16 jul. 2010

La Pantera, el poema perfecto.

Rilke la Pantera
Rilke, el maestro
El poema perfecto La Pantera o Der Phanter, del poeta Rilke, es la suma de muchas felices coincidencias. Como en la Teoría de la Relatividad, tanto me asombra lo planteado como que alguien fuera capaz de imaginarlo y plasmarlo. Y pensé en esta pieza poética la semana pasada, paseando por el paupérrimo y triste Zoo de Barcelona, viendo sus felinos enjaulados en celdas minúsculas que los enloquecen. Hay muchos felinos en poesía. Está la pantera de Borges o el fantástico Jaguar de Ted Hughes. Hay leones que corren sobre versos.

Primero de todo, pongo en la mesa La Pantera y luego, como mi amigo Jack, lo sirvo por partes. La he traducido directamente de una versión del gran poeta Joan Vinyoli, porque las que he encontrado en Internet no me acababan de gustar, ña, ña, ña. El vídeo que he encontrado en Internete sí me gusta, y mucho.

Bajo el título, lleva la siguiente aclaración: «Jardín des Plaintes. Paris».

La Pantera.

Su mirada, cansada de ver pasar
las rejas, ya no retiene nada más.
Cree que el mundo está hecho
de miles de rejas y, más allá, la nada.

Con su caminar blando, pasos flexibles y fuertes,
gira en redondo en un círculo estrecho;
al igual que una danza de fuerzas en torno a un centro
en el que, alerta, reside una voluntad imponente.

Algunas veces, se alza el telón de sus párpados,
mudo. Una imagen viaja hacia dentro,
recorre la calma en tensión de sus miembros
y, cuando cae en su corazón, se funde y desvanece.

El crítico Lluís Calderer decía que, ante todo, hay una «absoluta nitidez de las imágenes visuales. Una capacidad de observación atenta del objeto y una plasmación eminentemente poética de este objeto».

El poema está construido como formando dos círculos concéntricos. El círculo exterior se perfila, según Calderer, a partir del primer verso: “Su mirada, cansada de ver pasar las rejas”, y el poema se orienta en hacernos ver qué es el mundo exterior para esta bestia, una pantera repetida en todos los zoológicos del mundo a lo largo del tiempo. De ahí su impasibilidad ante todo lo que no sean barrotes. Este círculo que se cierra en la tercera estrofa con esta imagen que entra pero ya no encuentra recepción y que al llegar al corazón (que no late) se pierde. Es un círculo mental o del alma, como se prefiera.

El círculo interior es un pequeño círculo visual, físico: los giros sobre sí mismo que cualquiera habrá observado en la pantera de los zoos de México, la India, Suiza, Rusia o el Kiriguistán. Der Pahanter es un poema universal. Hay un paralelismo entre la acción física del animal y su espíritu esclavizado, vencido, machacado por la mano del hombre.

La pantera, sometida, es una alegoría de muchas otras cosas. Uno se puede sentir así en su oficina o en una fábrica, uno se siente así en un centro comercial (ese No Sitio), en la familia, a veces, desgraciadamente, o más claramente en un sistema que a los ciudadanos nos ha convertido en bites, en voces pisadas. Incluso se podría aplicar al arte y al artista.

Calderer publicó su análisis en Edicions el Mall. Ojo a esa editorial desaparecida de la que tengo varios ejemplares rescatados de las ferias de libreros polvorientos a dos pesetas el kilo. Edición de 1984 (¿fueron los ochenta tan malos? ¡Pero si sonaban los Joy Division!).

Por último decir que Rainer Maria Rilke, nació en Praga el año 1875 y murió en Suiza en 1926. Muy pronto empezó a escribir versos y, tras las vacilaciones propias de un joven poeta, hacia 1908 conseguía fraguar su propia voz, en la pone una distancia entre el poeta y el objeto que fabrica, buscando una nueva objetividad, creando un mundo, explicando el mundo, hecho con la realidad de la vida. Esto se consigue ya en “Nuevos Poemas”, en que trata que sus piezas tenga la misma consistencia, la materialidad de una escultura o una pintura.
En fin, La Pantera es un poema perfecto: música, forma y contenido, pero no el único perfecto de este escritor visionario, irrepetible, que fue Rilke. Y si así he conseguido servir en algo a su memoria...





