4 oct. 2010

Raven, Rock y Literatura

 poemas Poe
The raven
Poe y Lou Reed.

«Los cuervos son oscuros y resplandecientes», he pensado hoy. Como el rock. Supongo que Lou Reed se sitúa en ese estadio nebuloso que es el más allá del bien y del mal, lejos de las encrucijadas donde se aposenta el diablo, dicen los bluesman. Si no, jamás hubiera incluido poemas de Edgar Allan Poe en un álbum de rock, sí, titulado The Raven, editado en 2003 (soy un poco lento). Vaya, cualquier otro mortal hace eso y lo cuelgan (del verbo “hang”, y ese “You just keep me hanging on)”.

El único gran éxito de público en la desgraciada vida de Poe fue ese poema maravilloso, “El Cuervo”, con el que consiguió llenar teatros pendientes de su recitación. Curioso, y más porque escribió más poemas (Annabel Lee, por ejemplo, versionado por Radio Futura) y algunos de los mejores relatos de misterio. Luego la gente volvió a olvidarse de él. Murió en la miseria absoluta, en una cabaña perdida en algún rincón de América. Ya se lo dijo a mi hija: «estudia para abogado o mejor aún, para dentista».
Impresionantes las declinaciones contenidas en el LP, de las que dejo un vídeo, ah, una en la voz de William Defoe:


El disco The Raven funciona como un viaje alucinado por un hotel en el que cada habitación es un estado de ánimo, un estadio distinto. No como un álbum de rock al uso, y en eso me recuerda los discos de Radio Tarifa, que cuando se desvanecen bien parece que uno haya ido a alguna parte. La última pieza del disco así parece indicarlo con ironía, como si alguien encendiera los focos y dijera eso de «¡la fiesta ha terminado!».

Cuando oí la versión de Perfect Day, consideré que no todo debe ser malo en esto de hacerse viejo. Es mejor que la original, del fabuloso Transformer (1972), uno de los mejores discos de la historia.  Ahí va la pieza, cantada por un extraterrestre:

Con The Raven, hasta me he olvidado de la Velvet y de que el señor Reed prohibió vender cerveza en su último concierto en Barcelona. Y he recordado una cosa: los poemas con rítmica nacen para ser cantados. ¡¡Ahh!! Homero tenía razón.

PD: Agustín, tienes razón, más poesía. ¡Atención señores lectores a los dos poemas de ha colgado en su blog! Entre Borges y Márquez.

Share/Bookmark

17 comentarios:

  1. Me ha gustado esa frase de "las encrucijadas en las que se aposenta el diablo"

    ¡Cuantas verdades dicen los bluesman!

    Y también me ha gustado esta entrada poético-musical. Me gusta Lou Reed, Me gusta Poe, Anthony and the Johnsons menos, pero también le encuentro algo. Creo que me pasa como a Marilyn, a todos los puentes les encuentro algo.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Los cuervos tienen un no sé qué de malditos desde que traicionaron a Noé. De todas formas son aves más bellas que las insulsas palomas, o a mí me lo parecen.

    Me despido con un graznido estremecedor

    ResponderEliminar
  3. Hola,
    A mí también me gustan todos los puentes. Todos, hasta los feos. Me sorprendió el poema de Marilyn, mucho. Lou Reed, bueno, un genio con cara de dormir en un colchón lleno de pulgas.

    Dissortat: las palomas en Barcelona están hechas de portland. Y alguna vez se ve la majestuosidad de los halcones que duermen en la Sagrada Família, germinada con la ayuda de Noé.
    Un saludo estremecido. Gracias por pasarte.

    ResponderEliminar
  4. Qué buena entrada, Igor. Gracias por aportar tanto
    Luisa Tomás

    ResponderEliminar
  5. ¿Lou Reed es el mismo que cantaba Mambo n° 5? Si es así, me sorprende ver incluído algo de Poe en uno de sus trabajos, aunque bueno, el arte da para todo, incluso para mezclas tan extrañas como esta.
    Sobre Poe, soy un fanático confeso, y he tratado de aprender de su prosa (más que de su rima). El cuervo, tremendo poema!!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Monsieeeeeuuuurrr... cómo puede alguien olvidarse de la Velvet aunque sea en ocasion puntual? Oh, sacrilegio! Hoy ha hablado usted de tantas cosas que me gustan... Y me encanta cómo las ha ido enlazando.

    Por aquí regreso, con mi PC a prueba, a ver si han acertado por fin.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Sé que no tiene mucho que ver, pero sí un poco, y todo esto me ha recordado a Miguel Hernández y las canciones de Serrat. Eso digo yo: más poesía!

