14 dic. 2011

Palabra de Dissortat

Todo proceso creativo tiene una parte racional y otra irracional. Es indudable. En mi caso, si pudiera lanzar por la borda la parte emocional, lo haría. Fuera emociones. Pero están ahí, te van carcomiendo con dos preguntas: «¿esto está bien?», y, «¿vale la pena?».
Dissortat me ha resuelto las dudas de un plumazo con su reseña. Fuera dudas. Las dudas, al fondo del mar.
Que alguien con el olfato tan fino afirme que el libro Antigua Vamurta le ha hecho más soportable sus días grises, que son grises tanto en la Ribera del Xúquer como en la Graciaixample de Griscelona, le da sentido a todo esto. Claro que vale la pena. Las máquinas, a todo gas.
Pinchando aquí ( "Palabra de Dissortat" ) se puede acceder a la crítica y a esa elegante, cojonuda ilustración de la Falange Roja, de Vamurta y de Tebas. Le pediré permiso para usarla.



Share/Bookmark