10 jul. 2014

Enamorado de Szymborska

poemas szymborska epub y pdf gratisEstuve leyendo hace unos meses un par de libros de Wislawa Szymborska, la gran poetisa polaca que ganó el Nobel de Literatura hará unos pocos años. Me pasó algo inaudito. Me reía leyendo sus poemas, me reía por, casi, casi, primera vez con un libro de poesía en las manos gracias a esta dama polaca. Y, para mí sorpresa, tras cerrar ese par de libros, los releí inmediatamente antes de devolverlos. «El poeta contemporáneo es escéptico y desconfía incluso -o más bien principalmente- de sí mismo. Con desgano confiesa públicamente que es poeta -como si se tratara de algo vergonzoso.». Aquí dejo uno de sus poemas. Cuando haya leído más le dedico un post tan largo como un día sin uasaps.


El viejo catedrático

Le pregunté sobre aquellos tiempos
en que éramos tan jóvenes,
ingenuos, entusiastas, tontos, inexpertos.

Algo de eso ha quedado, excepto la juventud
-respondió.

Le pregunté si todavía sabe a ciencia cierta
lo que es bueno y lo que es malo para el hombre.

La más mortífera ilusión posible
-respondió.

Le pregunté por el futuro,
si lo sigue viendo claro.

He leído demasiados libros de historia
-respondió.

Le pregunté por la fotografía,
esa en el marco, sobre el escritorio.

Fueron, pasaron. Mi hermano, mi primo, mi cuñada,
mi esposa, mi hijita sobre las rodillas de mi esposa,
el gato en los brazos de mi hijita,
y un cerezo en flor, y sobre el cerezo
un pájaro volador no identificado
-respondió.

Le pregunté si es a veces feliz.

Trabajo
-respondió.

Le pregunté por los amigos, si todavía tiene.

Algunos de mis antiguos ayudantes,
que también tienen antiguos ayudantes,
la señora Luzmila, que gobierna mi casa,
alguien muy cercano, pero en el extranjero,
dos señoras de la biblioteca, las dos sonrientes,
el pequeño Gregorio de enfrente y Marco Aurelio
-respondió.

Le pregunté por la salud y por su estado de ánimo.

Me prohíben el café, el vodka, los cigarros,
cargar recuerdos y objetos pesados.
Tengo que fingir que no lo oigo
-respondió.

Le pregunté por el jardín y el banco en el jardín.

Cuando la noche es serena observo el cielo.
No deja de asombrarme cuántos puntos de vista hay ahí
-respondió.

                              Wislawa Szymborska



Share/Bookmark

4 comentarios:

  1. Pienso que obligación del poeta es tener un grado de escepticismo y una inseguridad que le obliguen a elaborar su poema con la duda encima y la tijera al lado. Sòlo así sus versos serán el concentrado de un pensamiento o sensación fructífera para el lector.
    Sé que otros se conforman con la belleza solamente y lo comprendo, pero a mi no me llega.
    Las respuestas del catedrático conciso me gustaron, y a la autora no la conocía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Sorprendente. Cuántas cosas pueden caber. Eso del pajarito... (miren el pajarito que quedan retratados). Aquí ha retratado al catedrático, y a más.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta Szymborska...También soy polaca, la conozco en polaco, cómo no, y en español...Siempre se pierde al traducir pero...me alegro aquí se pueda leer a esa gran mujer.

    ResponderEliminar
  4. ¡Oh, qué suerte! Poder leer a Szymborska directamente en polaco. Siempre se pierde al traducir. Hay dos tipos de traducciones en poesía: las que se pueden leer y las que te ponen de una mala leche que no se puede ni mencionar.
    Saludos.

    ResponderEliminar