29 oct. 2010

Murrianos. Razas de fantasía.



razas de fantasia
Ilustración, «¡¡Murrianos!!».
 
No son como los otros, pues basan su mundo, su existencia en otras leyes. Creen que no hay mayor gloria que servir a sus hermanos, madres, padres, amigos.
Llegan en oleadas desde el oeste, buscando las líneas blancas y suaves que preceden al Mar de los Anónimos. Son murrianos, a cientos, a miles.
Para un murriano, el sacrificio es voz de dios. Negarlo, la más absoluta de las deshonras.





«El murriano dio una vuelta por la estancia, como si nadie hubiera allí, dando tragos. Se dejó caer sobre una de las sillas, apoyando su espalda contra la pared. Sus mechones caían hacia delante, emboscando su mirada. Lanzó el ánfora contra el suelo, rompiéndola con estruendo, y se desabrochó el cinturón, dejando caer la espada.
—¿Habéis oído hablar de nuestro hogar? ¿De nuestra capital? Es el lugar más bello del mundo. ¡No! No es como vuestras ciudades, abigarradas, en las que todo se amontona, sucias y mal ventiladas, donde hasta la piedra de las paredes huele mal. No, es un valle, sí, un valle elevado, cerrado por picos de nieves perpetuas. Un valle ancho, esplendoroso cuando el sol vuela por encima, siempre verde porque en mi país llueve, no como aquí, allí llueve y la hierba crece alta y hermosa, es un lugar en el que, si el día es despegado, parece que hasta las rocas tengan brillo, limpias. En ese gran valle no hay murallas, tan sólo un alcázar. Tres son los pasos de montaña para penetrar en el corazón de mi patria, y en cada paso encontraréis fortalezas que los cierran, castillos construidos para que nadie los pueda tomar, muros que, frente a ellos, cualquier enemigo sentiría un inmenso desasosiego. Jamás nadie ha cruzado los pasos entonando cánticos de guerra. Por ese valle, Dasteo, se distribuyen aquí y allí templos y enjambres en los que vivimos, academias como grandes óvalos de piedra, jardines, plazas de muchos tamaños y formas en las que los músicos tañen laúdes hasta hacer sangrar sus dedos, paseos flanqueados por árboles milenarios,(…)».

Antigua Vamurta. Extracto del Capítulo 21. «Los esclavos».

Share/Bookmark

21 comentarios:

  1. Buena descripción, me hace sentir nostalgia de ese sitio en el que no estuve, fuera de las ciudades abigarradas :)

    ¿Cómo va lo del libro, ya queda poco?. Mucha suerte, el fragmento este me ha gustado un montón, aunque no sé porque emigran en oleadas hacia el mar, y deseo saber.

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  2. Hola Explorador,
    Me alegra que te guste el fragmento. Esa nostalgia del lugar en el que nunca estuvistes (¡me pasa eso muchas veces!) espero que tenga, pronto, una respuesta. Aunque aún no hay fecha de salida. Principios de 2011, sólo eso.
    Los murrianos tienen muchas razones, una es la venganza.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado, la descripción de un lugar precioso y el dibujo es estupendo! Felicidades!

    ResponderEliminar
  4. No solo me ha gustado la descripcion de ese maravilloso lugar, que escogeria sin ninguna duda para deleite de mis vacaciones, si no que la comparacion de esas piedras que hasta huelen mal, me hizo sonreir, porque si es verdad que hay lugares que trasmiten ese desasosiego y malestar.
    Muy bueno el fragmento Igor, me ha encantado
    ¿Publicas un libro? wow, de eso no sabia, y me alegro por ti, mantenme informada ¿si?
    Gracias por leerme aunque como bien dices me simerjo a veces en aguas muy revueltas, jajajaja, mis conocidos dicen que no entienden que con mi forma de ser tan suave, pueda a veces sacar esos retazos de mi mente, no sep
    supongo que soy asi de anormal y extraña, ajajajaj
    un beso guapo y nos vemos
    Irene

    PD. espero que tu temperatura haya vuelto ya a la normalidad

    ResponderEliminar
  5. Monsieur, que bellisimo fragmento!
    Desde luego, sabe usted cómo hacernos desear devorar pronto el resto!

