2 sept. 2012

Leyendo una antología de poesía

En las manos de los mejores de. Y paso páginas, más que leer, rastreo. Soy insoportable, soy un borracho, soy el morro molesto, el lápiz de colibrí,
el catador que se niega a pagar por el vaso manoseado.
Soy un lector.
¿Por qué faltan tantos buenos si sobran todos estos medianeros que me abruman la noche de abril? Quisquilloso, huraño y cansado, los leo,
preguntándome quién juzga al juez
si es justo tirar por lo penal para pedir responsabilidades por miopía, tontería, por tanto táctico de amigos y conocidos
y, ¡oh Dios!, por ahogar e ignorar
ensombrecer y acallar los buenos versos
que habitan en la meseta del olvido.

Y suerte que por allí, entre tanta ruina, como un gran falo, olfateé de nuevo a Gil de Biedma, ¡arriba!


antologia poesia
Jaime Gil de Biedma



Share/Bookmark

5 comentarios:

  1. Conozco al poeta, pero no su obra. Ya que la recomienda, a su manera claro, olfatearemos un poco también.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. jejejeje, todo escritor es también lector, claro que si... No conozco a ese poeta, últimamente me traes muchos autores desconocidos para mí. Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Ni tan mal lector, conoces muy buenos escritores y además tu escritura no esta mal.

    Saludos y gusto en volver al sol de los ciegos.

    ResponderEliminar
  4. Me parece que me he pasado de frenada... Leí una antología y me puese enfermo, como podéis leer. Bueno, habrá que recordar a Gil de Biedma, pues. Un poeta genial, el mejor de los últimos muchos años para mí, aunque no los conozco todos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Olfateaste y has sabido elegir presa: un poeta que escribe la vida y vive días extraidos de poemas -a ser posible cernudianos-; sin lenguaje rebuscado va de la luz al cieno; sus versos salpican sensualidad, consciencia del tiempo y de la vida.
    A seguir poniendo su punto a cada "i".
    Un abrazo

    ResponderEliminar