23 abr. 2013

Matando dragones


guerra de las galaxias


¿Cómo le digo a David, que tiene 14 años, que deje de reventar cabezas en la PlayStation y se pille un libro? ¿Y a Laura, que tiene 12, y está loca por la serie de dibujos manga One Piece? Al libro, a este paso, le pasará lo de la iglesia, que es cosa de viejos, de otra generación. ¿Y cuándo se mueran todos los viejos?
Eso en cuanto al futuro. En el presente caen las ventas de libros en picado, las editoriales pequeñas y medianas —incapaces de sufragar los 700.000 euros que vale montar la campaña para un bestseller en España— hacen cola ante los Juzgados para presentar concurso de acreedores y así poder bajar la persiana. No es tanto por la crisis como que hay muchas más opciones que antes para divertirse, que el mundo es cada vez más audiovisual y que, sobre todo, los editores acusan el impacto de los estragos causados por la piratería. También hay que decir que el modelo del negocio editorial era fallido, insostenible, con unos distribuidores que se llevan entre el 30% y el 60% del precio final del libro. Con el pirateo masivo de libros pasará lo que está sucediendo en el cine: menos películas y de menor presupuesto (y deja ya de quejarte de que siempre dan las mismas pelis por la tele). Esto es, novelas escritas en tres meses y de no más de cien páginas. Viva la libertad digital, la libertad en la red y sus beneficiarios: grandes corporaciones a las que tributamos con nuestro tiempo libre y dejándonos llenar la cabeza con información no deseada. Google se forra con el tráfico, claro está. Y lo digo por si hay por allí algún pardillo que no se entere de lo que realmente significa libertad 2.0. Ah, sí, hoy es Sant Jordi 2013 o Día del Libro. ¿Qué quería decir? Que los libros son entretenimiento, cierto. Son la gran evasión. Pero la literatura posee una densidad atómica y es más: una vía de conocimiento, luz. La literatura hace que nuestras vidas sean mejores. Por ejemplo, ayer por la noche, un amigo me recordó una cita del gran poeta norteamericano Robert Frost: «En dos palabras puedo resumir cuanto he aprendido acerca de la vida: sigue adelante».
Ruge el viento y los tiempos cambian. Disculpen si lo dejo aquí, los dragones esperan.

Share/Bookmark

26 comentarios:

  1. Y, sobre todo, cuando la gente, cada vez en mayor número, comienza a encontrar dificultades no solo para seguir pagando la hipoteca, sino incluso para poder comer, y no saben cuándo volverán a tener un empleo, se van conformando con las bibliotecas públicas y entre sus múltiples renuncias está la compra de libros. Ojala hoy no se haya notado mucho.

    Feliz día del libro

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. El tema de las ventas de libros que disminuyen es muy discutible. Disminuyen en las librerías, pero en esas cifras de ventas nunca se incluyen las digitales, que no dejan de ser ventas y dan bastante más beneficio, dado que el gasto de distribución y formato es cero.

    ResponderEliminar
  3. Hay que celebrar el dia del libro lanzando confeti, sin duda a los libros les alegrará bañarse en la sangre de sus hermanos destrozados

    ResponderEliminar
  4. Pues creo que Robert Frost tiene razón, o nos lo tomamos así o tú me dirás...

    Yo tampoco consigo apartar a mi hijo de la maquinita (y eso que está castigado sin ella hasta el verano), y mira que tiene libros. A veces me da mucha pena. Yo me inicié en serio con esto de a lectura con los cómics Marvel, ya sabes: Los Vengadores, La Patrulla X..., pero después vienieron La Iliada y La Odisea, y con 15 años recuerdo haber leído "El arpa de hierba" y haber disfrutado mucho, por no decir de algunos tostones que vinieron después, impropios de un adolescente.

    Yo, como tú y supongo que mucha más gente, también me pregunto si lo de los libros será cosa de viejos.

    Del tema editorial y todo eso no puedo decir mucho porque es un mundo que desconozco, pero más o menos entiendo por donde van los tiros.

    Igual dentro de 20 años este día ha pasado al olvido y se dedica a las vídeo consolas.

    Saludos y "sigue adelante" contra viento y marea.

    ResponderEliminar
  5. Cierto es que yo también acudo a las fantásticas bibliotecas públicas y también que la gente gasta el poco dinero que tienen en otras cosas. Recordar que los Iphone 5 en España se agotaron a los pocos días y no son un juguete cualquiera.
    Y que los ebooks, en porcentaje, no son todavía muy importantes-
    Y que muchos libros acabaran siendo confeti o papel reciclado.
    Y que Robert Frost siempre tiene razón.
    Y que a mi hija le chifla One Piece y a mí también.
    La primera lectura que recuerdo es el "Escarbat Verd", de Mercè Canela Garayoa, pero seguro que no fue el primero.
    Saludos. "Adelante" y cuesta abajo sin poder frenar.
    ahhh.

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo con tú análisis, pero solo parcialmente. Yo también fuí de esos jóvenes adictos al anime, de esos que descargaba los soundtracks y me compraba mangas y todo eso. No era un lector sobresaliente hasta que me topé con las personas adecuadas. Y ahora mírame: gasto una parte importante de mi dinero en libros, tengo una kindle y formo parte de un colectivo de difusión de literatura fantástica. No creo que el libro vaya a morir, de hecho conozco a mucha gente joven, muy joven, que lee constantemente. Es cosa de darse una vuelta por goodreads y revisar quienes leen ciertos libros. Hay una gran masa de adolescentes mujeres que consume mucha literatura, aunque no sea de la calidad que uno espera. Además, no sé si es idea mía, pero siento que ahora veo más gente que antes comprando y leyendo libros (al menos acá en Chile).
    El punto está en saber hacer llegar la literatura a los más jóvenes. Yo pertenezco a una generación que ya conocía los videojuegos, el anime y la internet y eso no ha sido un impedimento para leer. Hay que saber encontrar el libro adecuado ;)

    ResponderEliminar
  7. Es verdad que este mundo es cada vez más audiovisual. Es más fácil, requiere menos esfuerzo, ver algo, cortito y rápido a leer un tocho de mil páginas, para lo que hay que esta entrenado. Y ese es el problema: casi nadie se entrena ni le llega a coger gusto a la lectura.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Lo importante es que podamos seguir haciéndolo. Leer. Los que disfrutamos con ese placer. Los demás, allá ellos. Ellos se lo pierden.
    Un abrazo Igor.

    ResponderEliminar
  9. «Con el pirateo masivo de libros pasará lo que está sucediendo en el cine: menos películas y de menor presupuesto (y deja ya de quejarte de que siempre dan las mismas pelis por la tele). Esto es, novelas escritas en tres meses y de no más de cien páginas.»

    Sobre este punto, lo siento pero no estoy nada de acuerdo.

    ¿No será más bien que ha habido una producción masiva de libros, que hasta el más tonto y aprovechado publicaba alguno? Salió el Código da Vinci y se llenó todo de pseudoliteratura de ficción y misterio, por poner un ejemplo.

    Cada vez que veo cientos de libros que nadie lee, que pasan de mano en mano sin pena ni gloria, toda esa producción basurera que se produjo a partir de mitad del siglo pasado y en adelante, y cada vez más, y más, y más, ¡y más!, siento una pena por los pobres arbolitos que, ay, Dios, qué llorera...

    No se puede pensar que sin ingresos, la gente no escribiría. Quiero aclarar que en ningún momento estoy diciendo que eso esté bien, ojo. ¿Cuántos escritores buenos han vivido pobres, cuántos han vivido de otros trabajos? El arte no desaparece, es algo como la energía. Que habrá menos libros, sí, ¿que será malo?, depende.

    No comparto esta visión apocalíptica que tan de moda se está poniendo acerca de la "cultura". Máxime cuando para escribir no necesitas más que bolígrafo y papel, que no es como, no sé, la música que es más carilla. La gente seguirá escribiendo a pesar de la nula perspectiva de incentivo económico. La gente lo seguirá haciendo, y será menos gente, pero que lo viva más.

    Si una persona que se precia de amar la literatura deja de escribir porque no vende...

    En definitiva: ¡más optimismo, leches! XD

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. uuu. El mundo es diverso y las opiniones son muchas, afortunadamente. No, el arte no va a desaparecer jamás, la idea de energía me encanta.
    Pero el pirateo de libros, insisto, le da un poder inmenso a unos pocos, los que controlan el tráfico y de él se benefician.
    Escribir un relato es algo bonito y satisfactorio. Escribir una novela ya cuesta más. Escribir una novela larga es un tormento. Y luego están las correcciones y la divulgación, una tortura china. Sin premio no hay esfuerzo, seguro.

    Saludos.

