11 feb. 2016

Tras veinte años (Canciones de Hierro)

poesías de hoy gratis
Dejo una de las poesías, titulada Tras veinte años,  que abren el libro Canciones de Hierro (2015). Recuerdo que para acercarme a algo complejo usé el lenguaje más sencillo que encontré porque, me daba cuenta, había el peligro de caer en la pura abstracción.

Tras veinte años

Tras veinte años, también una tarde
tomé el zumo mágico de piña.
Y aquel regusto me hizo viajar
hasta ti, ahora que me rondas
sin que se abran tus labios.
Viajar fracturando paredes
como si pudiera disolverme en la pila
para volver a salir en el comedor
de extrarradio, donde me esperabas
los sábados, como de costumbre,
claro recuerdo de hora baja.
Me recibías con una sonrisa
que era cálida cerámica y enigma,
amplia luz de los abriles de antaño,
cuando tu flor abrió los pétalos lívidos
y transparentes para volver a cerrarlos.
Sin pensar en nada miraba la mesa
de ese pequeño espacio ordenado,
el modesto hogar de los despojados
y ahí estaba la ofrenda de los sábados:
un cartón de piña, dos vasos y una pizza.
Deshacerme para volver contigo
volver atrás cruzando aulas vacías
óxidos mal pagados, otras mujeres,
esquirlas de plomo de los olvidados,
breves momentos de ser, emerger
delicadamente firme bajo el sol
para volver al refugio de los pasillos
de esta realidad que soy incapaz
de iluminar, ni un fragmento, ni una escena.
Comprender, dormir al fin. No más.
Si pudiera creer, si pudiera volar.
Los vasos vacíos, la pizza volatizada.
El sol se ponía rápido en invierno.
Era cuando te levantabas, cerrabas la luz,
y, tumbada en la cama,  hallabas una sintonía,
una música de medio tono.
Lágrimas sobre la pila, lágrimas de sal.§

Lluís Viñas Marcus. del Libro Canciones de Hierro


Share/Bookmark

2 comentarios:

  1. Zumo de piña y pizza: imagen pobretona que un día concentraba el encuentro deseado, para luego consumirse en el olvido... pero sus vapores son recuerdo que no deja apresarse; mas deja inundado el espacio de su aroma pasado y su música de medio tono. "Comprender, dormir al fin" Comprender que el líquido zumo se va derramando por el camino más empinado, que la pizza es sólido en descomposición que termina desapareciendo... Sólo unos versos pueden recuperar lo sentido y vaciar el alma de la ausencia, unos versos que hacen de su autor excelso constructor de vida sobre papel.
    Muy bueno, Igor. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Demián, muchísimas gracias. ¡La poesía nos salvará! De algún modo, seguro, de todo esto. Pues sí, comprender, dormir al fin. Intentar comprender esta realidad que se me escapa. Darle un sentido. Y revivirla, volviéndola a construir sobre el blanco papel por los caminos de lo poético.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar