22 oct. 2015

Canciones de Hierro, nuevo libro de poemas

Os presento mi segundo libro de poemas que se titula Canciones de Hierro. Es un libro algo largo por tratarse de poesía. Estoy contento con el libro, creo que es lo mejor que he escrito hasta la fecha. Para mí es mejor que el primero, Poemas 3,14, tan descargado y comentado en Google Play. Pero como estoy escribiendo el tercero, y el último siempre es el más querido, da igual eso de mejor o peor. Al final eso es algo que tú determinas. 

Canciones de Hierro, Lluís Viñas Marcus.
Portada Canciones de Hierro

Los poemas de Canciones de Hierro se pueden bajar como ebook en Google Play o comprar en tapa blanda. Poemas de hierro para tiempos de hierro. El libro contiene poemas de amor y poesías voladoras aunque quizás la novedad esté en que algunos versan sobre nuestros años, nuestros tiempos.

EDICIÓN EBOOK:

EDICIÓN EN PAPEL:

La edición en papel está disponible en todo el mundo a través de las distintas páginas de Amazon. También como ebook (pdf, epub, mobi, Word, etc.) en Canciones de Hierro Smashwords y en Amazon/es.

Pensando en cómo definir este libro, lo único que se me ocurre es la forma de mirar. Es una mirada sobre el mundo, sobre las gentes y sus razones. Y hasta sobre otras criaturas. Los versos se vertebran sobre este acercamiento, que es un querer comprender. Entender el amor, acercarse a la muerte, divagar sobre las olas del tiempo, creerse en la pretensión de fijar algo, desesperarse. Con otros ojos vislumbrar nuestra sociedad, en estos años de cambios profundos, todavía no del todo evidentes. Hasta algunas poesías funcionan como cuentos y hasta otras, como La Perra o La Carpa, como parábolas.

libro de poemas de amor y poesías voladoras.
Nuevo Libro de Poemas.


Es curioso. En algunos versos el punto de mira está tan cerca del suelo que hasta la humedad se podría percibir. En otros es justamente lo contrario. El punto de mira se eleva hasta las lejanas nubes.

Hay poesía de sucio realismo y hay poesía telúrica. Incluso esta crisis que vivimos es bien palpable en el recopilatorio. Cuento historias y en otras piezas es la intuición, lo indefinible, lo que guía al poema. Nunca he pretendido escribir libros homogéneos, que cuenten con sobre un mismo motivo. Eso, para mí, sería limitarse. Más que salir de caza, espero en un rincón a que los versos empiecen a danzar para luego, con prisas para que no escapen, intentar capturarlos con un cazamariposas. Así que en cuanto a temas la diversidad es absoluta. Insisto en que es más la manera de mirar lo que define al poemario que los objetos poéticos, que lo que explico.

Poemas y Canciones de Hierro.
Uno de los poemas de amor de Canciones de Hierro.

Quiero dar las gracias a Mercè Bagaria, la correctora del libro. Ya que lejos de limitarse a un trabajo de mera detección de erratas, asumió el rol que editora a la vieja usanza, reestructurando el libro. A ello se le debe la luz y el aire que corren entre los versos. También sacó las tijeras, trabajo ingrato donde los haya. Podó el libro, sugiriendo dejar de lado algunas poesías. Con el libro cerrado y pasados unos meses, saqué la navaja para dar un nuevo afeitado al poemario. Sigo teniendo dudas. Eliminé varios poemas, entre ellos Jericó, que quizá debí dejar.

En cualquier caso. Considero indispensable la intensidad en un libro de poemas. Todos los lectores de poesía nos hemos topado con colecciones de poesía que adolecen de versos diluidos, vistos, que recuerdan a. Prefiero abandonar a la intemperie del olvido 10 ó  12 poemas, como en Canciones de Hierro, y ganar en intensidad. Que al cerrar el libro el lector tenga la sensación de que ahí no sobra nada, aunque entiendo que esa pretensión sea o la de un tipo inconsciente o demasiado ambiciosa.

poemas modernos español
Edición en tapa blanda y pdf, epub, mobi, kindle, etc.

Ah, de la edición en tapa blanda. Es sencilla. Portada en mate, hojas sepias, letra clara, y compaginación básica. Tiene un fallo, el lomo del libro está en blanco (problemas de diseño). Pero vaya, que cada uno escriba ahí lo que quiera, tierra para la creatividad. La edición en ebook no tiene mucha historia, está basada en un PDF.

poemas de hoy español.
Interior del libro de poemas.

Y os dejo las cuatro palabras que funcionan como prefacio.

Bueno, esto empieza a ir en serio. Aquí dejo las Canciones de Hierro. Una mezcla de viento, piedra, amor, asco y tiempo. Este es un libro de poesía escrito mirando a los lados, a fecha de hoy.

Cuando, por fortuna, tenía el libro casi acabado, me crucé con Mercè Bagaria. Ella, en un largo y minucioso proceso, dotó a los poemas que tienes entre tus manos con dos sentidos. El don del aire entre versos y la música, demasiado sometida.
Así, cuando me veas, si algo te ha gustado, no olvides de saludarme, pero a Mercè, salúdala dos veces.

Y por qué no, dejo algunos de los poemas que abren el libro. Tengo dudas sobre si publicar o no en el blog otras poesías del libro. Si lo hago, hay el peligro de que bajarse el libro pierda sentido. Y el libro vale la pena ser leído en su totalidad, aunque no todas las piezas gusten.