    PD: yo empecé con tebeos, también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé a quién te refieres exactamente con el pirateo de libros, pero lo que sí sé es que con el modelo viejo de publicación el poder lo tenían las editoriales, que eran las que al final acababan viendo el dinero. Esa es precisamente una de las mayores críticas a leyes Sinde y similares, que todo lo que están haciendo no beneficia a los autores, sino que beneficia sobre todo a editoras y distribuidoras.
      En este mundo 2.0, en el que cualquiera puede publicar un libro en Amazon o cualquier otra plataforma a cambio de un pequeño tanto por ciento, sin tener que preocuparse de gastos de publicación, distribución y de timos varios que han ido ocurriendo a lo largo de los años con editoriales varias.
      En cuanto a lo que dices de que las películas cada vez tienen menos presupuesto no puedo estar más en desacuerdo. Cada vez las películas tienen más presupuesto... Y a nivel global cada vez la industria del cine gana más. Otra cosa es lo que pueda estar pasando en la industria del cine española, que es más compleja. La dependencia de las subvenciones fue tan brutal que ahora que están empezando a desaparecer no pocos directores están perdidos. Otro problema es que durante tanto tiempo se nos ha machado con películas de la Guerra Civil y tetas que ahora la audiencia está quemada y ya no confía en nuestro cine, y si bien están saliendo películas muy dignas su repercusión es menor de lo que se merecerían por culpa de esta fama que le ha quedado al cine español.

      Eliminar
    2. No entiendo qué quieres decir con eso de los tebeos.

      «Escribir un relato es algo bonito y satisfactorio. Escribir una novela ya cuesta más. Escribir una novela larga es un tormento. Y luego están las correcciones y la divulgación»

      Lo de toda la vida, vamos. Aunque lo de "tormento" es muy muy muy subjetivo.

      «Sin premio no hay esfuerzo, seguro.»

      Díselo a todos los grandes autores que ha dado la humanidad. Serán pocos (nótese el sarcasmo) los que murieron pobres o fueron pobres pero sus obras están en la cumbre de la literatura.

      El premio muchos lo podemos considerar el propio esfuerzo invertido y nada más.

      Insisto: siempre ha habido literatura, no siempre ha habido "premio"; quien ama la literatura escribe y punto, sin pensar en premios (aunque sean bienvenidos, por supuesto). Es más: habrá menos literatura "del montón" y más literatura buena.

      Decir "seguro" no refuerza esa opinión de que sin premio no hay esfuerzo. Quien no quiera esforzarse sin la perspectiva de un premio, a lo mejor es que no le gusta lo suficiente lo que hace.

      ----------------------------------------------------

      Sobre la piratería, tú mismo has dicho por ahí que el modelo de gestión ha sido paupérrimo, guiado por el interés y la avaricia. Es el eterno debate de cuál es la causa primera, si la piratería o ese modelo de gestión. Sería para debatirlo con profundidad por centésima vez y con la voluntad real de abrirse y hacer un ejercicio de respeto y entendimiento hacia las opiniones contrarias. Que es lo que falta siempre cuando se reduce al absurdo diciendo que los piratas son muy malos y que la piratería es muy mala o que las editoriales son unos vampiros.

      En absoluto quiero que te sientas aludido, pues te prometo que no lo digo por ti. Es en general, porque al final siempre pasa lo mismo XD.


      Saludos.

      Eliminar
  11. La manera de dejar que los niños dejen de pirrarse por otra cosa que no sea un libro, es hacerles ver, que los libros son tanto o más entretenidos que eso.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  12. El modelo de las editoriales es caduco, vaya, creo que hasta un ciego lo vería. Más o menos es éste:
    - 5% al 10% para el autor (sin chapa).
    - 30 al 60 % distribuidor.
    - 30% libertero
    - 10% al 20 % coste del libro.
    - 10% al 20% beneficio editorial.
    El otro día leí que Lara, de Grupo Planeta, dijo: "se acabó lo de los setenta en que los editores estafaban a los autores". Bueno, se podría discutir.

    No, la literatura no se acabará pero meguará. Ya está pasando. El pirateo es quitar el collar a muchos perros pequeños y ponérselo a cuatro perros monstruosamente grandes.

    Cristian, perdona, pero tenía entendido lo contario en lo del cine. No te puedo ofrecer datos, eso es verdad. Las salas están vacías. Fui el otro día y daban ganas de llorar. Lo de las subvenciones, es nefasto, ha producido cine de amiguetes y películas nefastas (con nuestro IPRF...), aunque también es cierto que un cazabombardero Eurofighter vale más pasta. En caso de guerra, mandaría el ministro de cultura, el señor Wert, en tascas de desinformación, desánimo y sabotaje al enemigo. ¡Y saldría barato!

    Una cosa la tengo clara: que estoy aprendiendo, que quizás me haya pasado de catastrofista y que el mundo "es" y el ocio audiovisual irá a más, más y más. ¡Joder, pero si tuve que quemar el juego de "Close Combat V" para dejar de jugar.

