13 ago. 2012

A lo Romario


Dejar lo que estaba queriendo para emigrar a las riberas del silencio. Olvidar el carretero de los sueños y, ya puestos, desprenderme de los días. Negarse a ser. Cansado de correr por caminos que no llevan a ninguna parte. Abandonado sobre el imperio de un balcón cualquiera, navega el ferragosto.


Share/Bookmark

12 comentarios:

  1. Mmmm, quin plaer llegir aquestes breus línees plenes de sentiment.

    ResponderEliminar
  2. Uaaau, brutal, dius tant amb tan poques paraules... Córrer per camins sense destí cansa però serveix d'entrenament per quan trobem el bon camí. Una abraçada, Igor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. És cert. De todos modos, con esta canícula que nos azota, caramba, para que me haya quedado encasquillado en el tambor de un revólver.
      Petons.

      Eliminar
  3. Joder, qué bonitas palabras. Caminos que no llegan a ninguna parte. Esos los hollamos a diario. No te creas que no lo pienso. Demasiado, a veces.
    Bs

    ResponderEliminar
  4. Hay caminos a las estrellas (pocos) y calles que llevan a ninguna parte (muchas). Complicado escoger. A lo Romario, que gran jugador y que pachorra tenía el tío ese.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Creo haber entendido lo que ha querido decir; pero estamos tan condicionados...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Ainsss, creo que esto se consigue, tomándose unas vacaciones jejejeje, salir del camino de la rutina.

    Un besazo Igor.

    ResponderEliminar
  7. Las riberas del silencio parecen un lugar amable...que encierran el peligro de no querer volver, como Romario no quería volver de las discotecas para descansar :D

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. El estío y sus vapores... "negarse a ser" Para mucho da esta frase. Podría ser la encrucijada de algunos de esos caminos que citas.
    Son tus palabras la superficie lisa de un profundo pozo. ¡Compremos la botella de oxígeno!
    Cálidos saludos.

    ResponderEliminar
  9. Me han embelesado estas líneas repletas de hastío, desasosiego, nostalgia y mucha, mucha noche de agosto.

    ResponderEliminar
  10. Je, je.
    Este "negarse a saber" navega entre Pessoa y el inmortal Fonollosa.
    Un abrazo.ñ

    ResponderEliminar
  11. Quería haber entrecomillado algo, pero, al releerlo, no he podido quedarme con un único fragmento. Me quedo con todo.
    Bueno, sí, jeje, a ti esos caminos "que no llevan a ninguna parte", a nosotros sí que nos llevan. Puede que no por los caminos del raciocinio, pero sí nos arrastras (tiras de nosotros) por los del sentimiento. Buen texto.

    ResponderEliminar