27 nov. 2012

Literatura Fantástica-1 Novela Negra-7


libros recomendados fantastica
Esto no es una opinión, son observaciones sobre el terreno, empíricas, de geólogo que se adentra por las dunas del desierto del Gobi. Ella dijo: “voy al Primarck. La niña (ya casi me pasa) necesita calcetines y leggins”. Se ve que los leggins son un tipo de mallas o así, para las damas. A mí me recuerdan los calzones de hombres del Renacimiento, de los tiempos de los Borgia, pero vaya… Yo dije: “Voy al Fnac, mientras”.
mejor literatura fantastica
Hacía mucho tiempo que no pisaba el Fnac. Cuando dejas de ir al dentista, ¿para qué mirar tablets y lectores de ebooks? Me di cuenta de que la película ha cambiado mucho. Para los empleados he dejado de ser invisible (“¿El señor está interesado en un portátil?) y cuando un tipo vestido como Guardiola se dirigió a mí y me preguntó “¿el señor quiere un café?” casi doy un bote del susto me que dio. 

Miré alrededor. Estaba rodeado de drones diminutos: cafeteras y aspiradoras con diseño de cazabombarderos. ¿Qué ha pasado aquí? Seguí por ahí: vi packs de ocio (¿?), packs de relax (¿?) y ordenadores muy extraños. Total, que me fui a Libros. Los bestsellers estaban tan bien expuestos que las 50 sombras de Grey casi me muerden. O atan, que es lo que mola (Almodóvar ya se adelantó). Con saltitos de pulgarcito fui a la sección de Literatura Fantástica y aquí, bueno, francamente, unos leggins me hubieran ido bien porque casi se me caen los pantalones. De seis o siete estantes la fantasía había quedado en uno, ¡uno!, desde mi última visita. En el que no detecté presencia de editoriales pequeñas. ¿Quién se ha zampado el pastel? El género negro, que se ha multiplicado. Es lo que se lleva ahora. Adoro a ese superacorazado, Dashiell Hammett, pero no, el género negro no me atrae. Volví a salir, confundido y confundiéndome en los ríos de gentes con bolsas vacías del que pasea y no compra. La marea de lo fantástico va a la baja. ¿Tolkien y su Hobbit cambiarán los movimientos de las placas tectónicas...?
genero fantastico


Share/Bookmark

19 comentarios:

  1. Quizá ó quizá no.
    Estará este estante esperando la pluma salvadora, el hombre detras del escritorio de una editorial que reciba una epifanía tan fuerte que él tambien deberá necesitar unos leggins.
    O eso espero yo al menos.
    Abrazos.-

    ResponderEliminar
  2. Se huele algo extraño en el aire, algo como apocalíptico. ¡Qué tiempos nos ha tocado vivir!

    Salutacions.

    ResponderEliminar
  3. Me alegro (ya sabes por qué) de que el genero negro esté de moda, pero no tanto de que las editoriales pequeñas sucumban... Ay.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Vivimos tiempos inestables, esa es la certeza. Tal vez en la próxima visita los estantes estén repletos de literatura erótica o la sección completa de libros en papel ocupe un pequeño espacio justo detrás de las escaleras, a modo de testimonio nostálgico. Ya le ha ocurrido a la música, ¿te fijaste en la jibarización de ese espacio?. La tecnología va colonizando todo el espacio, como los mejillones tigre!! Un abrazo Igor!!

    pd. Los leggins deben ser comodísimos, jajaja

    ResponderEliminar
  5. Habría que ver si es un descenso de ventas de la literatura fantástica o una migración a formatos electrónicos. Mi santo devora el género y no recuerdo la última vez que le vi leer algo en papel. Quizá los compradores de novela negra son más conservadores. Me caen simpáticos: es mucho más fácil regalar un libro cuando basta ojearles las estanterías para saber si lo tienen.

    ¿"Leggings"? ¿Qué hay de malo en llamarlos mallas, como se ha hecho toda la vida?

    ResponderEliminar
  6. Ah, tampoco lo sé yo. Es lo que mola. Mallas está bien. Lo de Leggins me creó bastante confusión.
    Sí, como dice Zavala el proceso de jibarización será imparable. Hacia el libro electrónico vamos, eso lo tengo claro, como tengo claro que entre todos matamos el vinilo.
    En el Fnac, en nada, venderán escobas para suelos eléctricos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Como bien dices, lo matamos nosotros. Es un comercio al fin y al cabo, lo que buscan, como todos, es vender. Si la gente deja de comprar esos cacharros desaparecerán de los estantes, si siguen vendiendo aumentarán.

    Me sorprende un poco lo de la fantasía. Yo pensaba que no era un mal momento con Canción de Hielo y Fuego, que parece ser la salvadora del género últimamente.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, y lo mismo va a ocurrir con las editoriales de papel en la transformación hacia los ebooks. El "pero" es la piratería. Eso desanima a cualquiera.
      Bueno, Nando, es lo que mis ojos me contaron. Ni el amigo Martin lo arregla, esto. Son tendencias, cosas tan inexplicables como llamar leggins a unas mallas.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Tranquilo, son fases.
    Mode unpopular on:
    Escuchad a China Miéville, ese tío es un portento. Es cierto, los amantes del género fantástico nunca hemos sido mejor acogidos desde... nunca. Ahora todos leen fantasía, no miran en el metro de reojo la portada de nuestro libro mientras ellos releen a Kafka diciéndose a sí mismos que "La metamorfosis" no es fantasía mientras el Hobbit sí lo es. Ven la serie de Juego de Tronos y les parece un culebrón (porque lo es), y les encanta. Sin embargo, esto trae alguna consecuencia. De unos pocos años a esta parte, hay mucha más oferta de libros traídos por autores nóveles que buscan (buscaremos, en algún momento) hacerse un hueco. Totalmente legítimo y además, respecto a eso, las editoriales de fantasía son más pequeñas y diría que más numerosas, incluso otras editoriales tienen su sección de fantasía.
    ¿Qué sucede? Que las editoriales pequeñas no llegan a todo el público que podrían concebir los grandes monstruos (en el buen sentido) como excalibur fantástica, etc. En las grandes superficies hay que vender, punto, y el mercado no está ahora para conceder espacio a una promesa... sino a un superventas.

    Por otro lado, también estoy de acuerdo con China M en que la fantasía en general como género adolece de poca calidad literaria: el género fantástico en general (cuidado, digo en general, no me saquéis excepciones), cuida más la temática que la prosa. Esto nos separa de los consumidores de literatura en general. ¿Sabéis que el género literario más comprado en España es la literatura histórica? ¿Cuánta diferencia suele haber entre literatura histórica y un pelín de literatura fantástica? Quizá, sólo digo quizá, también haya espacio para la autocrítica. Quizá podamos preguntarnos si llevamos demasiado tiempo quejándonos de que no se nos respetan cuando por otro lado tenemos mucho que mejorar para ofrecer algo que se quiera.

    No sé, tengo emociones encontradas al respecto y en el fondo, estoy soltando lo que llevo dentro con no demasiado cuidado. No estoy diciendo, cuidado, que nadie de los que aquí comentamos seamos así, pero aceptemos que si nos ponemos a leer mucha literatura fantástica, nos queda mucho camino también por recorrer.