    Yo seguiré escrbiendo, como todos los que lo hacemos. Aunque quizá me plantee cosas distintas y proyectos más cortos. Va bien escribir, sientes que vas hacia delante y no para atrás. Supongo que es una ilusión.

    Por cierto, Sergio, leí sobre la vida de Cormac Macharty. Dios santo. Escribió sin premio durante décadas. Las pasó canutas. Aunque quizá no todos podamos ser ni tan testarudos como él ni tener esa fuerza interior.

    Tamara, sí. ¡Dáme algún truco para mi hija! Pero la culpa es mía. Yo la animé con los manga de One Piece y de vez encuando le hago dibujos de Zoro, Nico Robbin y Luffy y se los regalo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si quieres que te diga la verdad, te he de confesar que me alegra mucho esa mengua que tú dices. Cada vez que veo datos "tristes" yo me pongo super contento. Será esa fe que te he comentado de que los que valen seguirán produciendo, y los que no, no nos tocarán las narices haciéndonos buscar alfileres en pajares.

      Yo es que no concibo cómo una cosa que sólo surge de la mente puede desaparecer. Pero, bueno, cada cual lo ve de una manera, claro.

      Me alegro que digas que seguirías escribiendo :).

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. En cuanto a lo de que no hay timos, me sé de una persona que diría no pocas cosas "bonitas" al respecto. Esta industria es como todas, siempre hay listillos.

      En lo que cada vez hay menos literatura, no me lo creo. Cada vez que entro en Amazon veo más libros de los que he visto nunca en La Casa del Libro (la librería más grande de por aquí) y cada día aumentan más. Lo que si hay cada vez menos son los libros que publicitan a bombo y platillo en las librerías, pero no puedo dejar de ver eso como bueno. Los que triunfarán al final serán los que se abran paso gracias al boca a boca, y no al talonario.

      En cuanto a lo del cine, a datos me remito. Lo imposible costó nada menos que 30 millones de euros, y se considera una producción molesta. Ya quisieran muchas películas españolas de hace diez años ver esa cifra sólo en recaudación. Pero como ya digo, todo depende del punto de vista, a nuestro cine le va mal, pero no sé si se podría afirmar que antes le iba bien.

      Eliminar
  13. La última peli buena española que vi fue "El Sur" de Víctor Erice... No, hay más, por supuesto, como "Celos" de Vicente Aranda y otras muchas. Comentario de optimista-padrillo: la caída del cine subvencionado despejará el camino para los renovadores, gente joven con ganas de mover el mundo y girarlo del revés que trabajarán con presupuestos limitados. ¿Pasará lo mismo con la literatura? ¡Claro que sí! Si apenas hay coste de producción, sólo el tiempo de cada uno.

    Sergio, jo, no pretendía ser tan pesimista pero estoy convencido de que nos perderemos cosas. Si el proceso de publicar un libro sólo fuera escribirlo sería muy puro y genial. Pero no, luego hay que pasar horas en el cuarto oscuro para pulir y promocionar. Eso me mata. Te cuento mi pesadilla: que el editor global y omnipresente sea Google y que éste te contrate para crear contenidos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de pulir y promocionar lo podrás hacer tú sólo. Además, quizás (esto es ya muy subjetivo), el que disminuya mucho la producción literaria hará que puedas promocionarte mejor al no haber tanta "competencia". ¡Piénsalo! XD

      Tampoco sabemos qué pasará con las editoriales, si se transformarán y cómo. El futuro es incierto aunque sea en una pequeñísima parte.

      En el futuro hay que pensar proyectos innovadores o extintos. Podrías, no sé, reunir un equipo de afines y editar una revista y publicar las novelas por capítulos, como hacían muchos antiguamente, como la Weird Tales, como hacía Dickens, Lovecraft...

      Saludos :)

      Eliminar
    2. ¡Lo había pensado! Hombre, hacer una revista no, no me veo lo bastante fuerte para eso. Ahora, lo prioritario para mí es llegar a fin de mes. Pero me parece buena idea lo de los fascículos. Igual, después del verano trozeo Vamurta en seis partes y la retitulo con el nombre de "Las guerras de Antigua Vamurta-1" "-2", etc. Para llegar a más gente. Sí, reinventar o remover el cajón de los recuerdos me parece lo adecuado.
      Y gracias por la idea, Sergio.

      Eliminar
  14. Hay algo que no entiendo y es la enorme diferencia de precio entre libros en español y en inglés. A veces son diez veces menos. Parece que en España hemos decidido que los costes que internet ha hecho redundantes son ganancias para otros, lo que en este clima económico es un error mortal. Vi un libro en Hipercor por 20 euros. Para mi, si está en un supermercado no ha de valer ni diez.

    Otro problema es que a la hora de tener éxito en las artes la suerte es un factor mucho más decisivo que en cualquier otro trabajo. Ahí están las sombras de Grey, caso auténtico de lotería 2.0 por la que ninguna editorial hubiese dado un céntimo si se la hubiesen enviado como manuscrito. Y al revés. ¿Cuántas grandes obras habrán caído en el olvido porque no se escribieron o difundieron en el momento adecuado? Seguramente millones. Injusto, cruel, pero así es el Arte.

    ResponderEliminar
  15. La verdad, el coste de imprimir 50.000 libros es residual al lado del coste de imprimir 500, que sale muchooo más caro. Y en lugares como Hipercor es donde se hacen los grandes negocios.
    En el Arte siempre juega el azar y lo subjetivo. Es así, puede ser cruel, a veces justo. A mí me recuerda a una lotería. Pero en cuanto a bestsellers, en general, no hay casualidades. Está todo milimetrado, hasta los teóricos éxitos de "boca oreja", como el de Ildefonso Falcones, detrás de los cuales hay expertos en márketing y mucho dinero. Ojo, no lo critico. Si fuera editor haría lo mismo, aunque también apostaría, con la pasta sobrante, por la calidad, como hacen editoriales como Acantilado.

    ResponderEliminar
  16. Mirá: los fines de semana vienen a mi casa un montón de personas: amigos, parientes y demás. Hoy, por primera vez, una de esas personas (mi cuñada) se arrimó a mi biblioteca y se puso a mirar detenidamente los libros. Tomó 4 de los más grandes y los usó para ponerlos encima de unos muñequitos de goma que acaba de armar, para que el pegamento quedara bien firme. Y bueno. Por lo menos alguien que los agarra.

    ResponderEliminar
  17. Lucas. Insuperable.
    Se podría montar un post o un buen microrelatos con esta historia de muñequitos de goma y el peso de los libros. Y me recuerda a algo... A una blog-entrevista con Agustín:

    «¿Qué otros usos secretos (pasados, presentes o futuros) aparte de los aquí señalados tiene Antigua Vamurta?
    Una vez leído o medio leído el libro, puede servir como mata mosquitos en verano, puesto que tiene un cierto peso. Igualmente, si tienes ahí una estantería baratita de Ikea, ese blanco reluciente puede ser matizado con los ocres de Vamurta. Hermosa imagen en tu cuarto. En un plano horizontal, puede ser útil para cortar nanas y cebollas, en uno vertical, para despertar sonrisas, y en diagonal puede lograr que tu sección de libros “pendientes de lectura” quede, por fin, encajada y las novelas dejen de moverse cada vez que la pareja que vive encima de ti se pongan a buscar su primer hijo, que no llegará, puesto que ella se ha puesto un DIU y no le ha dicho nada a él, que cree que sus espermatozoides son de la subclase “hoy no me puedo levantar, el fin de semana lo paso fatal”. Y puestos a ser prácticos, también tiene el uso de ordenar las cartas de amor que recibes. ¡Ah! Pero si hace años que no recibes ninguna y tu buzón es un tragaperras de recibos bancarios. Si es así, ha llegado el momento de hacerte preguntas o pasar a la siguiente.»

    ResponderEliminar
  18. La verdad es que tengo confianza en la escritura. Sé que vivimos tiempos de imagenes, pero sigo creyendo que la lectura constituye un lugar tan irreductible como cierta aldea gala. Lo que no se puede evitar es pasar épocas, sufrir altibajos. Pero la lectura es un placer más del hombre, y con eso no se puede acabar.

    ResponderEliminar
  19. Bua... Creo que tienes razón. Es más, espero y deseo que tengas razón. Casualidades, en los años 80 se hablaba del fin del cómic, que como es sabido no ha desaparecido.
    Y eso que la escritura es más vieja. Tiene miles de años.
    Sí, hay que meter las cosas en contexto y captar los vaivenes de los ciclos.
    Un placer, sí señor.

    ResponderEliminar
  20. Creo que hay también un error educativo. ¿Habéis oído alguna vez a padres o profesores amenazar con "te siento a leer"? La lectura es un premio, no un castigo. Y creo que hay que premiar con un rincón de amplios sillones, dragones y alfombras, para tumbarse a leer y disfrutar.

    ResponderEliminar