11 dic. 2015

Famoso Microrrelato y dinosaurio eliminado

famosos microrrelatosA veces, literatura incluida, es mejor tomarse las cosas como un juego… Total, para lo que la vida da de sí… Así, juego con el famoso y clásico microrrelato de Agusto Monterroso del dinosaurio insistente, introduciendo variaciones a modo de ecuación matemática y sus variables, cosa que todavía no he conseguido entender desde mis tiempos de escuela. ¿Qué es “x”?, ¿pero “x” qué significa exactamente?


Variación maléfica:

Cuando el niño despertó, el asesino todavía estaba allí.

Variación poética:

Cuando el borracho despertó, el poema todavía estaba allí.

Variación justiciera:

Cuando el juez despertó, la soga todavía estaba allí.

Variación erótica:

Cuando la joven despertó, el orgasmo todavía estaba allí.

Como se ve, todo el mundo puede jugar y podría ser que el juego fuera infinito, como un extraño cuento laberíntico y circular de Borges.


Share/Bookmark

10 comentarios:

  1. Ah...
    Que estamos de elecciones para formar una "nueva comunidad política". Un microrrelato electoral, por qué no.

    "Cuando Rajoy despertó, Aznar todavía estaba allí".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando Igor despertó, el libro todavía estaba allí. Y se dijo: he de finalizarte, por tí y por mi. Por ti, porque esa es la ley natural de algo iniciado; por mi, porque yo tampoco estaría pleno dejándote inconcluso. Y Demian sonrió: sabía que así tenía que ser, por imperativo vocacional.
      Un abrazo.
      PD.- Comento aquí ya que no me aparece la pestaña de comentarios.

      Eliminar
  2. Variante que lo estropea todo:

    "Cuando despertó, tras una noche toledana en la que el insomnio campó a sus anchas, el dinosaurio, un joven ejemplar de diplodocus cuyos compañeros de especie vivieron en el Jurásico tardío, todavía estaba allí".

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Es como las variaciones sobre un tema musical, o como ese peligrosísimo juego de descripciones sobre la nariz al que Cyrano se entrega contra Valvert ("agresivo, si yo tuviese ese templo en mi cara, querría que se me amputara...).
    Existencial: cuando despertó, seguía siendo él.

    ResponderEliminar
  5. Quan va despertar, el seu blog encara era allà.
    És que si algú mai esborra algun blog meu m'agafarà un atac.

    ResponderEliminar
  6. Cuando el blogger despertó, el comentario todavía seguía allí.

    ResponderEliminar
  7. (y otro en clave electoral:)

    Cuando Pedro despertó, el obrero todavía seguía allí.

    ResponderEliminar
  8. Me ha picado la curiosidad, y cuando he buscado los microrrelatos más breves en castellano he encontrado uno (aunque resulta muy atrevido calificar esto de relato) de una sola palabra. Se titula Luis XIV y su texto es: Yo.
    Así que puestos a jugar: Un blog. Éste.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias. Y un saludo. El micro del micro... Luis XIV y su "Yo", que podría adaptarse bien a estrellas de cine, algunos futbolistas y hasta algún político. Y... a unos millones de ciudadanos anónimos. "yo-yo-yo-yo-----"

    ResponderEliminar