17 jul. 2015

Correr

Voy a correr dos veces por semana. Es un buen complemento para el judo, mi deporte, ya que el judo tiene mucho de técnica y potencia pero, curioso, requiere también resistencia.

Normalmente salgo a correr cruzando la Serenísima República del Baix Guinardó. Dejo atrás infinidad de gente mayor que caminan como si fueran a desmontarse en cualquier momento y me señalan el futuro. Dejo atrás terrazas cargadas de cascotes vacíos de cervezas y risas que se sostienen unos segundos en el aire. Cruzo parques donde los perros y los niños no me quieren. Y llego a un punto alto donde, tras una curva cerrada, se abren las cortinas de Barcelona y el Mediterráneo, a los lejos, abre los brazos calientes en julio. Y sigo siempre el mismo circuito.

Ayer por la noche no. Ayer me dio el punto de correr sin rumbo. Crucé las calles populosas de ese microplaneta llamado Barri de Gràcia. Aparecí en la Plaça Rovira, luego en Lesseps, luego en unos cines que no recuerdo y finalmente conseguí, envuelto en aire caliente, perderme entre pensamientos y callejuelas. Y corrí, sin rumbo, más del doble de lo que en mí es habitual. Al llegar a casa recordé las palabras de Oliver Cromwell: nunca se va tan lejos como cuando no se sabe a dónde se va.


Share/Bookmark

4 comentarios:

  1. Si esas palabras fuesen ciertas, yo me hubiese salido de la galaxia, mi querido amigo.

    Una forta abraçada

    ResponderEliminar
  2. Me queda la duda si tus pensamientos te perdieron por las callejuelas o si éstas desviaron tus pensamientos. Pero en cualquiera de los casos hubo pensamiento y ejercicio, y eso es lucrativo resultado para un tiempo de asueto.
    Abrazo deportivo.

    ResponderEliminar
  3. Es extraño lo de este "Correr". A pesar de su radical localización, uno parece ir perdiéndose. Pero eso es imposible, ¿no?

    ResponderEliminar
  4. Bueno, yo creo que cuando mejor se corre es cuando la cabeza empieza a divagar. Estás corriendo pero no te das cuenta apenas. Vas cruzando calles, trotando, y la mente se permite un viajecito. Por Gràcia, por donde sea. Ah, el deporte borra la mente. Es un reset placentero.
    Saludos.

    ResponderEliminar