    ResponderEliminar
  8. Me gusta lo escrito, me encanta Poe y he escuchado mucho a Reed. No sabía que había prohibido vender cerveza en su concierto y detesto ese gesto, como creo que Poe haría. ¿Te imaginas a este último sin su copa de absenta?
    También a mi el poema de la Monroe me parece estupendo, como su cine, su cuerpo y su cerebro.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Hola Kensan, El de Mambo nº5 creo que era otro Lou, Lou Bega, creo. Lou Reed va por otros lados. Hombre, soy otro fan de Poe, por sus relatos y su breve obra poética, a cual mejor. Me leí una biografía suya muy interesante, durante un tiempo fue militar, si te gustan las mezclas sorprendentes. En artillería servía, en un fuerte de la costa, si la memmoria no me falla.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Madame, ¡me sorprende usted! Es tal la belleza de su palacio de cristal que no la imaginaba fan de la Velvet Undreground. Lo que me hace pensar en las distintas máscaras que usamos en la red. Quizás yo sea un superinspector de Hacienda...
    Una reverencia.

    ResponderEliminar
  11. Hola Meme, pues la idea es la misma, exactamente, pero con otro códigos. Serrat le da a todo una pátina lumínica y humana, cercana, que en Poe y Reed es mucho menor. ¡Más madera!

    Hola Demián: me quedé muy sorprendido con el poema de Marilyn Monroe, mucho. ¿Qué habitaba tras esa cara tan, tan sensual? Un misterio. El poema tiene una sencillez apabullante. Recordaré lo de los puentes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Es muy bueno, aunque tardas en meterte del todo dentro. Recuerdo que, cuando compraba discos, compré este. Muy buen mapa sonoro...pero hay que ir poco a poco, o en mi caso fue así. Discrepo con tu opinión de la versión de Perfect Day ;)

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  13. Adoro a Poe. En casa tenemos hasta una nenita con el nombre de Morella (el cuento de terror de este gran hombre). Por cierto, veo en el poema de la semana a Marilyn eligiendo el puente de Brooklyn como una opción para suicidarse. Pues en la realidad, según supe cuando estuve en New York, una chica desesperada quería hacerlo. Un hombre la salvó de tirarse. Luego se enamoraron y se casaron. Unos años más tarde, los dos se lanzaron desde el puente.
    Genial el blog y diferente. Saludos infectados

    ResponderEliminar
  14. Hola Explorador,
    Discrepancias sobre "Perfect Day" y sus versiones. Llevo días tatareando la canción y la verdad es que me han entrado dudas. La primera versión es muy seca (y quizás ahí la gracia), la segunda, exhueberante. ¡Me haces dudar!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Hola Infectada X, ¡Qué fuerte! Morella como nombre de niña. La palabra tiene una fonética muy dulce, con una suave caída sobre el "ella".
    Y buena historia ésta del puente de Brooklyn, muy buena.
    Sobre el blog. Llevo un año o casi, al principio era para hablar del "Mundo Vamurta", pero es que me divierte hablar de otras muchas cosas. El mundo es infinito.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. hace dias que no podia visitar a mis amigos bloggeros hoy lo hago poco a poco y rntre ellos te he escogido a ti ...gracias por tu amistad y por rus bonitas palabras
    UN ABRAZO
    mARINA

    ResponderEliminar
  17. Y, por fin, antes de que mi peligro de extinción se materializase, llegué. Lamento la tardanza, ¡demasiado lío, lo cual es señal de que sigo vivo!

    Al asunto: resulta que cuando escucho a alguien me bajo su discografía entera para seleccionar lo que me gusta pues a veces de maniático me voy a morir. La de la Velvet me la ventilé hace tiempo pero la carrera de Lou Reed sigue esperándome (exactamentr 2.41 GB). Si te gusta ese dicho te recomiendo que te descargues el homólogo que hizo el excelentísimo Morrison cuando su grupo ya estaba separado, llamado "An American Prayer". Son poemas con música de la buena buena ("good shit", a lo americano).

    Leyendo el poema, versos así me engatusan:
    "And the silken sad uncertain
    rustling of the purple curtain
    thrilled me, filled me
    with fantastic terrors never felt before
    so that now, oh wind, stood breathing
    hoping yet to calm my breathing
    "'Tis some visitor entreating
    entrance at my chamber door
    some lost visitor entreating
    entrance at my chamber door
    this it is, and nothing more."

    En fin... qué sí, que hay que leer más poesía y que ésta traspase dentro pues si leemos por leer se pierden las agujas. Un abrazo y muchas gracias por la reseña jefe

    ResponderEliminar