20 ene. 2016

Micro relato cerebral

Sufrió un terrible accidente de coche. Conmoción cerebral, dijeron los médicos. No reconoció a su mujer al despertar, pero eso no le preocupó mucho porque encontró que aquella desconocida tenía una gracia. Sí olvidó su número de teléfono y las contraseñas del gmail, Facebook y whatsapp. Aunque intentó empezar de nuevo, su agenda y su red social eran un campo de casillas vacías. Poco a poco fue quedándose aislado, vagabundo en las redes, hasta caer en la más absoluta soledad.



Share/Bookmark

8 comentarios:

  1. "Sin memoria, no puedo vivir sin memoria" canta Víctor Manuel. És fort no recordar-se ni de la dona.

    ResponderEliminar
  2. Esa soledad que toca fondo puede ser una oportunidad. La vida es una memoria virgen por llenar. Si se ha vaciado de contenidos, poco a poco va a volver a tenerlos.

    ResponderEliminar
  3. LLegará el día en que los seguros de vida nos hagan copia de seguridad de nosotros mismos...
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Pues sería triste que olvidar el número de teléfono y las contraseñas de las redes sociales supusiera la soledad, pero al paso que vamos, nada me extrañaría. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Quien sabe si el accidente ha sido un proceso de depuración y ahora solo tiene que atravesar el "mono" y volver a empezar. Es una alternativa....aunque también puede hacerse budista.

    ResponderEliminar
  6. Quizá la soledad sea no tener a nadie que te haya conocido lo suficientemente bien como para adivinar tu contraseña.

    ResponderEliminar
  7. Adivino en esa soledad una oportunidad para un renacimiento más auténtico. Why not? ;)

    ResponderEliminar