16 jun. 2015

Amor a dos voces

Amor a dos voces

Sobre el rellano de las lunas hallarás todos los adioses
           No era el amor cuando, al llevarme a tus suburbios,
allí dejaste tus pasos en los arenales.
           no, no era el amor, era un traspasar las formas
Tumbado sobre las piedras de un hogar
        ni miedo alguno te obligó a correr hacia los grandes bosques.
has deslizado tus tripas de agua
       Quieto en un rincón de la noche, en esta playa, todos vuelven.
sobre la vibración sin control de una tierra angustiada  
Si nada dices las palabras se borran y tarde, muy tarde, bailan y bailan…
y todo es energía que te perfora cuando te incorporas
              ¿Qué decías? ¿Los pájaros no cantan? La gente pasa…
y eres tronco en brasa, la hoja que se enlaza haciéndome
             Espera, espera, no tengas prisa, que el barco se marcha.
jardín húmedo y cerrado. Se alza el tronco, lo veo
            Quédate esta noche, examina el reflejo de tu imagen.
inalcanzable, mirando majestuosa es la negra noche herida
    Y te has quedado en otro paralelo tumbado en el suelo
desconocido para ti, despierto y dormido, desencadenado,
                         echado sobre un lecho de estrellas.

Share/Bookmark

2 comentarios:

  1. Ay, dios, qué hermoso. Y qué abandono he tenido. Y cómo me ha tratado la vida en estos días. Ay, amigo. Ay.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Ay, que bien que te haya gustado este poema de amor. Para mí es de lo mejor que he escrito. Pero soy consciente que es de lectura cerrada y difícil. En ese momento no supe o no salió sencillo. Va como va.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar