2 ago. 2012

Pasivo tú, pasivo yo


Esto va de una serie de gentes que viven encapsuladas en su Matrix particular, básicamente la cajita del trabajo, la cajita de la familia feliz, la cajita de qué bien estamos y la cajita de mi país mola mogollón. Y así pasamos los días, cogiditos de la mano.
Si quieres una aventura, te enchufas El último mohicano en la tele, si quieres emociones, saber qué pasa en el mundo, sentirte que no caminas solo como los hinchas del Liverpool, intravenoso de Twitter o Facebook o Uatappapaps’s, que no estoy nada seguro de lo que es. Maravilloso. Y, sobre todo, higiénico e indoloro. Si te apetece hacer de machito y te sale la testosterona por las orejas, joder, a qué esperas para conectar la PlayStation 333 y vaciar el cargador. Ah, hombre, ¿y la democracia? ¡Ah! ¿Eso? Nada, pero si ya vamos a votar cada cuatro años. Incluso hay gente que deja mensajitos en las páginas web de los diarios desde casa, con la cale o el aire acondicionado a tope máquina. Perfecto, pues. Y luego me quejo. Deberían prohibirme.

La metáfora más plástica de los pasivos llega ahora en forma de bañeras. Sí, son unas bañeras normalmente ubicadas en centros de belleza y peluquerías (el peluquero paquistaní que conozco no la tiene, todavía) con unos simpáticos pececillos dentro cuya silueta recuerda..., ¿un tiburón, una piraña, una...?. Metes las manos o los pies y vuelan los peces a devorar la piel muerta. Es como una pequeña descarga eléctrica. Fantástico. Los pececillos comen lo que te sobra.
Pero, haciendo un silogismo simplísimo, hay que recordar que los carroñeros viven de los muertos. Como los corruptos en España viven de los pasivos. ¿Somos, pues, una sociedad muerta? Los indignados, los únicos despiertos. ¿Pero qué porcentaje son de la población, el 1%?
Ay. No quiero despertar y encontrar que mi vida no tiene sentido sin mi Smartphone.

Fdo. Igor Kutuzov.
Un pasivo mayor.


Share/Bookmark

28 comentarios:

  1. En solidaridad con tu postura no voy a decir ni hacer nada, es que soy un buenazo

    ResponderEliminar
  2. Estoy libre de Smartphone pero no tanto de la mortandad que nos acecha. Y te lo dice alguien que está trabajando doce horas diarias con medio o un día de descanso semanal para poder terminar de pagarse la carrera.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No solo en España, en Argentina tambien, el gobierno usa el dinero de sus pasivos para muchas cosas menos pagarles
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Este país del tres al cuarto, Igor. Donde la gente te mira mal por leer y ellos van al fútbol (muy respetable) a berrear y beber cerveza. País de analfabetos, vamos.

    Este maldito país es una gran pocilga. Ya lo cantaba Skorbuto hace muchísimos años. Ahora, todavía hay más cerdos revolcándose en el barro. En nuestra miseria.

    ResponderEliminar
  5. Yo también soy pasiva, aunque bueno, a veces pienso que solo significa que tenemos otras formas de protestar.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Esa pasividad no es , sino, fruto de la indefensión aprendida. Qué podemos hacer si somos unos míseros porcentajes con capacidad de elegir, mediante voto, entre una serie de capullos idénticos el uno al otro?

    Nada...dame el móvil que me enchufe los cascos y a cantar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Indefensión aprendida, indensión inducida... Muy interesante esa expresión.

      Eliminar
  7. No sólo en España y Argentina, también en México. Y también en México, pasa lo del comentario de Raúl Frías. En el mundo todo se repite, falta de originalidad pues. Y me resulta todo muy triste.

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Uaaaaah, Igor, de pasivo nada tu escrito. Tienes tanta razón! Que triste, parece que en lugar de sangre nos corra horchata por la venas. Y el tratamiento este de los peces siempre me ha parecido una guarrada. Yo paso que nadie (ni los animales) se coman mis despojos.

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué nadie se agobie! Que llegan Batman y Robin a solucionarlo todo.

    ResponderEliminar
  10. Sentado espero una intervención no económica, más bien militar de la OTAN, se lleve a todos los políticos corruptos y banqueros arruina bancos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Quizá seamos menos pasivos de lo que parece. Para salir de la recesión lo que más falta hace es dejar de preocuparse por escándalos y corruptelas ajenas -nada podemos hacer al respecto- y ocuparnos de quienes nos rodean. Si tenemos una actitud de sacrificio y alegría que se pueda transmitir a otros ya es algo. Si conseguimos aprender para la siguiente (las crisis son cíclicas), ya sería de sobresaliente.

    El Smartphone, la película de media tarde o leer la segunda parte de Vamurta pueden ser muy útiles cuando se ven como el descanso que nos permite retomar la vida con más impulso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, ay, ay. Que me estoy cavando mi propia tumba con mis críticas al mundo Android.
      Y sí, estoy convecido que los ebooks irá allí o vía tablets.
      Y sí, muy probablemente, el segundo libro de Vamurta será digital y autoeditado.
      Ay, Miércoles, ¡estoy más guapo callado!
      Besos.

      Eliminar
  13. Jajajaja, eres mi idolo!!! Que comentar, si lo has dicho todo!!!
    Voy a agregarte al facebook, pasivo mayor, te lo has ganado.

    ResponderEliminar
  14. Anda coño, no se como creia a ver visto tu facebook en uno de los laterales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy en Facebook Arwen. Como Igor Kutuzov. Claro, la gente se asusta con ese nombre. Creen que soy un traficante de AK-47, pero no. Así que ahí estoy, ya miraré de ver si te veo como Arwen.
      Besos.

      Eliminar
  15. Tienes razón...aunque la verdad, por muchas cosas de esas que tenga, si alguien se siente feliz y contento y está de puta madre ya es una especie de ídolo al que amo y oido a la vez ;)

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  16. Tengo que probar eso de los pececillos. Espero que hagan cosquillas aunque igual me equivoco. Por cierto vaya vida la de esos peces, todo el día comiendo las pieles muertas de los pies de la peña!...Hay demasiados curros de mierda, cada día más.
    Un saludo Igor.

    ResponderEliminar
  17. Me ha encantado, Igor. Pasivos. Así somos. Demasiado. Lo de los pececillos lo veo... y me da un asco tremendo. Muerden una piel muerta y luego vienen y muerden otra piel muerta. Y a mí me da mucho asco, mucho asco.
    Estoy en un bar. Veo una pareja. Él con su smarthphone. Ella con su blackberry. Me dan ganas de llorar.
    A ti no hay que prohibirte. Hay que hacerte un monumento.
    Bs

    ResponderEliminar
  18. Yo lo probé. Lo confieso, nada, fueron cinco segundos. Te da la sensación de descarga eléctrica. Es raro.
    Sabes, esto de las redes tiene algo de muy curioso, ¡es voluntario!, como las hipotecas.
    besos.

    ResponderEliminar
  19. Hola Igor querido ¡que maravilla haber disfrutado de algunos Originales de Bacon!... claro que si, el pensamiento siempre es vano y corto y limitado no tan sólo ante la Obra de Arte si no ante todo, más aún, ante el Todo. La Gran Mátrix que no vemos pues como bien planteas, construimos nuestros diminutos úteros como atalayas, para enajenarnos y evadir. Una forma de escape que ha convertido al grueso de la humanidad en entes pasivos, desconocedores de la posibilidad de transformación que està en nuestro interior, y desde ahí, hacia el afuera y los demás. Mantengo la esperanza, siempre, que la evolución, aunque parezca lo contrario, sigue su curso... Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  20. Mis disculpas!, me equivoquè y te deje el comentario con un perfil incorrecto ( la verdad, tengo un enredo de perfiles que ya no sé quien soy, jaaa. Pero bueno, tu ya sabes el camino... besos!

    ResponderEliminar
  21. ¡Cómo te entiendo! Pero, quizás, la pasividad no sea tan peligrosa si se es consciente de ella y, sobre todo, de la situación. El esmero en la critica de lo que nos circunda es tarea personal que eleva una sociedad, y puede parecer muy pasiva pero yo creo en ello, más que en la ocupación de la calle o la quema de un contenedor. Ya sabes: hay "activos tóxicos".
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Pues espérate, Igor, que todavía es más deprimente porque entre los indignados también los hay pasivos XD.

    Es lo que tiene el hombre-masa...

    Gran libro, La Rebelión de las Masas. Te hace entender un poco mejor este tipo de actitudes, aunque no vaya por el tema político sino en general, que es todavía más útil leerlo por ello.

    ResponderEliminar
  23. Hoy escuché la noticia de que un sindicato (uno que no conozco) rompía con un partido (a estas alturas podemos poner las siglas que cada cual odie más, porque no confío en ninguno). El sindicato aludía, para explicar tal ruptura, a razones programáticas, sin embargo el partido descubría la auténtica causa del alejamiento: no enchufar en un cargo al jefe del sindicato. ¿Este proceder se puede generalizar a toda la política? Es decir, cuando políticos se sientan a negociar un programa de gobierno, ¿realmente negocian eso o están hablando "de lo mío"? ¿Qué se supone que quieren que pensemos de esta democracia si los gestores de la misma se empeñan en cargársela?
    Cada vez más desencantado. Es la edad, o la vuelta al cole. Las dos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. dafd, me parece a mí que la mayoría de la ciudadanía y/o consumidores tenemos un sentir parecido. Que ya nos hemos dado cuenta que son una casta que se retroalimenta, que no nos representa y ¡oh!, poco piensan en el bien común. Las leyes y el bien común deberían ser sagrados, iguales para todos.
    Nos pesa este no hacer nada. Pienso que una parte de culpa la tenemos todos por dejarles hacer.
    No es la vuelta al cole y ni la edad. Es un arrebato de realismo lo que padeces, tú, yo y muchos. O eso pienso. Cada vez más desencantado-s.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar