10 mar. 2016

Una poesía árabe y romántica

poesia arabe romanticaUna poesía arrebatadoramente romántica de un poeta que habló sobre el amor con un estil directo poco usual hoy. Su nombre era más largo que un día sin pan: Jamil ibn Abdallah ibn Ma’amar al-Udri. Fue llamado “Yamil Buzaina”, para abreviar, por el nombre de la mujer que lo rechazó, su amada Buzaina. Hasta podría tener todo esto un punto de humor, ser recordado por el nombre de la mujer que lo dejó plantado. Y esto que hablamos de una época lejana, en el mundo árabe, ya que Jamil nació en el año 660 y murió en 701 en la actual Arabia Saudí. El poema destila más libertad de la que hoy parece destilar el mundo. Es un poema, este a Buzaina, fenomenal. Directo, con unas imágenes sencillas y al tiempo verdaderas, potentes. Leerlo fue una sorpresa.


A Buzaina

El día en que no veo tu mensaje
o no nos encontramos,
es largo como meses.
¡Ojalá que ahora mismo me muriera,
si el día de nuestro encuentro
no se hubiera aún fijado!
No creas que, obediente, te dejé:
sería algo asombroso
-¡por tu vida!-
que a ti se te dejara.
Te amaré mientras viva. Y cuando muera,
mi eco seguirá al tuyo
por las tumbas.
Prendado estoy, de ti y de tus promesas,
como el pobre lo está del opulento.
Y es que tú,
y todas las promesas que me hiciste,
no sois mas que el relámpago
de una nube que aún no ha dado gota.

Incluido en Poesía árabe clásica oriental (Litoral. Revista de la poesía y el pensamiento, año XVII, nº 177, Málaga, 1988, selec. y trad. de Pedro Martínez Montávez).

Share/Bookmark

6 comentarios:

  1. Promeses de mal pagador. Ja sol passar quan no et corresponen.

    ResponderEliminar
  2. Claro, directo. Características raras en lo que al arte árabe que me suele llegar se refiere.

    ResponderEliminar
  3. "Te amaré mientras viva. Y cuando muera,
    mi eco seguirá al tuyo
    por las tumbas."

    ¡Brutal!

    ResponderEliminar
  4. No lo conocía. Es un poema hermoso, y de un romancicismo casi decimonónico, pero doce siglos antes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Estar prendado de una promesa, como el pobre de las del rico. Eso justifica todo un poema, y casi casi, todo un poemario.

    Un saludo :)

    ResponderEliminar