29 mar. 2014

Cuento Corto El Diván

Otro cuento corto o microcuento (dónde, la frontera), éste, sobre un tipo cualquiera, con problemas, que acude al médico.


cuentos cortos fantasticos
«—Doctor, últimamente veo arañas en el techo.
—¿El techo es blanco?
—El techo es blanco.
—¿Y la sangre?
—La sangre es roja.
El paciente dejas sus manos cruzadas sobre el estómago, cómodamente tumbado en el diván.
—Doctor, últimamente no estoy bien.
—¿Situación familiar?
—Tres hijos que no veo, divorciado. Mi madre todavía vive.
—Y el trabajo, ¿cómo va?
—Gano la mitad que hace cuatro años, hace seis meses que no paso la pensión a mi ex.
—Y mis honorarios, ¿los podrá pagar?
—Bueno, verá, ahora mismo…, verá, en dos o tres días… No, se lo ruego, no se desvanezca, ¡todavía no! Espere, aún puedo ver su rostro y las manos, doctor, espere, un momento…, las arañas en el techo, ¿qué voy a hacer con ellas?, espere…»
cuentos surrealistas


                         I.K, domingo ventoso de finales de marzo, principios de abril de 2014. Barcelona, ciudad mediterránea, barrio, Baix Guinardó, donde nunca ocurre nada y las terrazas se llenan de solitarios enfrentados a un vaso de cerveza y los supers de ancianas que se mueven como tuneladoras de metro, pero, ¡un momento!, en la simétrica Eixample tampoco nunca ocurre nada, ¡ah!, esperen, todavía veo sus rostros, ¡no!, no se vayan todavía, esto no ha hecho más que empezar, ¿cómo?, ¿que no quieren pagar entrada para el espectáculo? Y que le digo yo a la mujer barbuda, al enano recalcitrante, al hombre bala y al elefante tristón y soñador que no calla, al payaso que bebe a escondidas colonias del más allá. ¡Esperen, un momento! ¡Los de Endesa han amenazado con cortar la luz del circo! ¿Qué les voy a decir a todos? ¿Con qué promesas los voy a engañar?


Share/Bookmark

11 comentarios:

  1. Me he divertido con el relatillo. Lo pensé ayer mientras jugaba al ajedrez con mi hija. Perdí la reina negra ante un feroz alfil blanco. Acabó la partida. Cinco minutos de redacción. Ni me planteo lo que significa. Y esta mañana el final del relato que es otro relato. En fin, escribir para pasar el rato.
    Saludos, espero que os riáis con el cuento.

    ResponderEliminar
  2. Molt bo! Sort que els teus contes no desapareixen.

    ResponderEliminar
  3. ¡Me alegra que te guste el cuento²! Es un cuento intuitivo, de esos que se escriben con placer.
    Salut.

    ResponderEliminar
  4. Cuentos que primero se sueñan y luego se escriben, son los mejores.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Diles que sueñen con los días de sol que vendrán...

    ResponderEliminar
  6. Estos cuentos tan inquietantes... Lo peor es que saltan de la ficción del diván a la realidad de Baix Guinardó. Y si hacen esto, también pueden saltar a cualquier otro sitio, incluso a mí mismo.

    ResponderEliminar
  7. Es un cuento inquietante, y todavía no me acabo de dar cuenta de ello. Mejor, así sacaré alguno más del vacío. ¡Saludos dafd!

    ResponderEliminar
  8. Inquietante? Es más que inquietante. ¡Qué cosas se te ocurren jugando al ajedrez! Grandioso. Y aterrador. Reconozo que las arañas me aterran. Miedo irracional. Fobia

    ResponderEliminar