27 jul. 2014

Poema final de Gil de Biedma

poemas de gil de biedmaPenúltimo poema de Las Personas del Verbo, la recopilación de poesías de uno o el más destacado poeta de una generación, que como todas, se transforma en cenizas, acaso en esas “rosas de papel” que cierran el libro. Gil de Biedma publicó tres libros de poemas, el primero, Compañeros de viaje, no me dice gran cosa. Los dos siguientes son magníficos: Moralidades (1966) y Poemas póstumos (1968).

De Vita Beata

En un viejo país ineficiente,

algo así como España entre dos guerras

civiles, en un pueblo junto al mar,

poseer una casa y poca hacienda

y memoria ninguna. No leer.

no sufrir, no escribir, no pagar cuentas,

y vivir como un noble arruinado

entre las ruinas de mi inteligencia.

                                     Jaime Gil de Biedma


Famoso poema de Gil de Biedma, nacido para morir en Barcelona. Es significativa, además, la cercanía, en un mismo verso, de este “no sufrir, no escribir”. Y es significativa la negación, El “NO”, no leer, no sufrir, que me lleva a primer plano el NO de José María Fonollosa, también barcelonés y coetáneo de Jaime Gil, que decía:
Y, oh, sorpresa. Uno de esos “No” (“no pagar cuentas”) me recordó a un verso del flamante premio Nóbel de literatura, el poeta sueco Thomas Tranströmer, cuando sentenció:
La voz de Gil de Biedma se esparce con el viento… Es domingo. Hace sol y buen tiempo.
"No a la transmigración en otra especie.No a la post vida, ni en cielo ni en infierno.No a que me absorba cualquier divinidad.

La música dice que la libertad existe
y que alguien no paga el impuesto al césar.


Share/Bookmark

2 comentarios:

  1. El viejo noble, arruinado y hambriento, pero altivo ante un mundo vil.
    Eso de no sufrir = no escribir es una identificación extraña para un escritor. Ahora, que añadir lo de no pagar cuentas, pone un cariz humorístico al dramatismo. Supongo que no son cuentas en el sentido crematístico del término.

    ResponderEliminar
  2. Je, je. En el sentido crematístico no, no creo. Y lo de "no escribir", ¿no tendrá un punto de provocación y de despedida? En fin, volveré a Jaime Gil de Biedma, el arruinado por la vida noble altivo ante un mundo de cuentas a fin de mes, música xumba-xumba, literatura perdida, gobiernos que tienen como primer precepto robar al ciudadano-usuario y futuro cliente, y todas estas maravillas de esta nuestra sociedad en proceso de despertar, o eso espero.

    ResponderEliminar