15 abr. 2011

Munich, Spielberg

cine accion
La película Munich (2005) es cine de acción, es cine político y mucho más. A veces critico los USA por ser unilateral, pero también aquello debe ser un gran país. Si no, ¿cómo se explica Spielberg?
En su larga carrera, los éxitos se amontonan desde la lejana El diablo sobre ruedas (1971). Aunque es esta larga serie de grandes películas hay tres que han pasado algo desapercibidas: Inteligencia Artificial, Munich y El Imperio del Sol, basada en una increíble novela de James Graham Ballard.

Se puede decir que Munich es un film de suspense pero para mí es sobre todo una epopeya por la Europa de los setenta de un puñado de jóvenes que descubren las verdades del mundo. Y creyendo que su causa es justa despiertan un buen día en las turbulentas y sucias contradicciones del “ojo por ojo”. Esto rompe y hace superar el género.

Esos jóvenes forman un comando de castigo para responder (acción-reacción) al secuestro y muerte de un grupo de atletas judíos durante las Juegos Olímpicos de Munich (1972) por parte de un comando palestino. Idealistas enrolados en el Mossad (servicios secretos de Isarel), buscan, encuentran y asesinan, con los consabidos daños colaterales.
Precisamente la condición de judío de Steven Spielberg hace que Munich sea una obra doblemente valiente, con un Eric Bana y Daniel Craig muy notables. Porque la película intenta dar respuesta a la siguiente pregunta: ¿es lícita toda esta violencia?. Y, ¿es justa, es buena, es adecuada?

A este doble plano político-existencial se le sobrepone una tremenda película de acción, trepidante, bien narrada, con escenas que son una delicia y que no veía desde Heat (1995, Michael Mann). Acción justificada, ráfagas de metralletas con mensaje. Amoríos de doble filo, persecuciones que, de paso, retratan esa Europa que giraba como un torbellino. No como hoy, adormilada. Esos jóvenes que formaban parte del comando, al final de la gran cacería, son otros. No todos se dan cuenta del cambio, pues el poder y los honores nublan sus consciencias.
En el fondo, Spielberg se pregunta por el largo conflicto entre Israel y Palestina de forma indirecta. Muy inteligente. La guerra más larga, iniciada en 1948 y que seguirá por muchos años, sin duda. Una guerra sin buenos y malos, pues en ambos bandos se comenten atrocidades, como en todas las guerras.

Y, finalmente. ¿Cuáles fueron las consecuencias o polémicas tras la valiente Munich? Que yo recuerde, inexistentes. Eso es realmente preocupante y una muestra más de la anestesia de nuestros tiempos. «Beeeeé».



-Recomendable: para cualquiera que te encuentres por la calle.

-Evitar: si eres pequeño.

-Puntuación: 8.

Y, ¡aviso!, que esta película le da cien mil vueltas a cualquiera que encuentres en la cartelera.


Share/Bookmark

16 comentarios:

  1. Debe ser buenaza, no la he visto pero ya me picó la curiosidad . Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  2. He visto las dos que mencionaste,pero ésta y por las referencias tendré que verla.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  3. Pues será la siguiente que vea. Eres micrítico preferido.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo. Y no creas, que hay mucha gente que la pone a parir. Hace tiempo colgué en el blog una tarde de copas imaginaria con Spielberg hablando de la peli...
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Coincido, me pareció excelente. Que tensión la da a la historia. Cambiaría pocas cosas (espías discutiendo a voces en la calle) pero me parece una película valiente, inncómoda y aunque odio el adjetivo aplicado al arte, "necesaria". Para saber que es posible seguir haciendo bien las cosas. Los personajes son complejos y profundos, la historia no da concesiones a los deseos más sentimentales del espectador, conmueve...

    Sí, sí, excelente, creo. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  6. Hace ya muchos años que vi un documental sobre el secuestro de los atletas judíos de Munich, y desde entonces, escuchar ese nombre me produce escalofríos. No solo por que la historia tiene chicha, ni porque el trailer es brutal, si no que además, no puede salir nada malo de las manos de Spielberg, habrá que verla si mi tiempo me lo permite y eso espero con estos días de fiestas que senos avecinan, ya te contaré que tal me fue.
    Un beso Igor y que pases un fin de semana estupendo.

    ResponderEliminar
  7. No es difícil, la cartelera se cae por su propio peso. En mis asignaturas de Relaciones Internacionales hemos estudiado el conflicto palestino-israelí en profundidad y parece estar condenado a perpetuarse. Para el ciclo de conferencias que organicé para el Colegio Mayor, conseguí que viniese el primer secretario de la embajada israelí en España y dijo "os voy a decir algo muy importante: el conflicto ESTÁ SOLUCIONADO, tan solo falta que el los palestinos firmen el tratado de paz" ejemmmm bajo qué condiciones señor Haiat? (toses repetitivas).

    Te recomiendo tres películas imprescindibles para hablar mejor aún de ello:
    1) Los limoneros.
    2) Paradise now.
    3) Éxodo.

    ResponderEliminar
  8. No la he visto, pero después de leer esta entrada, la veré.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Ostia, Agustín. Caramba qué contactos tienes o qué poco deben invitarlos a actos.
    Solucionado. Más guerra, más odio, más violencia. Y, viendo la altura de los líderes mundiales, y palestinos e israelís apostaría por más guerra.
    Saludos.
    Patricia, creo que te gustará.

    ResponderEliminar
  10. Muy buena.
    Me gustó mucho esa peli.
    El conflicto es imposible que acabe.
    Está envenenado desde su nacimiento.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. La tengo en casa pendiente de verla. me ha gustado mucho tu reseña, quizá mañana sea un buen día.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. No la he visto, pero por la recomendación que has hecho entran muchas ganas de verla.

    Un abrazo y buen finde y buena semana santa.

    ResponderEliminar
  13. Espero que os guste. Es un placer verla y suma, te hace más rico.
    Toro: sí, "envenenado" es un buen adjetivo para el conflicto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Me encantó la peli. Fui a verla al cine. Eric Bana está estupendo. Y Spielberg estuvo valiente. En cuanto al conflicto palestino-isarelí, lo veo irresoluble. Y tremendamente injusto. Siempre me han llegado al alma las guerras que se libran entre tanques y piedras. Y tengo muy claro en qué lado me pondría. Siento ser tan explícita, pero en este caso concreto sé muy bien dónde me situaría. Y dónde me sitúo de corazón y desde aquí.

    ResponderEliminar
  15. Hola Luisa,
    Sí, una buena película algo ovlidada. No tengo tan claro que en bando me situaría. Probablemente en el que hubiera nacido o, si pudiera escoger, en ninguno. En las guerras mueren los peones, civiles y soldados.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. IGOR,mi entrada no es más que los deseos de mi alma,un alma vieja y cansada que debe seguir luchando.
    Mil besos.

    ResponderEliminar