    Mode unpopular off

    Son fases, en serio. Veréis cuando salga la peli del Hobbit. Veremos más fantasía por las estanterías. Hay mucho de publicidad en el éxito de un género literario. Algunos son por definición más populares que otros, claro, pero intentad recordar la fantasía antes de Harry Potter y de Canción de Hielo y Fuego. Yo mismo, que ya era fan desde entonces, apenas conocía a Moorcock, jamás había oído hablar de Sapkowski y no se me ocurría entrar en una gran superficie a mirar libros de este género.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mauro, me reconozco como un galo derrotado tras la invasión de las muy disciplinadas centurias romanas comandadas por el "cabeza monda" (así lo llamaban los legionarios) Cayo Julio César.
      En una cosa estoy muy de acuerdo con lo que afirmas. El genero fantástico, la fantasía, no siempre, muchas, demasiadas veces, no ofrece la calidad que debería. Hay mucho libro express, mucha novela de fantasía hecha por encargo, aquello de pim-pam-pum, metemos un elfo y un minotauro cabreado y ya tenemos historia. Eso cala como la lluvia en Galicia.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Ja, ja, ja. Tremendo sentido del humor el tuyo
    ¿un tipo vestido como Guardiola?
    No me extraña que te asustaras ;)
    Bs

    ResponderEliminar
  10. Aquí, bueno, en goya, esta la casa del libro, pues antes eran un montón y montón de estanterías, ahora hay una creo con libros fantásticos, lo que me cuesta ahora encontrar un buen libro para regalar. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, del mismo modo que el mundo emigra hacia Asia —¡pobre Europa!—, y el cíbermundo emigra de los blogs a Facebook, así emigramos de los libros en papel a los electrónicos.
      ¡Agarrense fuerte, el mundo cambia rápido!

      Eliminar
  11. Veo que sigue usted a la perfección el método científico realizando comprobaciones "in situ" sobre las tendencias en el atuendo de los dependientes o el diseño de las cafeteras, que por cierto, oiga, qué peligrosas se han vuelto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Esas extrañas aspiradoras son drones. No se fíe usted nunca de un drone. Mire que terrible se vuelve el mundo con los Terminator.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Vaya. Pues esa gente de Fnac sabe su trabajo. Si lo ponen así, es que en ventas es así.
    Me pasa una cosa curiosa con las galletas. Cuando acabo una caja, me gusta empezar otra distinta. Sí, ya volveré a la primera, pero después de pasarme por otros sabores. Quizá lo de la declinación de la novela fantástica sea igual. Yo con las galletas elijo el ciclo. Los lectores con los libros también, y lo hacemos todos a la vez. Esa coincidencia de los demandantes es muy conveniente para los editores, porque así no tienen que romperse la cabeza. Ahora toca esto, pues ¡ala! a publicar esto, ora lo otro, pues a editor lo otro, y así van pasando los días, oscilando entre flechas y balas. Bueno, hay otro género que podría quedar a mitad de camino que es el de ciencia ficción.

    ResponderEliminar
  14. Me ha hecho mucha gracia el parrafo inicial de esta entrada. Sobre el tema de la literatura fantástica vs la novela negra, pues creo que va por temporadas. A mi personalmente me agradan los relatos policiales, pero eso no me hace un fan del género negro. Por otro lado, considerando el volumen de mis lecturas, si puedo considerarme un seguidor de la fantasía, aunque jamás me he tragado el 90% de los bodrios que salen anualmente. En fin...creo que es cuestión de gustos, aunque el marketing influye mucho. Ahora con la popularidad de Juego de Tronos y la pronta a estrenar El Hobbit, sin duda que el género fantástico irá en alza.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  15. Hola, sabemos que te decidiste a participar en nuestro reto de halloween, ahora proponemos un reto navideño, ¿te apuntas?

    http://podemos-juntos.blogspot.com.es/2012/11/una-navidad-en-compania.html

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  16. No se puede meter a la literatura en unas mallas. Las transformaciones, a veces, no lo son tanto. Es probable que una idea comerdial sea el origen de ese cambio detectado por ti y que dentro de un tiempo ya sea otra la distribución de los libros. El Quijote o La Celestina seguirán ahi por los siglos de los siglos. Que así sea (espero)

    ResponderEliminar