Share/Bookmark

25 comentarios:

  1. Esperando la libertad... Siempre esperando... "¿¿¿y más allà, la nada???" Yo quiero ver la nada.

    ResponderEliminar
  2. perfecta y preciosa la pantera empezando por los ojos...feliz fin de semana
    un beso
    Marina

    ResponderEliminar
  3. Una imagen viaja hacia dentro,
    recorre la calma en tensión de sus miembros
    y, cuando cae en su corazón, se funde y desvanece.


    Magistral...

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Bello poema que plasma una triste realidad: los hombres, en nuestra arrogancia y falta de empatía hacia las otras criaturas de la tierra, las encerramos a la fuerza para deleitarnos ante su enclaustrada belleza.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno, una de esas cosas para recitar mientras se espera algo, como si jugaramos a estar enjaulados por un lapso de tiempo

    ResponderEliminar
  6. La verdad, parecemos disfrutar, enfermizos, de nuestra supremacía sobre la fauna, Kensan. Y mira que hace años que se escribió este poema y poco ha cambiado esto, sigue vigente.

    Enjaulados en el tiempo ¿será eso la vida Gin? Mientras se espera algo.
    Este es un poema que provoca otros poemas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Decía Rilke que el hombre se coloca "ante" el mundo y no "en" él y evidentemente esa capacidad de convertir a la Naturaleza en un objeto es lo que da esa falsa sensación de supremacía.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  8. Tremendo el video, impactante por su tristeza y belleza.

    Gracias por la explicación del poema.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, es que Rilke es una de mis debilidades. Leerle me ayuda a comprender el mundo, y la vida también.

    Yo creo que la llave que abre las rejas está en nuestra mente. Dicho ésto, gracias por el vídeo y por el homenaje a un poeta que siempre clamó por el poder de la paciencia y del amor absoluto hacia el acto creativo. ¡Ah! Y que estaba loco de amor por Lou Andreas Salomé. La correspondencia que mantuvieron, un tesoro!!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Buen vídeo y mejor poema.

    Si bien es posible que todos seamos panteras.

    ResponderEliminar
  11. Hola Patrícia,
    ¡Debo estudiar! No sé quién es Lou Andreas Salomé, que por lo que dices merece un googlevisionado. A mí me pasa lo mismo, leer Rilke es entender mejor el mundo y sus misterios, y hasta uno mismo, ese ser tan remoto. El vídeo es una pasada, es tristón, pero lo disfruto.
    Las rejas mentales. Hay decenas de barreras pues.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Hola Agustín,
    Todos somos panteras, así también lo he entendido yo, como nuestra relación con la naturaleza, funcional, prepotente. Cuando te encaramas a un pantano tienes una sensación parecida a la contemplación del felino encerrado. Algo se ha roto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Hola Jordi,
    Mi circuito neuronal de lavadora no da para más. Hace tiempo que quería enlazarte y lo voy a hacer ahora, que la neurona está encendida.

    El poema, multi-resonante.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Igor,
    Gracias por pasarte por mi blog, me alegra que te gustara el diseño, llevo varias horas entretenida con el tuyo. Nos estamos leyendo.

    Hasta luego.

    ResponderEliminar
  15. Frustra un poco haber escrito tanto para acabar dándote cuenta de que doce versos bastan y sobran para decir todo lo que hay que decir.

    Gran poema, a mí por encima de todo me llama el color de la pantera, que se me antoja gris.

    Un saludo, Igor.
    Chapó Rainer Maria Rilke.

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias por hacerte seguidor de mi blog, gracias a vosotros tengo más ilusión de publicar nuevas entradas.
    Voy a darme una vuelta por tu blog, tiene muy buena pinta
    Saludos cordiales desde Valencia.

    ResponderEliminar
  17. Hola,
    Es verdad, con unos pocos versos es suficiente. Pero para llegar hasta ahí... Y esa densidad insólita de Rilke es propia de grandes poetas.
    Le chevalier, bienvenido. Y es que publicamos para ser leídos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Hermoso poema. Delicado, frío.

    VC

    ResponderEliminar
  19. Hola Valdemar.

    Comparto tu impresión, junto a tus adjetivos de cirujano. Delicado y frío.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Linda, perfecta, poética.... La Pantera de Rilke es una de esas piezas por las que vale la pena haber leído 1.000 poemas aburridos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Este es uno de los poemas que te hacen el día... Es radiante, incontenible, inaprehensible...

    Saludos
    Rosy

    ResponderEliminar
  22. Caramba, sí, radiante e incontenible poema.... Qué maravilla de versos.

    ResponderEliminar
  23. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar