14 dic. 2011

Épica mitológica, Taonos.

El lecho del río
TAONOS (XIII)
Libros Fantasía Épica
13 de19
relatos mitos
Rosas y Espadas, by Igor.

13º Fragmento del relato Taonos del mundo de Antigua Vamurta.

  Los hombres descendieron por el lecho del río y empezaron a cruzarlo con el agua hasta la cintura. Allí fueron frenados por algunos salvajes, emboscados tras las rocas de la orilla opuesta. De poco serviría aquella defensa, pues el poderoso centro de ejército de los hombres de las llanuras, empezó a vadear las aguas heladas también, con la intención de aplastar aquel insensato foco de resistencia.
El joven veguer espoleaba a sus soldados para no quedar rezagados. Al acercarse al río, que descendía encajonado entre dos pendientes de guijarros, observó que uno de los hostigadores más veteranos parecía estupefacto.
—Soldado. ¿Qué os sorprende tanto que no osáis dar el siguiente paso?
—El caudal… Jamás hubo un vado aquí. Las aguas bajaban furiosas.
Al gobernador también le extrañó que en esa época el río bajara tan manso. Algo en sus entrañas pareció tensarse, y sin pensarlo dos veces, levantó el brazo derecho y cortó la carrera de los suyos, obligando a algunos de los más adelantados a salir de la angostura para volver atrás. Al mirar hacia el acantilado sobre el río, vio que Aresha se acercaba al precipicio.
—¡Estúpidos hombres de las llanuras! ¿Creéis haber entendido el alma de estas montañas? Sois unos necios empujados por una soberbia que os embriaga.
—¡Aresha! Mi señora… —logró articular Ciros, sorprendido de verla allí arriba, libre.
—A ti ya te dije que nadie te invitaba a este santuario. ¿Por qué has venido, jugando con la vida de estos hombres como si nada valieran? ¿Tenías que ser más que tu hermano? ¿Temías que los tuyos olvidaran tu altiva figura? ¡Necio!
Ciros, en ese momento, se dio cuenta de que Aresha era una diosa para los salvajes, no su prisionera. Enfurecido, respondió:
—Por muy afilada que sea tu lengua y por altas que sean estas sierras, nada podrás contra mi acero. ¡Tus días verán su fin en las mazmorras de Vamurta!

Quedan 6 fragmentos para el final.

Share/Bookmark

7 comentarios:

  1. La cosa se pone de lo más interesante , Igor.Aunque en estos días próximos o esté vendré a leerte.
    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  2. "Fiate del agua mansa" y lo escribo por la mujer y por el río.

    Saludos, Lluís.

    ResponderEliminar
  3. Madre mía, madre mía, madre mía. Esto se está poniendo al rojo vivo.

    ResponderEliminar
  4. Aresha es una diosa. Y, a fin de cuentas, ¿quién ha invitado a esos hombres grises que entonan cánticos de guerra?
    Espero que os entretenga. El relato de Taonos o las Gargantas del Diablo (el primer título) es pura fantasía épica. O eso he pretendido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Apasionante pugna entre el punto de vista de Ciros como hombre de espada y la espiritualidad de Aresha, no menos poderosa.

    Enhorabuena por tantas buenas críticas (todas merecidas, por cierto) que está recibiendo.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Madame. Creo que ha captado muy bien usted el trasfondo de este cuento para adultos. Espiritualidad y Materialidad.
    Buen fin de semana, que agoniza en domingo.

    ResponderEliminar