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Tres son los pasos de montaña para penetrar en el corazón de mi patria, y en cada paso encontraréis fortalezas que los cierran,

    me encanto esa parte!!!

    besos!

    ResponderEliminar
  7. ¡Genial! Lamento haber sido breve. Pero todo el trozo que quería subir ya descubría algunas claves del libro, y es mejor descubrirlas a la carrera y en papel.
    Irene, te tendré iformada, aunque a fecha de hoy no hay aún un "Día D" para la salida al mercado de la novela.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Gran invención esta de los Murrianos, sin duda.

    ResponderEliminar
  9. Solo por el dibujo, los Murrianos me recordaron a los arabes. No sé, me dio esa impresión.
    El fragmento me gusta, tiene un aire a esos relatos épicos clásicos ¿cuando se viene el libro?

    Pasando a otro tema, me gustaría invitarte a leer este cuento que escribí (creo que ya lo había leído, pero está corregido). El blog se llama Fantasía Austral y tiene por fin dar a conocer a los nuevos escritores de fantasía de mi pais.

    Acá te dejo el link:

    http://fantasiaustral.blogspot.com/2010/10/cuento-corto-adolf-por-javier-maldonado.html

    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Hola Velkar, una auténtica alegría verte por aquí.

    Kensan, me he leído el cuento, está muy bien. El giro final, diría que es malicioso pero en realidad no, el mundo de los humanos tiene esas cosas.
    ¡Ah! Ese bosque tiene aroma propio. Felicidades.

    ResponderEliminar
  11. ¿Van hacia el mar como nómadas porque han perdido su reino y de ahí su venganza? Ya se me queda el gusanillo...

    Espero que lo publiquen pronto. En el libro de Guillem López vi que "Antigua Vamurta" es un "Próximo título" así que seguiremos esperando.

    Saludos, Igor

    ResponderEliminar
  12. Hola,
    Algo de eso hay, aunque no exactamente. "Leyenda de una Era, una novela estupenda y un giro en el género de la fantasía épica, que es algo que yo agradezco mucho.
    Sí, ahí está la promesa, ya casi soy el siguiente en la parrilla de salida.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Tus descripciones se me cuelan en los sentidos y me transportan a otro mundo. ¡Qué ganas de ver publicada tu obra!

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  14. Ya estoy deseando reseñar el libro.
    Un abrazo
    Pilar

    ResponderEliminar
  15. Espero leer dentro de no mucho a estos murrianos y de todo lo demás que trae Vamurta.

    ResponderEliminar
  16. Hola querido, aqui te dejo el link del concurso donde participa mi relato de terror, por si te apetece pasar y ver el resto de participantes y asi dejar tu voto al que mas te guste, un beso
    nos vemos

    Irene

    http://masquevampiros.blogspot.com/2010/10/finalistas-del-concurso-halloween.html

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. Jolín, qué lío hoy con los comentarios. Parece que Internet se niega a obedecerme... Qué bien, Igor, me ha encantado el fragmento es sensacional. Además, no queda nada para que tu libro vea la luz. Me siento una privilegiada al poder leerte y muy honrada al saber que tú me lees a mí. Tienes mi ánimo, mi apoyo y empuje. Un abrazo. EStoy deseando leer tu libro. Cuéntame algo más... QUiero ir a la presentación, que me lo firmes, dediques... Presumiré mucho. Un abrazo.
    Luisa

    ResponderEliminar
  19. Al parecer quiero colapsar esta entrada con mis comentarios, lo siento, pero esta vez vengo para dar en vez de pedir, tengo un pequeño regalo en mi blog para ti, espero te guste
    http://irenecomendador.blogspot.com/2010/11/concediendo-premios-mis-hombres.html
    Irene Comendador

    ResponderEliminar
  20. Hola Irene, pues acabo de aterrizar con mi bimotor amarillo. Menuda sorpresa, gracias, no sé qué es. Y sobretodo, quiero leer el relato que antes mencionabas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Maravilloso fragmento,Igor. Escribes realmente genial y no sólo lo demuestras en esta historia extraida de tu libro, sino en los posts que cuelgas, que son muy inteligentes e interesantes. Espero con ganas el que tu libro salga a la venta.
    INFECTADA-X
    (me sale el perfil de infectado porque como lo cambie hago un estropicio :P )

    ResponderEliminar