelo Gómez, (en referencia a Quevedo, más que a Star Wars....).

    ResponderEliminar
  4. Este tío hizo un Perro del hortelano bajo las órdenes de Pilar Miró en donde los actores dialogaban, no declamaban, el verso. Me pareció todo un logro y un esfuerzo. Este actor es de los pesos pesados.
    Últimamente no le he visto mucho: de mafioso de la droga hace unos años y un papel secundario en una de policías, y eso es todo.

    ResponderEliminar