1 feb. 2010

La poesía mágica de Cirlot

poeta magico
Cirlot y sus Espadas.

Cirlot o sobre grandes poetas olvidados. Un día, hace mucho, mucho tiempo, en una galaxia lejana, abrí La Vanguardia, y allí me topé con la foto de un tipo curioso. Era Cirlot. ¿Por qué recordar una poesía perdida? Porque Juan Eduardo Cirlot fue un hombre único, acaso épico, y fue un poeta portentoso. 

No pretendo analizarlo, simplemente presentarlo, al poeta y sus versos.

Acercarse a su obra es adentrarse en un laberinto de símbolos, palabras como espadas y tinieblas, en el que, en un rincón inesperado, brillan algunas luces. Antorchas que nos dejó Cirlot para asombro de los que lo seguimos.

"Este sonido triste que solloza
es mi espada románica que piensa.
Mi corazón oscuro la acompaña
."


Para entender algo a este artista, hay que situarlo en la época, y recordar que es hijo de las vanguardias y de una noche, también. Muchas de sus piezas fueron escritas en una época muy dura, durante la larga noche de la posguerra española, sí, cuando Dámaso Alonso nos dejó escrito: “Madrid es una ciudad de más de un millón de cadáveres (según las últimas estadísticas)./(…) Y paso largas horas gimiendo como el huracán, ladrando como un perro enfurecido, fluyendo como la leche de la ubre caliente de una gran vaca amarilla.".

Es posible que Cirlot, desosegado por la realidad que lo rodeaba, harto de lo próximo, navegara hacia otros mundos. Este poeta mágico, a través de su viaje estelar, barroco, se rebelaba contra todo buscando el absoluto, su Santo Grial particular. Su mundo oníricio, recargado de símbolos, resulta a veces demoledor.

“Yo soy un ser humano a pesar mío.
El espacio plateado de mi espíritu
penetra en el espacio gris del mundo.
¿Hasta cuándo?”


Y es que la edad media fue una gran fábrica de leyendas, mitos y universos simbólicos, que hoy algunos revivimos. Cirlot, parece, se aferró a ellos. De algún modo, su poesía tiene algo de fantástico, de romántica y oscura.

“Toma mi oscuro anillo inmemorial.

Mi armadura deshecha se deshace
y de sus mallas muertas salen fuegos
azules, Bronwyn; puedo verlos, tiemblan.

Tiro el guante de hierro, soy tu siervo.
El mar que me acompaña por un mar
de sombra se deshace en el vacío.

Estoy cansado de estar muerto y ser.”


Nacido en Barcelona en 1916, murió en 1973. En 1937 fue movilizado para luchar por la República. A comienzos de 1940 fue movilizado otra vez, pero por el bando franquista.
Trabó amistad con André Breton y formó parte del grupo "Deu al Set" creado por Joan Brossa en 1948. Su sólida educación musical lo convirtió en crítico de música para La vanguardia, donde también escribió artículos de cine. Su actividad poética más intensa tuvo lugar entre 1960 y 1972.
Además, es de destacar una obra no poética, de las muchas que realizó. Su “Diccionario de símbolos”, que todavía se puede adquirir gracias a las rediciones.

"Por el bosque del tiempo la noche del espacio,
el errar de mi busca, la boca de mi incendio.
En tus ojos, cayendo, un mar gris se levanta.
Lo espantoso es sencillo y está siempre muy cerca.”


Los post son breves, como el vivir. Si queréis saber más del poeta y su obra, dejo un par de links:
- http://www.ucm.es/info/especulo/numero4/cirlot.htm
- http://www.terra.es/personal2/gmv00000/cirlot.htm

PD: de dos de diciembre de 2011 hasta el 15 de enero de 2012, el Arts Santa Mònica, expo sobre la vida, obra y muerte de este genio. Avisados están ustedes, en Barcelona La Gris.

Share/Bookmark

8 comentarios:

  1. Una buena reseña.

    Voy a mirar algo de su obra.

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Hola,
    Gracias por pasarte. Hay que decir que parte de su obra es algo hermética. Cirlot perseguía una inmensidad difícil de comprender. Pero vale la pena, de verdad.
    Un saludo,
    Igor.

    ResponderEliminar
  3. No lo conocía, es interesante.
    Gracias por tu visita a mi blog.
    saludos.

    ResponderEliminar
  4. De nada, gracias por pasarte.
    Y de Cirlot se pueden decir muchas cosas, pero "interesante" es uno de los adjetivos que mejor definen su obra.

    ResponderEliminar
  5. Hola Jordi,
    Sí, hay que vigilar con Cirlot. Te puede dejar KO.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Mira que a mí la poesía siempre me ha gustado de "linea clara", pero Cirlot es Cirlot y me raptó con su surrealismo y la musicalidad de su poesía misteriosa. Me encanta.

    ResponderEliminar
  7. Arati! Lo mismo digo, ¡amén! Una poesía totalmente misteriosa.
    Saludos.

    ResponderEliminar