18 sept. 2016

Sin gobierno ando

¡Ei! Que no hay gobierno en España, por eso me va así, que ando desgobernado. Creía que se crearía un frente estable de mano de la monarquía, que también anda algo dispituflautada, pero no.

No, que dijo Pedro Sánchez del Plofoe, y tres veces no que dicen todos, con veneno en la piel. Escarbando, tunelando (no busques en la RAE) aquí y allá como un topo tan perdido como las primeras espadas de los partidos, he llegado a la conclusión que el fondo del problema está en anteponer los intereses personales a los colectivos, el yo frente al nosotros. Si Pedro dice , cae. Como Rajoy, si cede aquí o allá, se esfumará en la niebla de la historia, que es espesa y solo interesa a unos cuantos aunque allí atrás se proyectan, a veces con claridad, los caminos del futuro.

El interés personal frente al interés de la colectividad, este mal tan de Occidente.

A Messi le salen raíces negras en el tinte rubio, y eso es portada, como lo es el deglutir de cafés con leche (¡menudo portento!) de Terelu Campos. Año tras año la brecha entre ricos y pobres se agiganta en España, hasta que pete. De momento no pasa nada, el paro pasa del 23% al 20% (En USA, al 5%, en Rusia, al 7%) y ya descorchamos sidra. Si hay alguna respuesta social en forma de tímida protesta, se rescata del olvido a la Campanario o se inicia el proceso de beatificación de San Cristiano Ronaldo para seguir todos muy contentos, bailando jotas.



La deuda pública en España no para de crecer y crecer. Es muy, muy sencillo. A mayor deuda pública, menor soberanía. A mayor deuda, mayor poder de bancos y grandes corporaciones sobre el estado. Y sí, España está en manos de otros, dejó de ser soberana. Dejé de escuchar cuentos chinos.  Y como lo de los ricos o el paro, hasta que pete. Porque los sistemas que mal funcionan acaban desmoronándose.

Tras un verano flojoaburridososocuándollegaelfrío, con cortas vacaciones para poder seguir facturando, ahora puedo volver con pasos ligeros a la literatura. El tercer libro de poesía que voy escribiendo sigue engordando como un pavo de Navidad. ¿Hay alguna regla para cerrar los libros que se van escribiendo? ¿Cómo saber cuál es el último poema? Extraño es escribir poesía. No acabo de entender el proceso. Está claro que es un proceso mental, pero hay uno o dos eslabones irracionales, que escapan a mi comprensión. Eso sí, me hace sentir afortunado.

El libro de relatos lo he dejado colgado para octubre-noviembre y eso que está acabado. Tampoco pasa nada. Es un libro para pasar un buen rato aunque puedan ser ratos un tanto escalofriantes. Estoy un poco preocupado de ver cómo paso de la literatura últimamente. Una mezcla de vagancia y carga de trabajo. El trabajo, el trabajo. A nada dedicamos mayores energías y nada queremos olvidar tan rápidamente. Y en cambio, como el sexo, cuando falta es la primera obsesión. En fin, aparentemente, todo sigue igual, esta mañana también, sol y buen tiempo.

Share/Bookmark

4 comentarios:

  1. Veo que los calores estivales no te han embotado la razón y que sigues por este mundo.
    Dijo Napoleón: "Si el enemigo se equivoca, no le distraigas" Pues parece que cada partido está esperando el error del otro que le lleve a él a la presidencia. Ni bien común, ni común sentido.
    En fin, que un libro de poemas será bienvenido en circunstancias tales. Ya tengo ganas de tocarlo. Y seré paciente con el de relatos. Me conformaré, mientras tanto, con leer las entregas que por aquí vayas haciendo.
    Un abrazo y fructífero otoño.

    ResponderEliminar
  2. Dónde está la literatura en un escrito: ¿en el contenido?, ¿el formato?, ¿en un contenido dentro del contenido?, ¿en un formato que sujeta el formato?, ¿en lo universal que lo impregna y globaliza?, ¿un particular que lo amordaza?, ¿acaso éste amordaza y aquél globaliza?, ¿en la duda eterna?, ¿en las tripas?, ¿la cabeza?...

    ResponderEliminar
  3. Esos desgobiernos de vez en cuando sí que son buenos, los de uno mismo. Los del país ya son escandalosos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Sentirse afortunado por hacerlo que le gusta, aunque alguna cosa escape a su comprensión, es una suerte que no todo el mundo puede practicar. Enhorabuena y felicidades.
    Un saludo.

    ResponderEliminar