22 ene. 2011

Robert Mapplethorpe

Mapplethorpe (1946-1989), fue un famoso fotógrafo norteamericano, especialmente popular en los ochenta. Sus fotografías parecían bascular entre dos sensibilidades, o acaso fueran la misma con distintos estados: las flores y los desnudos, siempre usando el blanco y negro.

Sus desnudos, a veces bellos, a veces atroces, fueron tan célebres como polémicos. Hay, entre todas las fotografías de Mapplethorpe, una que me obsesiona. Con el sistema inmunológico destrozado por el SIDA, decidió hacerse un autorretrato, sabiendo que, súbita, la muerte lo alcanzaría.

Dejo el link de la Wikipedia, por si alguien quiere indagar un poco más en la vida y obra de este gran artista.
Y el link de la fundación que lleva su nombre: http://www.mapplethorpe.org/foundation/

autoretratos


Share/Bookmark

21 comentarios:

  1. Buenísimo!!! Eres mi ídolo después de este post, viva la buena fotografía!!! jaja
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Sí, la buena fotografía. Mapplethorpe podía ser extremadamente sutil.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Abrió la puerta de par en par al hombre vestido de negro!

    ResponderEliminar
  4. Hay algo de bello en las fotografías en blanco y negro que aquellas con color nunca podrán reflejar.

    ResponderEliminar
  5. Uf, parecía que la estaba llamando. Tal vez prefería que se hicieran buenos amigos antes de que viniera a buscarlo. A fin de cuentas es un largo viaje para emprenderlo de la mano de una desconocida.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Soy incapaz de encontrar las palabras para definir la expresión en ese rostro. Me parece increíble.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Es increíble. He pensado intentar hacer una descripción pero creo que lo voy a dejar para aplicarlo a algún escrito, guardándome la foto para que me inspire en el momento. Ya te avisaré.
    Un abrazo y gracias por compartir. Por cierto, busca en google imágenes "Cartier Bresson" y te saldrá de entre las primeras la foto de un niño con dos botellas de vino. La cara no tiene precio.

    ResponderEliminar
  8. Pues concuerdo contigo en una cosa, que llevo un buen rato mirando la fotografía de su autorretrato y no se todavía definir que cara pone, o que sentimiento despierta en ella sus facciones, su gesto, no se, la miraré un rato más a ver si al final lo consigo o termino enajenada total (que será lo mas fácil)

    Maravillosos maestros posees Igor
    Besos fuertes compañero

    ResponderEliminar
  9. Conozco su obra y siempre me ha parecido de una sensibilidad atroz.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Tenía una mirada tan sensible como corrosiva. En la foto agarra el cetro como un príncipe que acepta y aguarda su destino. Un autorretrato impresionante por toda la carga de significado que conlleva, por esa calavera, símbolo de la muerte, en primer plano y por la expresión de seguridad, de aceptación de sí mismo, de su principio y de su final, que a mí me parece que la fotografía emana.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Fotografos y pintores siempre han sido unos guarrillos, ya lo dijo el papa Soponcio XV.

    Un apunte interesante Igor, lo seguiremos.

    ResponderEliminar
  12. Me encanta este fotógrafo. Si quieres saber más sobre su vida y su relación con Patti Smith te recomiendo el libro 'Éramos unos niños". A mí me encantó

    ResponderEliminar
  13. Hola, ¿qué tal? He decidido hacer una pausilla en mi descanso y pasar a leer y comentar a varios blogs amigos.

    Y bueno, gracias por compartir este post del polémico y popular fotógrafo norteamericano.

    Un abrazo y que estés bien,

    Andri

    ResponderEliminar
  14. Voy a verlo.
    Me mentalizo antes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Pensaba que sería desagradable.
    Mejor así.

    ResponderEliminar
  16. Bueno, lo descubrí aún sin barba en una librería. Su colección de fotos sado, y me pegué un buen susto. Luego, están los retratos y las flores...

    ResponderEliminar
  17. siento una fuerte tirada por las fotos eróticas de este buen señor

    de su b/n renacieron los matices!

    ResponderEliminar
  18. Qué expresividad puede tener una imagen sin ninguna palabra... ;)

    ResponderEliminar
  19. Era guapo, además.
    Una belleza distinta. Y sí, me alucina esa expresión... Verdaderamente Inefable.

    ResponderEliminar
  20. Un fotógrafo con destacadísima potencia en sus imágenes, por encima de que el observador las encuentre o no de mal gusto.

    ResponderEliminar