5 jul. 2015

Democracia


Si la memoria no me falla, la democracia es el gobierno del pueblo, de la llamada demos de esos tiempos épicos de una Grecia grandiosa. Justamente hoy, en la misma Grecia, ante un dilema dramático, ante un auténtico ser o no ser, el gobierno pregunta al pueblo. El instrumento es un referéndum.


El referéndum griego que hoy se celebra ha suscitado la mayor unanimidad en Europa que yo recuerde. Todos los gobiernos, todos los ministros de economía, todas las instituciones, como el FMI, el Banco Central Europeo, la Comisión Europea y todos sus voceros, esto es, la práctica totalidad de periódicos y teles europeas, señalan que: 1) el referéndum es de irresponsables 2) que hay que votar sí o sí seguir en la UE 3) que un gobierno democráticamente elegido y que, precisamente, pregunta al pueblo sobre algo tan crucial como seguir o no en el euro es un gobierno de maleantes, macarras y casi terroristas.

La deuda griega sencillamente no se puede pagar, como la de España. Sencillamente quisiera recordar el drama de aquel crucero que naufragó en 2012, el Costa Concordia. Mientras el barco se partía y se hundía, desde el centro de mando del buque no paraban de repetir la siguiente consigna: permanezcan tranquilos, no abandonen sus cabinas, permanezcan tranquilos, no abandonen sus cabinas.

Si algo he aprendido con los años es esto: cuando los que mandan insisten en que vayas por el camino de la izquierda, no lo dudes, echa a correr y ves por el camino de la derecha. Y si vocean aquello de actuar en nombre de la "libertad y la democracia", solo puedo decir aquello de ¡corred, insensatos!



Share/Bookmark

3 comentarios:

  1. Su mirada es la de sus intereses.
    Mal comportamiento el del lacayo español de la Merkel
    Europa...(Unión Europea) pues vaya con este tipo católico que nos manda aquí, que pone a sus colegas a parir.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Habrá que ir tomando conciencia de que las cosas no se hicieron bien en su día, y que hay que corregir algo en el marco de la Unión. Pero mientras, la realidad es terca. La deuda es imposible de pagar. Habrá de ir a un escenario en el que se acuerden quitas.

    ResponderEliminar
  3. ¿Quién es más responsable, el que pide un crédito sabiendo que no lo puede devolver o el que presta sabiendo que no se lo podrán devolver por lo que alargará plazo e intereses hasta que...?
    Toda una duda, posiblemente ambos son los culpables.
    Habrán que dar quitas, ya lo creo.

    ResponderEliminar