25 ago. 2013

En honor a Ricardo III y los bosques de largas esperas (dedicado a Jordi El Dissortat)


Adpatación del Richard III de Shakespeare por la BBC.
He dedicado algunas páginas en este blog a la figura mítica de Ricardo III, malo oficial en Inglaterra. Claro, perdió la Guerra de las Dos Rosas. De haberla ganado, sería un héroe. Pues, para darle un broche de oro al mundo de Ricardo III mi amigo Jordi El Dissortat, desde su blog de El bosque de la Larga Espera, le hace un homenaje a este hombre que a punto estuvo de cambiar para siempre la historia de Inglaterra como el general Lee a punto estuvo de cambiar para siempre la historia de los Estados Unidos de Norteamérica, de haber ganado la batalla de Gettysburg durante la Guerra de Secesión. Recuerden que la historia, tal como la recordamos, no es más que la fábula del campeón.
Jordi ha hecho un diseño herálidico para conmemorar la muerte del rey Richard III en los Campos de Bosworth, Leicester, precisamente un 22 de agosto de 1485: aquí tenéis la dirección para ver esta pequeña joya heráldica: http://dissortat.blogspot.com.es/ que espero disfrutéis como yo la he degustado.

bosque larga espera pdf
A todo esto, algunos os podéis preguntar qué es eso de El Bosque de la Larga Espera. Bien, pues el nombre de la weblog de Jordi El Dissortat y es el título de una de las mejores novelas históricas que se han escrito. Una auténtica rara avis editorial y una forma de escribir y abordar la trama que temo, ya ha desaparecido en este presente de prisas, piratas y resultados.
En 1949 la novelista neerlandesa Hella Haasse publicaba El bosque de la larga espera. Un libro que narra las peripecias de Carlos de Orleans, un noble preso en la Inglaterra por orden del rey de Francia, que lo ve como un adversario. Un héroe que casi nunca empuñó un arma y que prefirió la poesía. Hay que hablar con calma de este libro atípico, de ritmo de adagio, algo oscuro, misterioso y complejo como el bosque profundo.

ricardo iii


Share/Bookmark

4 comentarios:

  1. Visitante que soy desde hace tiempo ya de "El bosque de la larga espera" de Jordi Disortat y no tenía ni idea de la existencia de esta novela, seguro que buena.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. No lo puedo evitar, es leer Bosworth y Leicester y evaporarse cualquier atisbo de romanticismo que puedas ponerle a la historia. Como escuchar una cinta de Leonard Cohen y que de repente salte Bisbal.

    Ni héroes ni villanos. Si por aquellos tiempos se viajase más, no se hubiese derramado ni una gota de sangre por una tierra tan insulsa.

    ResponderEliminar
  3. Buf, interesante cuestión: ¿cuántas guerras se habrán librado por tierras insulsas? Como en casi todas las guerras, ni héroes ni villanos. Todos son malos. Y ya apunté en el artículo sobre la guerra de las dos rosas y la batalla de Bosworth que, al contrario de lo que se creía, las armas de fuego fueron cruciales. Los arqueólogos ingleses encontraron mucho plomo.

    Bueno, Eduardo. Yo te animo a leer El Bosque de la Larga Espera. Un gran libro, una gran novela histórica.

    Saludos.

    PD: viva Leonard Choen.

    ResponderEliminar
  4. La primera vez que oigo de este libro. Ya veo que lo sugieres.
    Hay momentos-nudo en donde pueden abrirse varias posibilidades porque en ellos son posibles. Puede que el hecho mismo de que una de ellas sea definitivamente cerrada por el triunfo de otra se deba a que no era una auténtica posibilidad: Anibal-Roma, el general Lee, Poitiers con Carlos Martel, etc.

    ResponderEliminar