Fugaz

Creo que ahora no me ves,
por eso voy subiendo la sierra
con pasos lentos, a veces
alegres, pasos de rebeco.
Si creo que me miras
y, por azar, me recuerdas,
busco la puerta negra.

Lejos de ti, corro hasta el bosque
salvaje en el que los pájaros
no conocen tu nombre
y cantan canciones antiguas,
viejas canciones del hierro.
Es estúpida esta carrera,
sé que andas cerca. Bien sé
que, hacia mí, te diriges.

Podrás tocarme la espalda
para que el eco desaparezca,
harás estallar luces muertas,
te deslizarás como una nutria
en las aguas de los sueños,
donde te transmutarás en piedra,
emergiendo como un monolito
al que nada se puede decir,
que demora las respuestas.
El que nunca tiene respuestas.

Hoy me has embaucado y juntos
hemos caminado por las viejas
calles de tus extensas memorias
hasta que, al llegar a casa,
he escrito estas líneas
para deshacerme de ti,
por unos días, por unas horas,
tú que sin indulgencia las conoces
todas y cumples la promesa
de no conceder jamás una réplica.
De ti, esperar poco puedo,
excepto este final que, reptante,

se acerca, se acerca… §



Pródigo

Los caminos que fueron transitados,
los espejos que te mostraron y los propósitos,
ese saco de códigos que daban sentido
a tu mundo, a tu alma,
los rincones de la barriada que son cristales
en las marismas de la memoria,
en la infancia de dicha sosegada.
Todo lo que entraba y salía y volvía
a entrar en tu joven vida se acumula,
hoy, en un patio de chatarra y ruina.
¿Cómo? ¿Al amanecer y al siguiente?

Escuchas promesas del norte,
isla de sirenas del reconocimiento,
que te quieren para hacer más grande
su fábrica, las redes de hierro
de las que nunca serás titular.
Y te vas, pródigo, embistiendo ficciones,
para verte andar por nuevas calles
y soñar bajo un techo que no es tuyo,
para ser extranjero de baratas manos
que un día será arramblado al límite
del jardín de hielo, al muro anónimo.

Besar los labios cálidos de madre,
rasgar el traje de fiesta de padre
e ir olvidando, como esa fotografía
de la que no estás seguro si de verdad
alguna vez formaste parte,
cuadro descolorido que amaste,
escena de interior que llorarás. §


Tras veinte años

Tras veinte años, también una tarde
tomé el zumo mágico de piña.
Y aquel regusto me hizo viajar
hasta ti, ahora que me rondas
sin que se abran tus labios.
Viajar fracturando paredes
como si pudiera disolverme en la pila
para volver a salir en el comedor
de extrarradio, donde me esperabas
los sábados, como de costumbre,
claro recuerdo de hora baja.
Me recibías con una sonrisa
que era cálida cerámica y enigma,
amplia luz de los abriles de antaño,
cuando tu flor abrió los pétalos lívidos
y transparentes para volver a cerrarlos.
Sin pensar en nada miraba la mesa
de ese pequeño espacio ordenado,
el modesto hogar de los despojados
y ahí estaba la ofrenda de los sábados:
un cartón de piña, dos vasos y una pizza.
Deshacerme para volver contigo
volver atrás cruzando aulas vacías
óxidos mal pagados, otras mujeres,
esquirlas de plomo de los olvidados,
breves momentos de ser, emerger
delicadamente firme bajo el sol
para volver al refugio de los pasillos
de esta realidad que soy incapaz
de iluminar, ni un fragmento, ni una escena.
Comprender, dormir al fin. No más.
Si pudiera creer, si pudiera volar.
Los vasos vacíos, la pizza volatizada.
El sol se ponía rápido en invierno.
Era cuando te levantabas, cerrabas la luz,
y, tumbada en la cama,  hallabas una sintonía,
una música de medio tono.
Lágrimas sobre la pila, lágrimas de sal.§ 



Feliz lectura a todos los que se adentren por los pasillos donde resuenan las Canciones de Hierro. En 2016 acabaré un tercer libro de poesías. Sigo explorando, sin explicarme muy bien porque no estoy cansado. 

Share/Bookmark

6 comentarios:

  1. Felicitats per aquest nou treball, que adquiriré a Amazon i que llegiré a poc a poc, per què la poesia de vegades em resulta "difícil", encara que espere gaudir d'aquest poemari com ho vaig fer amb el primer.

    Una abraçada i els meus millors desitjos per a aquest treball amb títol tan suggerent.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Dissortat. La verdad, me hace sentir vivo sacar este libro. No sé cómo irá, es algo que no controlo. Eso sí, a la mayoría de la gente que lo lea algo sacará de ese pozo. Y lo puedes leer lentamente o como quieras. En fin, feliz de que los poemas llegan a ti.
    Un abraçada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento ya lo he comprado y sin duda le sacaré provecho. Todo aquello que proviene de ti es provechoso, y por cierto, no se te ocurra cansarte, no todavía...

      Eliminar
  3. Pues leyendo este primer poema no puedo entonces resistirme a seguir capturando esos versos que lanzas a las aguas de los sueños. Adelante Igor, siempre adelante y felicidades.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Martikka. Sigo adelante, como decía Robert Frost. Y la verdad, no cuesta mucho, no cansa.
    El libro de poemas está bien. Hablo de muchas cosas. Entre ellas algo que parece acallado por la intelectualidad de por aquí: estos tiempos de hierro en los que no ha tocado vivir.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Muchas felicidades.
    Que sea todo un éxito.

    Saludos.

    ResponderEliminar